Reseña | Fukigen na Mononokean Tsuzuki

Reseña | Fukigen na Mononokean Tsuzuki

Noticias anime

lightbulb_outline La siguiente reseña Fukigen na Mononokean Tsuzuki
Capítulo 8 y 9
contiene spoiler, si ya viste el capítulo por favor sigue
leyendo, sino puedes verlo en cualquiera de las plataformas. Aviso, esta serie
es para Shippear, para amar a los Yokais,
anhelar tener un Peludito y rogarle
a Kamisama que nos muestre más amor
entre este hermoso par. Disfrútala, no podrás abandonar esta increíble y
colorida serie.

mononokean.tv

twittermononokean_tv

CAPÍTULO 8 “DESNUDÁNDOSE”

El trabajo arduo de un equipo que intenta darlo todo para cumplir el sueño de un Yokai, un excelente momento lleno de amor y diversión, el acercamiento de dos compañeros que cuidan el uno del otro en silencio y temor de perderse en caminos distintos, más la distorsión divertida de la realidad, harán que la unión sea un hermoso hecho que hay que trabajar.

OPINIÓN
CAPÍTULO 8

Arrancamos justo donde nos quedamos en el capítulo anterior, en medio de pedazos, trozos de cuerpo sobre la mesa y un enorme sentimiento de hacer algo bueno… no hablo de la escena de un crimen atroz, hablo de Keshi, un Yokai que anhela con todo su corazón (en algún lugar de la mesa esta) solo una cosa, una sola, poder participar del festival Bon Odori como una persona normal. Como las leyes de la naturaleza no pueden ser rotas totalmente en una sola serie y menos en un solo capítulo, el Yokai no puede ser convertido en una persona de verdad (La nueva versión de Pinocho… Yokiocho), su deseo será cumplido a medida de lo que se pueda realizar o en vez de generalizar, lo que Ashiya Hanae, Abeno Haruitsuki y Zenko puedan hacer por el pequeño Yokai de sexo dudoso… sep, lo que puedan hacer, lo que puedan pegar y hasta remendar, para que Keshi luzca un poco normal y menos aterrador para salir en público.

Bueno, la lógica que se maneja en este capítulo es impresionante, el obispo concluye que lo que está visto en Yukata y sin cabeza no es un fantasma… porque es de día y Ashiya apoya su versión ¬¬. Todos se han unido para cumplirle el deseo a Keshi, hasta el mismo Abeno, porque al in y al cabo ¿Qué pueden perder por ayudar al pequeño Yokai? Soy yo sola o ¿Este hermoso papirruqui de Abeno está siendo todo un amoroso y generoso regalador de dinero? En fin, el momento se ha pasado lleno de diversión, de buen ánimo y muy controlado, pero aun cuando Keshi siente que la está pasando bien, algo en ella le preocupa, algo que le ha impedido cumplir su sueño y acercarse a los humanos, eso es el temor de asustar a quienes la observen y por ello toda diversión acabe. Pero el apoyo que el pequeño Yokai recibe es tan grato y en gran cantidad, que su sueño se cumple sin ningún percance, uniendo y divirtiendo a quienes la apoyaron en la realización de este sueño… sep, hasta Abeno se divirtió.

Terminado el Bon Odori, Keshi debe regresar a su hogar, pues ya se encuentra tranquilo, en paz y muy feliz por haber cumplido su más anhelado sueño, ese que le costó tanto realizar y que veía imposible cumplir. Esto llevo a que Keshi se marchara tranquilo por el portal de la Mononokean en medio de la noche y tras la despedida de sus genios, pero quien en realidad término agotado y hasta desplomado en el suelo fue Abeno, quien sin duda está demostrando cuan agotador es su trabajo como exorcizador.

Jajajaja vamos a darle diversión a los espectadores, después de ver caer a su amado Abeno… esas supongo fueron las palabras de quienes hicieron este capítulo y por eso nos han traído lo que llamo yo ¡Una cómica distorsión! El problema es que Abeno tiene en su cara un parche por el golpe que se dio al desmayarse, eso sumado a sus hermosas expresiones de chico rudo y asesino, pues hicieron que aquellos niños aterradores que amenazaban a nuestro tierno Ashiya, se espantaran y vieran la realidad de otra forma. De verdad no sé qué paso, solo sé que ¡VI PURO YAOI DEL BUENO Y SUCULENTO! El Yokai del parque que está defendiendo un arenero al que llama hogar, se ha parado justo enfrente de la sandía que los chicos iban a partir, pero aquel palazo que iba para la sandía, casi es clavado en el hermoso cuerpecito de Abeno, así que Ashiya intervino y mando a volar aquel palo con una súper patada, para evitar ¡Evitar que golpearan a su amado jefe suculento! (ame cada segundo de esa escena).

Los pequeños niños ahora ven de una manera súper genial a los que creían delincuente, ósea a Abeno y Ashiya, mientras nuestro exorcizador favorito pide distracción para poder exorcizar al pequeño Yokai Oisuke. Jajajaja aquí otra escena bautizada igual ¡Una cómica distorsión! Donde Ashiya solo vio en su mente a un posible herido Abeno por tratar de proteger al Yokai y Abeno solo ve un Ashiya que hizo acrobacias y que pudo haber caído encima del Yokai y matarlo con su trasero, para al final terminar cavando una tumba jajajajaja. Pero trayendo la seriedad del tema, Ashiya tiene razón al decirle a Abeno que no debe trabajar solo, pues su cuerpo se agota demasiado al exorcizar más de una vez en el día, por eso le pide a Abeno que no oculte los trabajos que el Ejecutivo le pida y así Ashiya pueda ayudarlo, dejando el temor por aquel viejo cuervo a un lado (Esto cada vez es más tierno).

Al final solo hubo amor, comprensión y ternura, donde Ashiya expreso todo su sentir a Abeno, este último lo recibió por vez primera sin agresión y para celebrar, partieron la sandía del amor… jajajaja ya me pase de cursi. Al llegar a casa con media sandia y recibir el regaño de la Mononokean por la tardanza, esta misma le confirma a Ashiya que no hay más trabajos, a la vez que Abeno de muy mala gana, le dice a su empleado que si se presenta otro trabajo del Ejecutivo, este espera contar con él. Esto cada vez se pone mejor.  

CAPÍTULO 9 “SOMBRAS”

Un gran susto, un gran peso, nuevos descubrimientos, dudas que surgen y el pasado se desentierra. La familia se reúne, el temor de unos regresa, la alegría de otros florece y la curiosidad es detenida por pensar en los demás, aun cuando la oferta sigue en pie.

OPINIÓN
CAPÍTULO 9

Todo iba bien, era un día normal de clases y Ashiya Hanaecontaba con el día libre para ir a comer los helados más raros del mundo, pero una llamada cambio sus planes y con el favor del buen Abeno Haruitsuki y de la Mononokean, Ashiya llego lo más pronto al hospital donde se encontraba su madre. Siempre existirá ese temor de perder a quienes más amamos y más si se es joven, pues solo piensas en lo solo que te sentirías, pero para bien de Ashiya, el desmayó de su madre fue solo a causa de una anemia y su estado parece tener mejoría, lo que no quiere decir que la preocupación exista. Jajajaa de tal palo tal astilla, la suerte de los Ashiya es muy notoria y al parecer esta en ellos tener un Yokai a cuestas, como en estos momentos estaba su madre, quien tenía un Yokai literalmente enroscado a su cuerpo y Peludito fue quien lo descubrió.

Algo me está llamando la atención y temo que mi pronóstico sea real, al parecer el padre de Ashiya podía ver Yokais y ayudaba a la madre de este a estar lejos de ellos, pues eran los que le ocasionaban esos fuertes mareos, pero lo curioso es que Abeno lo escucho y algo hizo que se detuviera… ¿Ven lo que yo veo? En fin, el hermoso de Abeno respondió a una petición de Peludito y al recibir la explicación de Ashiya, este se presentó al Yokai como el dueño de la Mononokean, obvio el Yokai se espantó y en vez de dar una buena explicación… bueno, solo se hecho al agua al querer seguir pegado a una humana, más un pésimo berrinche que lo convirtió en Yokogsilla.

El Yokai después de calmarse acepto ser exorcizado, solo después de recuperar energías estando sobre un humano, como el pedía estar encima de la madre de Ashiya Abeno le ofreció un sustituto y ese es el hijo de aquella que el Yokai deseaba… solo hay que esperar que Ashiya no se desmaye bajo esas dos horas de peso. Algo aquí está cada vez más raro, la madre de Ashiya salió de su habitación de hospital y se topó con su hijo y su jefe Abeno, pero algo en Abeno le llamo la atención, tanto como para dejarla absorta en su rostro y sin habla… (Yo sé cómo se llama eso, se llama ¡Caer bajo la hipnosis el hermoso y suculento Abeno! No todas tienen la fuerza e resistirlo). La verdad es que es lo que dije en un inicio, la madre de Ashiya al ver a Abeno, recordó que así era su esposo Sakae, cabello y ojos dorados… (Mi teoría, puede que Sakae es quien trabajaba también en la Mononokean y murió supuestamente asesinado por Abeno, puede que Sakae sea padre de Abeno y Ashiya o peor para [email protected], Abeno es el mismo Sakae padre de Ashiya… esto está más enredado que el linaje de Star Wars).

Jajajaja esta familia está bien loquilla, el pobre Hanae estaba agotado al trabajar cerrando toda la tienda y de paso cargando a aquel Yokai que absorbe toda su energía, por supuesto el pobre no aguanto y se desmayó, pero como carrera de ciclistas llego la hermana de Ashiya y se lanzó encima de este que ya estaba viendo la luz del túnel, ella pensó fue en darle RSP y este reacciono a tiempo antes de ser besado por su propia hermana… algo me dice que el Yaoi no será lo único que habrá en esa serie. Los recuerdos van y vienen y ahora Hanae piensa en porque solo el ve Yokais, su hermana y madre no lo hacen, pero entonces se le viene a la mente aquello que su madre le dijo, que su padre el de cabello cual girasol, también podía aliviarla cuando ella se sentía débil, pero esto quiere decir que él era quien le quitaba los Yokais e encima a la madre de Ashiya, porque él también los podía ver.

Sakae nos intriga a todos, al parecer el abandono a su familia y su hija mayor lo odia por ello, aun cuando Hanae le pregunto a ella tan explícitamente por él y sus hábitos de sanación para con su esposa. Después de meditarlo, la hermana mayor de Hanae le dijo como era su padre y al parecer etnia los mismo hábitos, pues aunque eran extraños, en realidad solo miraba a los Yokais… ahora ella solo espera que su hermano menor no sea totalmente como su padre y termine abandonándolas como él lo hizo. Jajajaja necesitábamos algo de comedia en este capítulo y ver como Ashiya abrió esa puerta y se llevó Abeno por delante nos hizo reír, temer y preocuparnos a todos. Al final Abeno y Ashiya despidieron al Yokai al inframundo y este agradeció por todo lo que se le ofreció y se le permitió.

Ashiya aprovechó el momento y muy emocionado le contó a su jefe, que su padre Sakae veía también Yokais y eso le alegraba mucho y de paso le pregunto a Abeno si este conoció a su padre Sakae Ashiya y sin más él dijo que si… después de unos cuantos estirones, Abeno le cuenta a Ashiya que el anterior amo de la Mononokean menciono el nombre de Sakae Ashiya, es decir Aoi… él dijo que Sakae Ashiya había fallecido hace bastante tiempo, aproximadamente hace 100 años (¬_¬)ノ… la verdad es que los Yokais ven el tiempo de forma distinta, para ellos 9 años son 30 y así. Abeno de igual forma se ofreció a investigar cómo murió su padre por medio de los registros de la Mononokean, pero Ashiya recordó el sentimiento de su madre y hermana y decidió abandonar la idea de saber más sobre su padre. Espero les allá gustado esta capítulo y la reseña, aquí les dejo el link del trabajo anterior y sin más nos vemos en una aventura más de Fukigen na Mononokean Tsuzuki.


Reseña | Fukigen na Mononokean Tsuzuki

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas GDPR deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila su nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios realizados en el sitio web. Para obtener más información, consulte nuestra política de privacidad donde obtendrá más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos sus datos.