Reseña | Mob Psycho 100 II

Reseña | Mob Psycho 100 II

Noticias anime

lightbulb_outline Esta reseña sobre Mob Psycho 100 II contiene spoilers. Si no has visto el capítulo, te recomendamos hacerlo y después regresar a leer la reseña.

Capítulo 3: Un peligro tras otro – Degeneración

La página web logra atraer a más clientes, por lo cual tienen tres pedidos en un día. El primero es un señor que pide maldecir a alguien, pero Reigen lo estafó dándole un amuleto con la palabra “maldito”. El señor dice que se vengará si resulta ser falso. La segunda cliente pide que vayan a su casa, pues parece que el fantasma es uno del tipo acosador, pero al final el caso se resuelve porque Mob descubrió que era una persona el supuesto fantasma, y esa persona resultó ser el vecino de la chica que también tenía poderes psíquicos. El tercer caso es un trío de jóvenes que quieren tomarse fotos en una casa abandonada rodeada por un bosque. En el sitio los tres clientes terminan de tomarse sus fotos y por no pasar nada inusual deciden no pagar, con lo cual se van dejándolos en pleno bosque. En los tres casos Mob se mantiene muy reflexivo, lo cual preocupa a Reigen.

Al día siguiente, regresando a casa, Mob, se topa con un par de bravucones que le piden que les dé su dinero. Mob dice que no tiene, de repente uno de ellos actúa raro, esto termina siendo obra de Hoyuelo. Luego el bravucón intenta agredirlo de nuevo, pero Ritsu lo defiende con sus podres. El bravucón vuelve a intentar agredirlo y en seguida aparecen los “maleantes” del colegio de Mob en su defensa. Logran disuadir al bravucón, pero todos ellos le dicen a Mob que tiene la fuerza suficiente para defenderse. Después, en la oficina de Reigen, los tres clientes vuelven diciendo que encontraron a un fantasma en una de las fotos, por lo cual le piden a Reigen que los exorcice. Vuelven a ir a la casa y cuando encuentran a los espíritus Mob descubre que son una familia, duda sobre exorcizarlos, los clientes insisten en que lo haga porque es su trabajo. Reigen al ver a Mob le dice que no lo haga, les echa sal a los clientes y les dice que el exorcismo está hecho y deciden irse. En la oficina, Hoyuelo ve que Reigen está maldito y le quita el hechizo. El capítulo acaba con la voz del narrador diciendo que Mob decidió pensar sobre lo ocurrido hasta que se quedó dormido.

Opinión del capítulo

(El capítulo fue mucho más emotivo y profundo que lo resumido, disculpen por eso). Ulises u Odiseo -como gusten- al adentrarse en las profundidades del Hades se encontró con el Pelida Aquiles en una forma fantasmal, aunque siendo justos no debería decirse “forma”. Este le dice a Ulises que preferiría ser un siervo que labre la tierra a ser el rey de los muertos, es decir: de nada. Se podría decir que el Hades es un mundo del engaño, donde las almas siguen recordando lo que fueron en vida, solo que ya no ejercen lo que fueron en vida. El rey seguirá pensándose rey pero ya no tiene tierra ni gente que gobernar, entre más ejemplos. Esto lo relaciono con lo que señaló Mob después de la “estafa” que cometió Reigen, diciendo que es aterrador vivir engañado. El cliente del amuleto piensa que tiene algo que puede ejercer, cuando no es así, siendo la diferencia entre Aquiles y él el saber sobre el engaño, aunque el cliente se termina enterando al final y decide maldecir a Reigen. Y aquí se puede apreciar que se retoma el tópico de la mentira que se usó en el capítulo uno, solo que con un pensar más profundo por parte de Mob, pues, ¿quién quiere vivir engañado?

En la opinión pasada me quejé -pues sí, fue una queja- de que Mob no ha tenido una madurez a pesar de todo lo que pasó. Bueno, en este capítulo creo que por fin el personaje logra desarrollarse y ponerse más al tanto de la vida. Lo mismo para Reigen, que comienza a actuar más como un mentor y protector de Mob, como un verdadero guía, pero esta relación de maestro y discípulo, supongo, se abordará mejor en un capítulo posterior. Los personajes principales por fin han tenido un desarrollo que ya tuvieron algunos secundarios (como Ritsu o Hanazawa). Y este crecimiento reflexivo, estos cuestionamientos al propio ‘yo’ se dejan ver en las frases que Mob suelta, tales como “no entiendo por qué es tan diferente si son humanos o espectros” o “no lo saben. Seguro que solo yo lo entiendo. No puedo hacerle caso a mi corazón. No puedo elegir a la ligera“, o lo que dice Reigen sobre Mob: “es posible que él conozca algo realmente aterrador que nosotros ni vemos“.

En este capítulo Mob se sintió realmente asediado, los clientes le apresuraban a que exorcice, diciéndole que su opinión no importa. Sus compañeros le decían que no está mal usar sus poderes para defenderse. Y sí, no está mal, solo que Mob sabe los límites que puede propasar y siente miedo de lo que pueda llegar a hacer, esto es un punto base en la psicología de Mob. Este asedio hizo que se sintiera incomprendido, pues ninguno de ellos sabe lo que él, nadie conoce tanto ese mundo espiritual como él. Le es tan conocido ese mundo como el humano, no ha hecho una separación, sino que termina siendo el mismo mundo, y Reigen acierta al decir que “para él, humanos y demás seres están a la misma distancia“. El sintoísmo -que es la religión autóctona de Japón- es una fe que conlleva al animismo, es decir, que las cosas son también seres, ya sean vivos, muertos o inanimados, pero son seres que también poseen energía, por eso en el Kojiki y en el Nihon gi -textos que recopilan historias mitológicas- varios hijos de los dioses, en especial Izanagi e Izanami, son montañas o ríos; la divinidad no escapa de las cosas. Y lo propio va para los muertos que, de por sí, no son en un primer sentidos muertos como nosotros podríamos imaginarnos, también son seres y no necesariamente malignos. Bueno, esta es una pequeña comparación entre el mundo que puede ver Mob y la propia cultura japonesa, un mundo más vivo y menos muerto, donde cada ser vale por sí mismo, esto lo pudo apreciar con la familia fallecida que solo quería paz, estar tranquilos y poder estar juntos hasta que sean llevados de manera natural al otro mundo.

Para ir cerrando mi opinión, y no hacerla tan larga, el filósofo alemán Friedrich Nietzsche en su libro Así habló Zaratustra, es recordado por su sentencia: Dios ha muerto. Esta sentencia hace referencia a la caída de los valores morales, pues Dios, como ente supremo, era el límite moral de toda conducta humana, y sin Dios (o dioses) cualquier cosa estaría permitida, todo estaría mal y todo sería bueno. Y con esta frase, Nietzsche estaría resaltando la conducta del hombre de la modernidad y el de la posmodernidad. Lo traigo a acotación por lo que Mob se pregunta casi al final del capítulo, sobre que si él fuera malo “¿me castigaría alguien?“. Podría decirse que Mob tiene una duda existencial, que cae sobre su propia identidad y sobre los límites morales que sus poderes pueden quebrantar, pues hasta ahora el único límite de Mob fue él mismo. La sociedad del anime no es muy distante a la nuestra, sobrevive el individualismo y la ley de la selva predomina, y a lo largo del capítulo se pudo apreciar, sobre todo en el trío de clientes. Así que la pregunta de Mob es totalmente válida, pues parece ser que el propio límite moral de Mob se ha roto, por lo cual buscaría un refugio en otro lado, quizá en algún Dios o en algún mesías que tenga las respuestas a sus problemas o quizá pueda llegar a confiar en sí mismo.

Disculpen si esto se hizo largo y tedioso de leer. Yendo con lo interesante, pude ver en el opening una pequeña referencia a Dragon ball, casi al inicio y final del capítulo, donde aparecen varios Mob’s con sus manos extendidas, abajo de ellos aparecen varios Reigen’s que posan como si hicieran el kame hame ha. Véanlo, porque recién me di cuenta. Otra cosa que logré ver fue que casi al final del opening, en el nombre del anime, aparecen extractos del manga (¿cuántos animes han hecho eso antes?, interesante). Con lo que tiene que ver con la imagen, no hay mucho a resaltar, fue un estilo más sobrio todo el capítulo, sin escenas de acción, diría que se tornó un tanto adulto, donde la mayor profundidad no está en las peleas sino en lo que se tiene para decir, pero claro está que una pelea no viene mal en cada capítulo, pero siento que esta no se hizo extrañar, pues saber la profundidad del personaje también puede mantener la atención del público. Para finalizar, parece que el siguiente capítulo seguirá explayando el interior de los personajes, solo que con más acción. En fin, cualquier duda, queja o sugerencia escribanla en la caja de comentarios, y recuerden: los animes pueden ocultar mucho más de lo que muestran.

Reseña | Mob Psycho 100 II

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas GDPR deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila su nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios realizados en el sitio web. Para obtener más información, consulte nuestra política de privacidad donde obtendrá más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos sus datos.