Reseña | Yakusoku no Neverland

Reseña | Yakusoku no Neverland

Noticias anime

lightbulb_outline Esta reseña sobre Yakusoku no Neverland contiene spoilers. Si no has visto el capítulo, te recomendamos hacerlo y después regresar a leer la reseña.

131045

Emma despierta luego de una pesadilla relacionada con Conny. Aún alterada por el descubrimiento es incapaz de actuar con normalidad, por lo que Norman habla con ella para hacerla entrar en razón. Dicha charla les lleva a evaluar los parámetros bajo los cuales son llevados.

Con solo dos meses por delante, Emma y Norman comienzan a planear la huida, comenzando por examinar el terreno más allá de las vallas del bosque. Encontrándose un gran muro por delante, hacen uso de sus habilidades físicas para comprobar que podría haber más allá, concluyendo en que deberán escapar de día y usando una soga.

Después de llegar sobre la hora al oír las campanas de fin del receso, ambos observan atónitos como Isabella utiliza su reloj de bolsillo para localizar a una de las niñas que se había perdido en el bosque, algo que ambos interpretan como un desafío de “Mamá”.

Luego de hablar sobre los transmisores y las intenciones de Isabella, ambos se separan y la chica se queda observando de forma afligida el dibujo faltante de Conny. Cuando Norman regresa, se encuentra con Isabella cuestionando a Emma sobre su actitud, y esta pese a los titubeos, logra actuar con normalidad.

Gracias a la intervención de Ray, Emma y Norman logran salir de la situación, pero nuevamente “Mamá” los detiene para preguntar si estuvieron en la puerta, algo que los niños niegan de manera natural.

Al día siguiente los niños vuelven al muro con una cuerda improvisada con sábanas escondida entre sus ropas y las ocultan en los árboles. Ambos discuten la idea de contarle todo a Ray, pero este interrumpe para cuestionarlos por su extraña conducta. Al tanto de todo, Ray se suma a Emma y Norman en su plan de escape mientras señala las fallas en el plan de estos, haciéndole ver a la chica que probablemente el mundo exterior pertenezca a los demonios.

En el final, el trío escucha las campanadas y regresan para descubrir que un nuevo huérfano ha llegado, así como una nueva cuidadora: la hermana Krone.

Empieza el juego

Con el escenario presentado y los jugadores en el campo, la batalla psicológica da inicio con los niños planeando su huida y con Isabella buscando a los culpables, al mismo tiempo en que envía amenazas entre líneas.

Como si de un partido de ping pong se tratase el capítulo fue un ida y vuelta táctico entre los niños y “Mamá” presentando momentos realmente tensos como la escena en la que Emma observa la pizarra de dibujo e Isabella la interroga sobre el súbito cambio en su conducta.

De momento, los niños han ganado un aliado en Ray pero no pueden estar tranquilos, teniendo grandes desventajas como las fallas en su plan, la cuasi omnipresencia de Isabella y el factor más importante presentado al final del capítulo: los nuevos jugadores.

Nuevos jugadores

Además de Emma, Norman e Isabella, uno de los personajes que es claramente un jugador más desde el inicio (o incluso desde antes) es Ray. Siempre observando desde las sombras o desde un rincón, interviniendo casi oportunamente y comprendiendo situaciones complejas al instante, Ray se presenta como el personaje más enigmático e interesante en lo que llevamos de historia, algo que también lo hace sospechoso pues parece saber más de lo que aparenta.

El otro factor que cambia el juego y que fue introducido al final del capítulo, es la hermana Krone, otra cuidadora que llega como apoyo para Isabella y de la que todavía no conocemos nada pero como puede verse desde su fisonomía, llega a aportar fuerza física. Luego están los jugadores indirectos, los pequeños que ignoran todo lo que pasa y que son peso muerto para el trío y sobre todo para Emma que está empeñada en salvarlos a todos, algo que las cuidadoras parecen haber percibido al introducir un peón particular: una bebé.

Opinión final

Puede que sea porque tuvimos una mayor dinámica en las interacciones con el inicio del juego psicológico, pero este capítulo se sintió mejor que el anterior, al menos mostrando un paso mucho más ágil en comparación.

Con las cosas en marcha, la batalla entre los niños e Isabella dio momentos de mucha tensión que fueron acompañados por silencios muy bien ejecutados y movimientos naturales al perder la compostura, como Emma cayendo de rodillas luego de la tensa conversación con “Mamá”.

Algo interesante es que la historia no sobreestima a sus personajes y les otorga fallas cruciales al trío, como por ejemplo, la testarudez de Emma o el enamoramiento de Norman, que hacen que espere ver más de su desarrollo, así como las consecuencias que esto les puede acarrear.

Además hay algunas cuestiones que necesitan ser mejor desarrolladas con el correr de la historia, como el hecho de presentarnos una época varias décadas en el futuro, (año 2045), pero con una casa antigua donde los interiores están mal iluminados, al mismo tiempo que existen sistemas de rastreo más cercanos a nuestro tiempo, como si apuntaran a presentarnos un entorno anacrónico sin decirlo explícitamente, y eso algo que me gustaría ver más desarrollado en futuros capítulos.

Fue un buen capítulo que reflejó la tensión del enfrentamiento de forma excelente, volviendo a recurrir a movimientos naturales y expresiones acertadas donde podía identificarse el terror y la tensión que transmitía el momento.

De momento sigue siendo un arranque fuerte, la adición rápida de otro personaje probablemente sea para que el argumento no se vuelva repetitivo, pero eso es algo que todavía tenemos que ver.

Reseña | Yakusoku no Neverland

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas GDPR deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila su nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios realizados en el sitio web. Para obtener más información, consulte nuestra política de privacidad donde obtendrá más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos sus datos.