Free! Dive to the Future Capítulo 7 — Kudasai

Free! Dive to the Future Capítulo 7 — Kudasai

Noticias anime

lightbulb_outline Aviso, la siguiente reseña Free! Dive to the Future Capítulo 7 contiene spoiler, si ya viste el capítulo por favor sigue leyendo, sino, puedes verlo en cualquiera de las plataformas. Este capítulo contiene escenas que aceleraran tu corazón, encuentros infartables, iluminaciones divinas y sorpresas inolvidables. Por cierto, les recomiendo tener uñas extras y un desfibrilador por si las moscas.

飛び込め、未来へ──!!

「Free!」シリーズ公式

reseña Free! Dive to the Future Capítulo 7

Cada vez que va a iniciar un capítulo de Free! esta soy yo gritándole a la pantalla “¡Haru te amo, cásate conmigo!”.

¡Un combinado solitario!

“¡Solo los que llegaron a la cima pueden tener un bajón!” de Seijuru Mikoshiba.

Iniciamos este capítulo con sorpresas y porvenires inciertos, Haru es entrenado por Ryuuji el Constructor, Makoto queda tan sorprendido o más que nosotros, la primera cuota de paga por ese entrenamiento será un Soba. Comenzaron los problemas en el paraíso, Ikuya empeora cada vez más su ritmo en natación y sigue en malos términos con su sireno, mientras Hiyori sufre por la fría indiferencia de su príncipe en la arena (Cuento de La sirenita). Los chismes ruedan y Haru se entera de que Ikuya tiene un bajón en su entrenamiento, el torneo universitario se acerca y con ello las presiones por llegar al Invitacional. Comer y beber cerca de la piscina sigue siendo una falta ilegal y penalizable, Natsuya continúa preocupado por Ikuya, Nao se convierte en el mejor interventor de esta historia, Rin envía buenas nuevas con su pajarita amante de los músculos Gou. Haru sobrepasa su propio potencial, Asahi y Hiyori sorprenden en la competencia, los reencuentros no terminan, Ikuya deja claro su situación y Haru se planta a su lado de la única forma que podría, en medio de una competencia inigualable con estilos de natación combinados.

Opinión

No sé cómo describirles mi cara, pero intentare hacerlo de la manera más grafica posible. ¿Recuerdan el pequeño niño que Makoto entrena? Ya saben, el que es súper fan de Tachibana, bueno ahora recuerdan cuando en el capítulo anterior dijo “Podrás nadar algo aparte de estilo libre ¿No?”… ¿Vamos bien? Bueno, la cara que puso Makoto y Haru al escuchar eso, es esa misma la cara que su servidora puso al iniciar este capítulo. En mi cabeza las cosas pasaron así, Hola Makoto, soy Haru vine a nadar donde entrenas ah y este es Ryuuji el Constructor, ya sabes el nadador famoso, le pagare con comida, menos con caballa porque la odia (Allí la cabeza de Makoto exploto, pues no le sorprende tanto que a Haru lo entrene un profesional de esa categoría y que le valla a pagar con comida. Lo que le sorprende es que Haru este junto a alguien que abiertamente dice odiar la caballa y se lo diga en la cara). Mientras Asahi descubre lo que sería una decepción amorosa al ver como su sobrino prefiere a Kisumi y se lo demuestra con una súper patada al viejo estilo Kung-fu, nuestra pareja de Ikuya y Hiyori pasan por turbulencias e indiferencias en el paraíso (Se lo tiene ganado Hiyori por ser tan ¡Malo con Haru!) en fin, recobremos la compostura y disimulemos la alegría.

Preocupaciones

Las competencias universitarias que se avecinan están provocando estrés, hasta a mí se me está cayendo el cabello de solo pensarlo y eso que no me la paso en cloro como otros que conozco (Todos los de la serie, hasta el vende pescado sale nadando en la piscina). Makoto sigue siendo tan correcto como desde pequeño y un tierno para decir las cosas, como cuando le dijo sin pena ni titubeos al famoso Ryuuji, que no puede comer ni beber cerca de la piscina y más cuando este ya tiene la papita en la boca (Jajajaja aquí he muerto de risa por la reacción del entrenador y he revivido para continuar viendo este capítulo que me tiene el corazón a mil por las emociones). Natsuya sigue siendo un hermano mayor preocupado y no es para menos, pues su otōto es propenso a ahogarse por el estrés literalmente (Con ese historial, yo lo mantendría con chaleco salvavidas cual veganos de South Park).

Problemáticas estilo Iwatobi

Los reencuentros en esta serie están llenos siempre de revelaciones, y más si hablamos de aquellos que estuvieron en Iwatobi, a este grupo de interventores y reveladores se suma Nao, quien viene como salvador de los problemas entre Haru e Ikuya, pero termina haciéndole ver a Natsuya que sus prioridades y deseos, no pueden quedar de lado por su preocupación de hermano mayor. Hablando de cosas que están a un lado, Sosuke decide no temer más por su hombro y darle un giro a su vida (No girar su brazo, ya saben solo es figurativo… ¿No dio risa? Jajaja a mi sí). El gran día de las competencias Universitarias ha llegado y con ello otros reencuentros, como el de Haru y Asahi con Natsuya, quien para nuestra sorpresa entiende la problemática entre este grupo de amigos y brinda su apoyo para dar y hacer lo mejor por lo mejor. Las buenas noticias llegan rápido como los cambios de gustos por comida de Ryuuji, pues nuestros bebes de Iwatobi, Nagisa y Rei, se enteran por parte de Gou, que su hermano Rin participara en el Invitacional de Japón por haber superado el tiempo base en los 100 m de estilo libre y mariposa.

Retos superados y confesiones

La competencia inicio y a mí ya no me quedan uñas por morder, Haru impresiono con su estilo libre, adelantando al resto por 7 cabezas en los 100 m, pasando así oficialmente al Invitacional de todo Japón, Asahi y Hiyori no se quedan atrás, compitieron en los 100 m de brazadas y ambos pasaron al siguiente torneo con un gran empate (Esto está más emocionante que esperar la pizza que pediste y el tiempo indica que ya será totalmente gratis). Me he quedado tan pasmada como Asahi, por fin alguien del grupo pudo hablar con Ikuya, ya que verlo era tan difícil como irse a tomar unas chelas con el presidente, pero ahora que por fin medio hablaron, Ikuya le demostró a Asahi cuál es su temor y debilidad, aunque no pudieron aclarar todos los malos entendidos y los traumas quedaran tan resaltados como el que tiene Kirishima de no confiar en amigos ni compañeros (Ese momento fue más depresivo que verse un capítulo de Lo que Callamos las Mujeres), por cierto cuando Ikuya dice “No sé si sea realmente mi amigo” yo he saltado de alegría y señalado la pantalla con un grito ¡Así es, es no es tu amigo, es un psicópata obsesivo compulsivo traumado! La felicidad me puede.  

Primera parte del deseo cumplido 

No encuentro las palabras para describirles el ataque epiléptico que me dio al ver a Haru al lado de Ikuya para competir en el combinado de 50 m, es que casi me quedo seca de la ¡¡emoción!! Y cuando lo cortan para dejarnos en veremos me vine de bajón al suelo, lo mejor de todo fue escuchar de Haru “Era la única forma de nadar contigo…no digas que puedes hacerlo todo solo ¡No estás solo!” y aquí fue un BUM IN THE FACE para todos, literalmente para ¡todos! Ahora solo resta esperar y sobrevivir a tal suspenso infartable. Chicos nos vemos en el próximo capítulo, donde desearemos encontrar más hermosos cuerpos musculosos en trajes de baño y la emoción de poder presenciar competencias entre amistades rivales, pero regresaré hasta el episodio nueve, pues no olviden revisar las reseñas de mi compañera Miyu Hikari, ya que esta reseña es “diferente” y compartida por el amor a Free!! (Si te perdiste algo de la reseña anterior, aquí te dejo el link capítulo 6). 

Ñapa:

Free! Dive to the Future Capítulo 7 — Kudasai

Descargar anime por Mega
Me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas GDPR deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila su nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios realizados en el sitio web. Para obtener más información, consulte nuestra política de privacidad donde obtendrá más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos sus datos.

Cerrar