Reseña | Tensei shitara Slime Datta Ken

Reseña | Tensei shitara Slime Datta Ken

Noticias anime

lightbulb_outline Esta reseña sobre Tensei shitara Slime Datta Ken contiene spoilers. Si no has visto el capítulo, te recomendamos hacerlo y después regresar a leer la reseña.

Charybdis

Rimuru y los suyos, con ayuda de parte de Gazelle, se preparan para enfrentar a Charybdis. Siguiendo el plan del slime, las distintas divisiones de Tempest se hacen cargo de los megalodón con cierta dificultad, mientras tanto, Rimuru continúa impidiendo que Milim participe en la batalla.

Luego de derrotar a los megalodones, Shion, Ranga y Souei atacan a Charybdis sin lograr hacerle daño y resultando heridos en el proceso. Rimuru intercede protegiéndolos de las escamas del monstruo con su skill ‘Gluttony’, y luego de ordenarles la retirada, comienza a atacar a Charybdis, pero la ‘Regeneración ultra rápida’ de este dificulta las cosas.

Después de una larga batalla y sin haber logrado hacer mucho daño, la situación empieza a complicarse para Rimuru, hasta que el monstruo empieza a maldecir a Milim. Analizando nuevamente lo sucedido, el slime llama a Milim, y sabiendo por la rey demonio que Phobio está dentro de Charybdis, le pide que se contenga, por lo que la joven destruye al monstruo de un solo golpe sin matar al beastman.

Con la situación bajo control, Rimuru retira el núcleo de Charybdis del cuerpo de Phobio y lo almacena para analizarlo, acto seguido, utiliza una pócima de recuperación en el joven.

Al despertar, el beastman a regresado a sus cabales y se disculpa por sus acciones, pero es interrumpido por Treyni, y cuestionado sobre su conocimiento de la ubicación de Charybdis, a lo que Phobio relata su encuentro con los arlequines, y entre los presentes, arman el rompecabezas que relaciona a la compañía de arlequines con Clayman.

Phobio insiste en dar su vida, pero Rimuru y Milim le perdonan, es entonces que aparece el rey demonio Karion, dando las gracias por perdonar la vida de su subordinado para después noquear a este. Finalmente Karion propone un pacto entre Tempest y su país, Eurazania.

Diferencia abismal

A pesar de que era algo que podía adivinarse a simple vista, finalmente pudimos comprobar de primera mano la diferencia de poder que existe en Tempest, ¡y que diferencia! Con un monstruo de alto nivel como Charybdis se hizo claro que a pesar de ser poderoso y versátil, Rimuru tiene un límite en lo que puede lograr, algo que Milim resolvió en un solo ataque y conteniéndose.

Empecemos por lo obvio, la mayor fuerza de ataque de Tempest: los oni. Mientras que como monstruos están casi en la cima, aún son débiles en un mundo cada vez más repleto de seres poderosos, y para colmo, son demasiado irregulares, tomando por ejemplo a Shion que solamente sabe aplicar fuerza bruta o a Benimaru que desde su evolución depende mayormente de su magia, (hasta parece que esa espada está de adorno).

Por otro lado, Ranga me sigue sorprendiendo con todas las habilidades que continúa adquiriendo siendo, junto con Souei, los más versátiles a la hora de combatir a pesar de no ser tan predominantes en cuanto a poder. El resto de las tropas aún necesitan madurar, como bien ha dicho Hakurou a lo largo del capítulo, pero hay grandes esperanzas puestas en Gobuta (si, Gobuta), así como en Souka, Gabiru y Geld.

Hablar de Rimuru a esta altura no tiene mucho sentido pues le conocemos de pies a cabeza, lo que sí me ha dejado sin habla es el poder de Milim, pues después de que mencionaran en el capítulo anterior que Charybdis tenía un poder similar a ella esperaba algo más de pelea, pero fue K.O. de un golpe y la rey demonio ni siquiera usó todo su poder.

Opinión final

La batalla en esta adaptación tiene algunas modificaciones ligeras en cuanto al manga, pero no es nada negativo, por el contrario le dió un mejor paso aunque a costas de quitar algunas cosas y agregar otras, pero nada muy relevante. Ahora, personalmente me gustó el capítulo, no tanto por la batalla en sí, sino por poder ver en acción a todo Tempest, también porque sirve como un recordatorio de las limitaciones de Rimuru y lo mucho que le falta para hacerle frente a entidades realmente poderosas.

Además de Charybdis, los reyes demonio fueron el eje de este capítulo con la demostración de fuerza de Milim, la introducción oficial de Karion y el reino de Eurazania, y con la sospecha de que Clayman podría estar detrás del incidente. Francamente, no creo que lleguemos a ver una resolución al conflicto con los reyes demonio esta temporada, pero eso solamente aumenta los deseos de que confirmen una segunda al finalizar la actual.

Finalmente alcanzamos otro punto de inflexión en la historia, con el cierre de otro conflicto y, (para respiro de Rimuru), sin ningún otro cerca. Ahora si el slime podrá continuar con la expansión de su país y con alguna otra cosa (muy importante) que tiene olvidada por allí y que podría estar relacionada al personaje que le da nombre al próximo capítulo: Yuuki Kagurazaka.

Reseña | Tensei shitara Slime Datta Ken

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas GDPR deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila su nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios realizados en el sitio web. Para obtener más información, consulte nuestra política de privacidad donde obtendrá más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos sus datos.