Kimetsu no Yaiba 鬼滅の刃 – Capítulo 2 — Kudasai

Kimetsu no Yaiba 鬼滅の刃 – Capítulo 2 — Kudasai

Noticias anime

lightbulb_outline ¡Advertencia! Esta reseña sobre Kimetsu no Yaiba capítulo dos contiene spoilers. Si aún no has visto el episodio, te recomiendo que vayas a checarlo y después regreses a leer la reseña.

Episodio 2: El instructor Sakonji Urokodaki

El camino
al monte Sagiri cada vez se acorta más, ya que Tanjiro encontró una ingeniosa solución
para viajar, incluso durante el día, con Nezuko. Su camino de pronto se ve
cortado por la aparición de un demonio. Una inevitable confrontación se lleva a
cabo, sin embargo el resultado final recayó más en la suerte que en otra cosa. Además
del demonio, Urokodaki también hizo su aparición. El anciano llego ahí con la intención
de probar a Tanjiro y comprobar las palabras de Giyuu. Para poder aceptarlo,
Urokodaki le pone una prueba, y aunque cansado y muy magullado consigue superarla.
Con ello, oficialmente Urokodaki toma al joven Tanjiro como su discípulo. El
verdadero camino para recuperar la humanidad de su hermana acaba de iniciar.

‘Demonios’ y Nezuko

En general los episodios de transición sirven para dos cosas: introducir e informar. A veces se inclinan más por uno que por otro, eso sí. Este es el caso de este segundo episodio de Kimetsu no Yaiba, pues mas que comenzar a sumergirnos en un ‘conflicto’, llegamos a conocer más del universo que se está construyendo en este anime. Y que mejor manera de adentrarse en una historia de demonios, que conociendo a un demonio. Esto es vital para desarrollar la trama, es necesario establecer un precedente y un punto de diferenciación. No, no con otras historias, sino diferenciar a Nezuko de los otros demonios. Así que el propósito fue cumplido, al menos así lo fue en mi caso. Observar a ese demonio en contraposición de Nezuko me hizo pensar: “ah, claro, Nezuko sigue siendo esencialmente humana”. Su cuerpo cambio, pero su ‘ser’ no lo hizo.

Los demonios
devoradores de hombres son seres temibles en muchos sentidos. Claramente son
fuertes, muy fuertes, además de eso no pueden ser eliminados fácilmente, su
poder de regeneración es abrumador. Pero el rasgo más temible que poseen es su propósito.
Ellos actúan impulsados por, nada más y nada menos, que el hambre. Si,
ciertamente el demonio que encontraron podía hablar y quizá razonar; sin
embargo nada de eso importa, ya que lo único que este quería era asesinar y
alimentarse. Otra clara distinción con Nezuko, ella puede sobreponerse a sus
deseos. La tentación de carne humana estuvo ante ella, su lado de demonio no
dejaba de salivar. Aun con ello, se sobrepuso y regreso a lado de su hermano. De
hecho el control de Nezuko sobre sí misma es algo que ocurre desde el inicio,
al achicarse para entrar al cesto. Control sobre instintos, es lo se ha
establecido.

El olor de la empatía

Pero bueno,
no solo hemos aprendido de Nezuko, sino también de Tanjiro. La amabilidad de
nuestro protagonista ya estaba establecida, así que la valoración de Urokodaki
solo sirve para marcar la pauta. En efecto, Tanjiro es un joven extremadamente
amable, al punto de ser conflictivo en su destino. Convertirse en un cazador de
demonios implica tener que asesinar. Y sí, quizá no sean humanos a quienes
asesinara, pero el que posean características humanas dificulta la tarea. Porque
esas características tienden a despertar la empatía, la mejor amiga de la
amabilidad. El conflicto es grande, la amabilidad de Tanjiro despierta su lado empático
lo que solo lo sumerge en más problemas. A mi punto de vista el mayor conflicto
de esto, es que comience a pensar en Nezuko y los demonios al mismo nivel. Eso conseguiría
paralizar por completo sus decisiones, y espero no se llegue a ello.

Por ahora
el conflicto es superable, bastaría con entender que un demonio no merece
misericordia. Evidentemente esto es algo que no pasara por la mente de nuestro
protagonista, su corazón es demasiado noble para ello. Así que veo mucho más
potencial en que llegue a desarrollar su idea inicial: un solo golpe que acabe
con ellos. Si debe asesinarlos, al menos que sea rápido e indoloro; ¡demasiado
bueno para este mundo! Tanjiro es un protagonista bastante cliché, pero ojo,
eso no lo hace malo. Sin duda su personalidad encierra muchos de los tópicos de
protagonista de Shounen, y aun así no deja de ser atractivo. Su carisma, como
el de otros protagonistas Shounen, atrae como imán, sin pensarlo ya me siento
animada a apoyarlo para que cumpla su propósito. Un gran acierto para el
personaje, su empatía funciona en ambos sentidos, él empatiza con otros y
nosotros con él.

Propósito y determinación

Hablando de
apoyar su propósito, es necesario dejarlo claro. Tanjiro quiere devolverle su
humanidad a su pequeña hermana. Su propósito es ese, que Nezuko vuelva a ser
humana. Así es, el propósito no es ser cazador de demonios, ese es solo un
medio. Pero el hecho de que sea un medio no lo hace menos importante. Porque finalmente
tendrá que llevarlo a cabo para acercarse a su propósito. Ahora bien, tener un propósito
claro es muy importante, sin él no queda claro hacia dónde avanzar, pero también
se necesita determinación. Un propósito sin determinación es inalcanzable. Veámoslo
así, si el propósito es la meta, la determinación será el combustible que nos
llevara hasta ahí. La determinación es esa fuerza interna que nos ayuda a
avanzar en nuestro camino. Esta puede alimentarse de diferentes sentimientos
pero siempre debe estar nutrida. De lo contrario, será débil y no avanzaremos
hacia nuestra meta.

Urokodaki tenía
razón, Tanjiro no pudo tomar una decisión rápida porque carece de determinación.
Tiene claro lo que desea lograr, sin embargo no poseía un sentimiento lo
suficientemente fuerte para volverlo su motor. Es por eso que la prueba
funciono perfectamente para él. Le hizo comprender que existe una diferencia
entre lo que puede ‘ver’ y sus capacidades. (Pausa para comentar, el olfato de
Tanjiro nuevamente hace su aparición y con el logro detectar las trampas. Uso la
misma táctica que con el gato, tal parece que aquello que es tocado por otro
conserva un olor distinto.) Sumado a ello, también despertó su sentido de
urgencia: las cosas no son tan sencillas. Despertó una determinación: proteger
a Nezuko, y para ello necesita fortalecerse. La determinación siempre estuvo,
solo necesitaba encenderla. Con propósito y determinación, se ha abierto un
camino nuevo delante de Tanjiro.

Un espacio para el final – ending –

from the edge de FictionJunction feat. LiSA, es la melodía que esta serie nos regala para acompasar su cierre episódico. Nuevamente la voz de LiSA nos deleita para este ending, como ya lo hizo con el opening; la variante es que la música fue compuesta por Yuki Kajiura. Con dos genios musicales como lo son este par, es de esperar que la pieza sea increíble. No soy una conocedora experta de música, y es solo una opinión subjetiva, pero puedo decir que la pieza es hermosa. Desprende un sentimiento que va de la nostalgia hasta el impulso de seguir adelante. Y si, quizá esto también lo interprete así por lo visual. Pero ni hablar, la canción me encanto, será de los pocos ending que no me voy a saltar.

El tema visual de este ending es todo un recorrido por las vivencias de Tanjiro y Nezuko. Y si bien eso es muy lindo y memorable, me hacen fijar mi atención en la entrada y cierre: Lycoris Radiata. Esta flor es un símbolo muy curioso, su significado se presta a muchas interpretaciones del porque está ahí. Esta flor del Higan, tiende a crecer en sitios obscuros y húmedos, riscos o sitios rocosos; ¿está ahí por el nombre de la canción “from the edge” (desde el borde)? O quizá tiene un significado más profundo relacionado a su leyenda.

La flor del Higan, es también conocida como ‘flor del infierno’, pues según se dice es la flor que adorna el camino de los muertos. Durante su trayecto hacia el ‘arroyo amarillo’, esta flor les permite revivir sus memorias por última vez, ya que al llegar al arroyo deberán beber de su agua y olvidar las memorias de su vida pasada, para finalmente poder cruzar el arroyo. Me deja pensando, que el ending inicia y culmina con esa flor y con Nezuko, ya que es ella quien está sufriendo una transformación que la puede llegar a alejar de su humanidad, es quien esta al borde.

Comentario final

Ya lo mencione antes, este episodio es una transición de conocimiento. Muchas veces es cansado lidiar con este tipo de capítulos, ya que suelen carecer de acción. Sin embargo es reconfortante que este no sea el caso, hay información y acción, y ninguna se interpone a la otra. Kimetsu no Yaiba hasta ahora ha demostrado tener muchos elementos clásicos, por no decir cliché, de su género. Pero lo importante de esto es que pese a ello consigue destacar. Es posible que notáramos muchos hilos argumentales bastante predecibles, pero resulta curioso cómo no se le restó frescura. Yo culpo al guion y la animación de esto, ufotable sigue luciéndose en este capítulo con su obsesivo detallado al animar. Además la dirección de Sotozaki ha llevado por un buen hilo conductor el episodio, sabes lo que vendrá y aun quieres verlo venir.

Finalmente,
es tiempo de cerrar con esto, no sin antes preguntar: ¿Qué les ha parecido este
episodio? Yo no lo creo, pero ¿es posible alcanzar un propósito cuando se
carece de determinación?

Kimetsu no Yaiba 鬼滅の刃 – Capítulo 2 — Kudasai

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas GDPR deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila su nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios realizados en el sitio web. Para obtener más información, consulte nuestra política de privacidad donde obtendrá más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos sus datos.