Reseña | Mob Psycho 100 II

Reseña | Mob Psycho 100 II

Noticias anime

lightbulb_outline Esta reseña sobre Mob Psycho 100 II contiene spoilers. Si no has visto el capítulo, te recomendamos hacerlo y después regresar a leer la reseña.

Capítulo 5: Discordia – Elección

Mob comienza a vivir una nueva realidad habitando en el interior de Minori, pero controlada por Keiji. Todo lo bueno que le pasó a Mob ya no está, ahora es abusado en extremo y no tiene a quien aferrarse. Mientras, en el exterior, Reigen sigue confiando en Mob y Hoyuelo decide ayudarlo, por lo cual ingresa al lugar donde están Mob y Keiji. Hoyuelo hace entrar en razón a Mob después de un breve tiempo, al saber esto Keiji desata sus poderes y se enfrenta en un combate a Mob, este logra ganar la pelea después de hallarse a sí mismo y asegurarse de quien es realmente. Los demonios y Mob salen del cuerpo de Minori, quien recobra la consciencia y ve la escena alrededor y entre lágrimas le pide disculpas sinceras a Mob.

Opinión del capítulo

Un muy buen capítulo que supo combinar, aunque en dos partes diferenciadas (antes de y después del opening), la acción psicológica y la acción de batalla. Para iniciar quiero poner en relieve la imagen de los animales que aparecieron en este capítulo y al final del capítulo anterior. En el capítulo anterior (escena final) se puede apreciar que un cuervo se queda mirando a Mob, en este capítulo una mariposa reposa en un árbol cercano a Mob y también aparecen una araña y una mosca, entre otras. Lo curioso es que estos animales (insectos en su mayoría) tienen una toma muy notoria, lo cual no es casual. El cuervo es un animal divino en la mitología japonesa, es un animal mensajero de los dioses y que, según el texto que se lea, esta asociado con personajes de relevancia, como la divina Amaterasu y el legendario primer emperador Jinmu. La mariposa, asociada a la muerte, que se la interpreta como la reencarnación de un recién fallecido que decidió quedarse para cuidar y/o velar a su familia. El hecho de que Keiji se transforme en uno de esos animales indica que está observando, porque en cierta manera quiere hacer de Mob su propia obra, y como si fuera un mensajero de los dioses o un dios mismo, intercede en la vida de Mob con los susurros que se clavan en su pensamiento.

“¿Qué les he hecho? […] Pero no importa. No  importa nada”

La realidad que se le presenta a Mob es la más adversa posible para él, una donde nadie le apoya, donde es totalmente rechazado. La intención de Keiji es que Mob lo entienda y sea como él, pues es quien mejor puede comprenderlo, por lo cual lo puso en ese mundo. Dentro de ese plano para Mob pasaron como seis meses, mientras que en la realidad solo pasaron unos minutos. Y eso me lleva a pensar que no somos dueños del tiempo ni de lo externo a nosotros, pero con el mensaje final nos da la idea de que, si bien no podemos ser dueños de todo lo externo, sí podemos influir en ello como ello influye en nosotros. En Mob influyó tanto Reigen, como su hermano, incluso Hoyuelo, llegando a apreciar a cada uno de ellos y gracias a eso logró safarse de ese mal que se apoderaba de él. Además Keiji no logró entender que la existencia no es unidimensional, no solo hay dolor, también puede haber alegrías, y ambas dependen de lo que las personas le hayan hecho a uno. Mob lo entendió.

En Crimen y Castigo, que si mal no recuerdo la mencioné en una reseña pasada, Raskolnikov asesina a una usurera porque piensa que el mundo sería mejor sin gente así, además de querer demostrar una teoría sobre su superioridad moral. Bajo la explicación de Keiji, él hacía maldades en gente mala para que las termine pagando, quería librar al mundo de la escoria, igual que un tal Yagami, y por eso se dejó corromper. El fin justificaba los medios, pero para Keiji era más que eso, quería demostrar que todos son escoria. En la cultura china hay un principio básico del yin-yang, que es la imagen redonda donde hay una superficie negra y blanca con un punto negro en lo blanco y uno blanco sobre el negro, que da a entender la dualidad de este mundo. En términos muy simples, sí; Keiji tiene razón y puede asegurar que todos somos escoria, pero también somos más que eso, también tenemos bondad en nuestros corazones. Mob entendió esa dualidad de sus poderes y esa dualidad de las personas, que se logra ver en él mismo, y entendió que las cosas sí importan, porque esas cosas influyen en él y él en ellas (y creo que las siluetas de Mob dan a entender eso, pues aparece su silueta negra seguida de la blanca).

“Si no eres fuerte, te utilizan, te explotan y se aprovechan de ti”

Quizá sea un tema muy cliché en los animes shonen, como Naruto, Saint Seiya o incluso Gintama, que se hable del valor de la amistad y del sacrificio por el otro. Y a mí también algunas veces me cansa, pero entendí que eso es parte de la misma cultura japonesa, incluso de China, donde no predomina el individuo sino la colectividad, donde no te debes a ti mismo, pues no eres un producto externo al resto, sino eres parte del colectivo. Y Mob no escapa de esa temática. También es verdad que si no eres fuerte se pueden aprovechar de ti, pero con Mob se entiende que la fortaleza verdadera se consigue gracias a los demás. En el budismo una persona buena puede alcanzar la ‘iluminación’ gracias una persona mala, y por ello la persona mala puede acumular buen karma. Traduciendo, Mob se dio cuenta mejor de las cosas y pudo “despertar” de la realidad en la que se estaba encerrando gracias a Keiji, pues Mob no logró ver lo realmente malo de la vida, la pasó mal, sí, pero no tuvo serios problemas por sus poderes, es más, gracias a sus poderes las cosas fueron bien para él, pero con Keiji descubrió el lado realmente malo, pero ahora tiene una visión más completa de sí mismo y de los demás.

Pero incluso de los fuertes y poderosos las personas se pueden aprovechar, pues no solo hace falta ser fuerte, sino también ser inteligente. En una parte el narrador dice que: “la mente humana tiene dos caras. La felicidad existe en contra posición a la tristeza y el valor surge para contrarrestar el miedo”.
Esto va asociado a lo que señale antes, a la dualidad inherente de las cosas, pero también va referido al corazón. Cuando el narrador dice esto usa la palabra kokoro (心), que como dije en la reseña pasada tiene varios significados, y ahí se incluye el de mente. Aquí se podría apreciar que la razón y los sentimientos para los japoneses no se desligan, están juntas pues una influye en la otra. Por eso las acciones de Mob son acciones del corazón, acciones de su mente, acciones pensadas, no son cosas a la ligera. Así que el mensaje final lo dice Mob: Todos podemos cambiar. Podemos ser fuertes a pesar de nuestras debilidades, y el usar no es tan malo como se le pinta, pero eso se abordaría mejor en la relación de Mob con Reigen. Por el momento este maravilloso capítulo llegó hasta aquí y en el siguiente parece que será un descanso después de varias emociones, lo cual me alegra, porque mi cerebro descansará. Finalizaré diciendo: ¡Waooo, Mob pasó sus límites y logró controlarse!, espero que no sea solo por este momento, pues mientras el río fluya siempre quedará la sorpresa de encontrarse con una piedra mucho más grande de lo pensado.

Reseña | Mob Psycho 100 II

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas GDPR deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila su nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios realizados en el sitio web. Para obtener más información, consulte nuestra política de privacidad donde obtendrá más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos sus datos.