Banana Fish – Capítulo 18 — Kudasai

Banana Fish – Capítulo 18 — Kudasai

Noticias anime

lightbulb_outline ¡Advertencia! Esta reseña sobre Banana Fish capítulo dieciocho contiene spoilers. Si aún no has visto el capítulo, te recomiendo que vayas a checarlo y después regreses a leer la reseña.

#18 Islands in the Stream

Tras la muerte de Kippard, el siguiente en la mira es el coronel Holstock. Mientras esto ocurre, Ash y Eiji continúan con su convivencia diaria. Lynx no puede apartar sus sospechas por la muerte de Kippard, y aunque tiene a alguien en mente, no puede dar crédito a ello. Por su parte, Blanca, Golzine y Yut Lung, inician su ataque y por objetivo tienen a Eiji. Ash no puede permitir que le hagan daño, por lo que accede a escuchar sus demandas. Antes de que todo pase, Eiji habla con Ash sobre su deseo de que vaya a Japón junto con él. Con mayor determinación, Lynx llega al sitio de encuentro y sin dudarlo acepta todas las condiciones, siempre y cuando Eiji sea dejado fuera de todo peligro. Blanca y Ash intercambian golpes y un par de palabras antes de separarse.

Con el trato aceptado, Ash deja atrás a todos, toma la información que ha recolectado y al profesor Dawson y se entrega al grupo Golzine.

Los días que soñamos

La reseña pasada dije que ver a Eiji y Ash reencontrarse me sumo años de vida, pues aquí vinieron a quitármelos. No me malentiendan, ver la interacción cotidiana de este par siempre es un gozo para mi corazón. Debo admitir que los primeros minutos de este capítulo los disfrute sobremanera. Ver a nuestro rubio siendo consentido por Eiji es algo que valoro muchísimo. Son esos momentos de cotidianeidad los que acabo recordando siempre que pienso en ellos. Esos breves momentos en los que ambos pueden olvidar el ambiente hostil en el que están sumergidos y ser ellos mismos. No cabe duda que cada uno ha sido un perfecto bálsamo para el alma del otro. Así que, sí, ver a Ash con su presión arterial baja siendo arrastrado para desayunar y bañarse ha sido muy lindo. Pero de lo bueno poco, después rompieron mi corazón.

Mi corazón se saltó un latido cuando Eiji le habla a Ash sobre irse con él a Japón. Porque la propuesta fue encantadoramente ideal. Dejar todo atrás y empezar una pacífica vida desde cero… juntos. En mis oídos sonó como la mejor vista a futuro. Pero tristemente eso es algo que Ash no puede permitirse, menos ahora que sabe que Eiji es un objetivo. Aunque eso no les impide soñarlo por un momento. Estar juntos, en un sitio donde no necesite portar un arma para vivir. Solo teniendo días pacíficos por delante, no en el ajetreado Tokyo, sino en el pacifico Izumo, tierra natal de Eiji. Un futuro ideal como ese, es algo que vive en los sueños y las promesas. Nada puede asegurar que puedan alcanzar ese único sueño que se atrevieron a soñar juntos. Aquí comprobamos que existen promesas que solo nacen para mantener la esperanza.

Todo lo que tengo, lo doy por él…

¿Qué tanto estarían dispuestos a sacrificar por alguien? Ash está dispuesto a dejarlo todo. Sin importar el precio, solo esa única persona debe permanecer a salvo. Para el lince de New York, nada importa mientras pueda asegurar el bienestar de Eiji. Va muy en serio, tanto que incluso puso en la línea su propia vida. Esto me dejo un profundo dolor en el pecho. Ni siquiera lo pensó, en el momento en que le dijeron que diera su vida por la de Eiji, lo hizo. Sacrifico todo por él, básicamente le vendió su alma al diablo. Después de pasar tantos problemas para avanzar su investigación, tuvo que entregarlo todo. Pero si eso no era suficiente, además acepto regresar a las garras de Golzine. Eso me dolió todavía el triple que verlo “dispararse”. Lo que más me duele es que todos entendieron porque lo hacía, y sin embargo no podían detenerlo.

Es curioso que a pesar de que Yut Lung fue quien armo el plan, en el fondo esperaba que fallara. No quería comprobar que Eiji, de hecho, si es lo más preciado que tiene Ash. Ya que sus motivos provienen de la venganza, en el fondo él se siente muy vacío. Parte de lo que esperaba, al armar este plan, era comprobar que no era el único sin nada. Pero los resultados no le favorecieron. Ash y él pueden ser muy parecidos, sin embargo existe algo que ha marcado una abismal diferencia entre ambos. Aquello que los diferencio, fue Eiji. “¿Por qué es tan fácil para ti?” esa pregunta destapo todo. Yut Lung no siente celos de Eiji, sino de Ash. Porque el encontró salvación, una tan poderosa que está dispuesto a dejarlo todo. Pudo ser breve pero por un momento, Ash Lynx experimento la verdadera felicidad. Y eso es algo a lo que él no puede, ni podrá, acceder.

El sentimiento más feliz

Ahora estoy feliz. Porque sé que hay al menos un chico… un chico que se preocupa por mí y no quiere nada a cambio. No puedo creer la suerte que tengo. Es el sentimiento más feliz del mundo.” No me duele, me quema, lastima. Después de vivir en un mundo de gente falsa, Ash por fin encontró algo verdadero. Y les puedo asegurar que eso, no es cualquier cosa. Durante toda su vida, ha lidiado con gente que solo se acerca a él por interés, intereses de todo tipo. Usar y ser usado, es la ley de vida con la que siempre ha lidiado. Pero en medio de todo eso, apareció alguien que no pide nada. Alguien que solo desea permanecer a su lado como un amigo. Que por sobre todas las cosas desea su bienestar, sin siquiera importarle si eso le beneficia en algo.

No cabe duda que las palabras de Ash consiguen pegar fuerte. ¿Qué tanta miseria tuvo que soportar para poder sentirse tan pleno ahora que encontró algo verdadero? ¿Hasta qué punto la sinceridad de Eiji ha conseguido tocas su alma, para que esté dispuesto a darlo todo por él? Parece mentira que algo que aparenta ser simple, sea capaz de significar tanto. Pero es la realidad, porque realmente existen personas que pueden salvarnos con tan solo estar ahí. ¿Saben que es lo mejor de esto? que no se trata de un sentimiento unilateral. Pueden pensar que Eiji no está dispuesto a todo por Ash, pues no pudo disparar contra Yut Lung. Pero se equivocan, lo que Eiji esté dispuesto a sacrificar por Ash no será lo mismo. Además, solo pensar en el dolor que Ash pudo experimentar al saber que Eiji se convirtió en un asesino por su causa, resulta insoportable.

Un maestro, una figura paterna: Blanca

Hablemos un poco de este personaje. Blanca es un sicario, contratado por Golzine para entrenar a Ash. La relación de este par, por tanto, inicio ya hace un tiempo. La naturaleza de su relación es de maestro y pupilo, sin embargo vemos miras a algo más. En el fondo existe un sentimiento de verdadero interés, Blanca, de hecho, muestra preocupación casi parental por Ash. Él por su parte, también demuestra un fuerte grado de admiración e incluso confianza. Para Blanca, Ash es un niño que solo podía vivir en “ese mundo”, pero para ello necesitaba de ciertos conocimientos. Conocimientos, que él se encargó de proporcionarle. Todo con el fin de que este sobreviviera. Aun ahora, podemos ver que Blanca está preocupado por Ash, sobre todo por su relación con Eiji. Ya que él cree que “un conejo y un lince nunca pueden ser amigos.

Pese a las circunstancias que los volvió a reunir, Ash aún tiene un grado de confianza en Blanca. Después de todo se atrevió a pedirle un único favor. “Por favor no lo mates. Te lo ruego. No le hagas daño.” A pesar del impacto que esto tuvo en el sicario, no puede acceder a su petición, él tiene un papel que cumplir. La pregunta ahora es ¿realmente podrá cumplir su papel? ¿Podrá renunciar a sus persistentes sentimientos por su pupilo e ignorar su sentir?

Islas a la deriva

Esto de tener referencias directas del título dentro del episodio me empieza a gustar. Esta ocasiones tenemos la novela póstuma de Ernest Hemingway, Islands in the Stream. Esta novela de madures, fue publicada nueve años después de la muerte del escritor. La narración nos cuenta la intensa historia de un pintor y aventurero de nombre, Thomas Hudson. La novela está dividida en tres partes, cada una narra una importante parte de la vida del artista. Además de dividirse en etapas de vida, también podemos dividirla en sitios: Bimini, Cuba y el mar. Tal y como Blanca lo anuncia, en la lectura podemos ver representada la soledad de los humanos. Pero eso no es lo único que encontramos en este escrito. Hay muchos problemas enterrados en la densa narración de Hemingway. Muchos de los cuales, ya ha abordado en anteriores escritos. Y por supuesto, vemos presentes en el episodio.

La dificultad de las relaciones humanas, la violenta pérdida de los seres queridos, la lucha de un hombre por mantenerse íntegro, por ser fiel a sí mismo hasta las últimas consecuencias. La superación infructuosa a través del alcohol, la muerte cercana, la vida vivida intensamente. Estas son solo algunas de las reflexiones que nos despierta esta lectura. De esto, les puedo asegurar que por lo menos los tres primeros puntos, están presentes en el capítulo. No puedo agregar mucho esta ocasión, me parece que el capítulo hablo mucho por sí mismo. Lo que si haré, será dejarles una pequeña cita: “-Hay mucha gente que no te clasificaría entre los buenos […] –No lo soy. Ni lo pretendo. Pero quisiera serlo. Estar en contra del mal no indica que sea bueno. Esta noche estaba en contra del mal y después el mal se apoderó de mí, yo mismo era un diablo.

Comentario final

Este episodio ha sido muy doloroso, fue la suma de pequeños detalles que acabaron por destrozarme. De verdad que todo había iniciado bien, incluso me estaba riendo. Pero lentamente todo se fue torciendo y me dejaron hecha trizas. El sufrimiento, en mi caso, inicio con el disparo a Eiji. Realmente sentí miedo por lo que le podría pasar a “my Sunshine”. Seguido de eso, vimos a Ash aceptar llegar a un acuerdo por la seguridad de Eiji. Eso no me dolió tanto, lo veía venir. Lo que siguió, eso sí me destruyo. Primero, escuchar a Ash haciendo alusión a su pasado con la pornografía me dejo un muy mal sabor de boca. Pero que eso derivara en la “promesa” de ir juntos a Japón algún día, eso realmente me tiro. Ni siquiera ver a Eiji pidiendo por Ash me consoló.

Nada me dolió más que ver a Ash dándolo todo por Eiji. Literalmente dejo todo, la verdad que buscaba, la venganza de su hermano, la confianza de sus amigos y su libertad. Me dolió no por lo que perdió, si no por el sentimiento tan grande que hay detrás de su acción. Para el final de este capítulo ya no veía bien por las lágrimas que cubrían mis ojos. En serio me dolió ver a Ei-chan salir corriendo en pijama para buscarlo. Pero eso sí, ame totalmente la actitud de Max. Le entrego todo sin preguntar nada, él sabía que esa era su manera de proteger a su amigo. Golpe final: ver la carita sin vida de Ash al entregarse a Golzine.

Hasta aquí los dejo, pero ustedes díganme: ¿Qué tal les pareció el episodio? ¿Saben si el precio del clorox ya bajo? Realmente lo voy a necesitar a este ritmo.

Banana Fish – Capítulo 18 — Kudasai

Descargar anime por Mega
Me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas GDPR deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila su nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios realizados en el sitio web. Para obtener más información, consulte nuestra política de privacidad donde obtendrá más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos sus datos.

Cerrar