Reseña | Fukigen na Mononokean Tsuzuki

Reseña | Fukigen na Mononokean Tsuzuki

Noticias anime

lightbulb_outline La siguiente reseña Fukigen na Mononokean Tsuzuki – Capítulo 2 contiene spoiler, si ya viste el capítulo por favor sigue leyendo, sino puedes verlo en cualquiera de las plataformas. Aviso, esta serie es para Shippear, para amar a los Yokais, anhelar tener un Peludito y rogarle a Kamisama que nos muestre más amor. Disfrútala, no podrás abandonar esta increíble y colorida serie.

mononokean.tv

twittermononokean_tv

reseña Fukigen na Mononokean Tsuzuki - Capítulo 2

CAPÍTULO
2 “LA COLA”

El terror no solo está en el cine, un buen gesto lo dice todo, las mascarillas ayudan a controlar las arrugas causadas por sustos Yokaisticos (A causa e Yokais). Tigre que babea no muerde, el Hobbit queda pequeño al lado de Hanae y su poder para encontrar metal. Tomaremos un Tigaxi exprés, el Telenacuajo es gratis pero nunca tiene señal, el amor se expresa de mil formas… por ejemplo preocupándote y saliendo a buscarte en la Mononokean. Una buena cena con amigos alegra momentos, te tare llenura, mala digestión y extrañas resacas. La frialdad se aleja poco a poco, la amistad crece, las apuestas son interesantes y los tres poderes estarán presentes.

OPINIÓN
CAPÍTULO 2

Iniciamos este capítulo con la cara más aterrada que ha podido poner Ashiya Hanae, que por cosas de la vida se parece justo a la cara que pongo cuando recuerdo que aún no he hecho la reseña y me coge el tiempo (Tan pero tan natural en mi ¿verdad? Se acaba el mundo y hasta en eso llegare tare). Vamos a darle una breve explicación a tan loco y aterrador acontecimiento, pues es mejor que nos quede claro que está pasando… quisiera dar la más larga de las conclusiones, que parezca todo un discurso científico y muy elocuente, pero… ya saben que soy Pame y aquí la seriedad salió corriendo y dejando la chancla botada como nuestro tierno Hanae, que al momento de huir del peligro de aquel enorme gatito, se ha olvidado de su Telenacuajo y su amigo fiel Moja (Es que con ese susto a cualquiera saldría corriendo como niño que huye de la correa… esa si es toda una carrera digna de las olimpiadas). Saben, estoy por creer que tengo súper poderes, porque viendo el opening me he preguntado ¿Y para cuando la cara de Zenko y su fiel zorro Yahiko? Y como cosas de Kamisama, me salen ellos en este capítulo… llámenme Pame Nostradamus.

ME DESVIÉ DEL TEMA

Lástima que mis múltiples expresiones no puedan ser mostradas junto con esta reseña… porque entonces no tendría cabida el texto por tanta saturación de mi cara en todas partes. Vamos a ponerlo de esta manera para entender la terrible situación de Hanae, vas por la calle entrada la noche y de un momento a otro vez que un tipo con aspecto dudoso de barrio fino que te sigue el paso, intentas hacerte el [email protected] y caminar lo más rápido posible sin llamar mucho la atención, mientras le pides a todo lo poderoso que conoces que cuide de ti, tu celular destartalado y la billetera rota que llevas con los meros pasajes (siendo lo más valioso, los documentos), y como cosas de la vida linda, el tipo raro se acerca cada vez más y tú caminas más rápido mientras intentas no morir de un paro cardíaco… para luego de ser alcanzado y sentir que el alma se va  volando con chuchito, el tipito rarito y con acento de pedirte moneditas te dice, “Perdiste esto” y de la nada se saca tu billetera y te la entrega… ¬¬ moraleja, no coman de mis cuentos, esto nunca ha pasado ni pasara y menos si vas por el centro. Saben que sería divertido y me haría muy feliz, tener esa habilidad que tiene Hanae para encontrar objetos de metal, ya saben que él es un experto en eso y ahora incrementa su buena reputación encontrando el bling bling del enorme gatico, Yokai con aspecto de matón, pero que va, es un peluchín abrazable (Si yo tuviera esa habilidad, encontraría todos esos pendientes que alguna vez se extraviaron en este inmenso mundo ¿Dónde andarán?).

HANAE PARO EL TIGAXI

Hablando de cosas que desearía, ¿No les gustaría que sus mascotas fueran muy grandes por momentos, solo para subirse a ellas cual corcel de película? Eso sería genial, o que se hicieran muy pequeñas, para dormir con ellas como Hanae con Moja (=゚ω゚)ノ  moriría de amor. En fin, esta reseña va más desviada que vista de Telenacuajo jajaja. Como les decía, que envidia de la buena al ver que el enorme gatito Hippie le ofrece a Hanae ser llevado en su lomo y para mejorar el viaje, lo lleva tan rápido cual taxista con promesa de propina. Jajaja literal ese viaje del enorme gatillo fue como carrera de taxista, se voló todo, se saltó todo, te mareó todo y te dejo con el credo en la boca. Bueno, la entrega de aquel documento para el Ejecutivo fue efectuada con éxito a la vez que nuestro Hanae se va lento, mareado, contento y paso a pasito por el caminito de regreso a Mononokean… porque todo en tierra es más “Seguro”. Lo importante de este capítulo y más de esta escena, es que descubrimos que los tigres no expulsan gases olorosos solo para avisar la llegada del número dos, sino que esos gases son la transformación del tigre a un importante hombre de cargo, en este caso el Judicial “Justicia” (Ahora todo tiene sentido, ya sabemos de donde surgen los políticos, apúntenlo para sus tareas de ciencias jajaja… no lo hagan es solo un chiste +18).

AMOR DEL BUENO

Amo estos pequeños momentos de la vida conocidos como Shippeo de una Fujoshi amante del Yaoi, porque en ellos encuentro un hermosa alegría (Luz rosa, canto de hadas y ojos brillantes mirando a un cielo azul… mi cara justo ahora). Nuestro hermoso bello y precioso Abeno Haruitsuki, se ha esmerado en terminar pronto el trabajo del mal herido Legislador del lago Rippou, todo con tal de recoger pronto a Hanae y saber de él… lo mejor de todo es la cara del Legislador al ver el afán y preocupación de Abeno, ya saben esa cara de “Pillín te atrape, aquí hay Yaoi encerrado” jajaja. Y esto nos queda más claro cuando llegan de la recogida y Ashiya sale enojado por haber sido regañado por el hermoso Abeno (amor, [email protected], esto es amor). Jajajajaja ustedes disculparan esta risa, pero ni modo, quiero que sepan que me rio y no sé de qué otra forma demostrarlo, pero háganse la idea de que me orino a causa de ello. Nuestra parejita peleonera no deja de discutir y es que la preocupación de Abeno por Ashiya es tan obvia, que da ternura y para mejorar el momento, nuestros chiquillos beberán junto al buenote Legislador y conocidos de la temporada anterior (Por cierto, yo pensé que el Legislador los iba a amenazar con quitarles la plata o algo así, ya que nuestro par no ponía atención… que mente la mía).

AQUÍ HAY DE TODO PARA TODOS

Esta serie lo tiene todo, aquí la igualdad es un prerrequisito inalienables, si nos entregan Shippeo Yaoi, también entregan Shippeo Yuri, sino que lo digan los caballeros que ven esta serie y observan los gustos y disgustos de la pequeña Shizuku, quien no restringe sus emociones a la hora de estar junto a la bella Koura (Que viva el amor). Amo la cara de Abeno cuando recibe las muy serias ordenes de Rippou, jajaja. Saben que otra cosa amo (Ya Pame se volvió Hippie y ama todo y a todos, ya me pondré seria… algún día, es una promesa), la verdad amo ver como nuestro Ashiya intenta animar el ambiente de aquella pequeña reunión en la Mononokean, todo para que el Legislador no note la cara de Abeno, pero en su hermoso intento nuestro bebe perdió el alma comiendo bebiendo más de lo que debía y para empeorar, todo eso era comida del inframundo. Como Abeno es un amor aunque no lo reconozca, ha notado el estado de su compañero Hanae y ha decidido salir rápidamente por agua y comida del mundo humano, para que nuestro tierno bebe se sienta mejor, siendo esto una enorme prueba para el Legislador, de que Abeno está cambiando su personalidad y dejando su frialdad poco a poco ¿Que tanto beneficiaria esto a Abeno? Mientras los gusto florecen, los disgustos aparecen y un nuevo personaje podría traernos más de lo último. Espero les haya gustado esta reseña, aquí les dejo el link del capítulo anterior y sin más, nos vemos en el próximo capítulo de Fukigen na Mononokean Tsuzuki.


Reseña | Fukigen na Mononokean Tsuzuki

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas GDPR deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila su nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios realizados en el sitio web. Para obtener más información, consulte nuestra política de privacidad donde obtendrá más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos sus datos.