Banana Fish バナナフィッシュ – Capítulo Final — Kudasai

Banana Fish バナナフィッシュ – Capítulo Final — Kudasai

Noticias anime

lightbulb_outline ¡Advertencia! Esta reseña sobre Banana Fish capítulo final contiene spoilers. Si aún no has visto el capítulo, te recomiendo que vayas a checarlo y después regreses a leer la reseña.

#24 The Catcher in the Rye

Foxx le ha disparado a Dino
para sacarlo de su camino. Sus planes son apoderarse de la fundación Corsa y de
Ash. Blanca junto a Sing inician su propia misión de rescate, para ayudar a
Ash. Eiji se recupera en hospital, pronto regresara a Japón pero sigue preocupado
por Aslan. La misión de rescate continua, pero no son los únicos en movimiento:
papa Dino sigue con vida y no planea caer solo. El resto de los chicos consigue
liberar a los rehenes. Mientras tanto, Ash, que se ha liberado de sus captores,
toma al doctor como rehén. Pero Foxx no tarda en ponerse en marcha para
capturarle de nuevo. Aquí la intervención de Sing y Blanca ayuda a que Ash se
enfrente uno a uno contra Foxx. Con el coronel, aparentemente, derrotado, Ash
se dirige a salvar a Sing, perdiendo todo lo relacionado a Banana Fish en el
proceso.

Sin embargo, Foxx no está
muerto y amenaza la vida de Ash. Pero todo acaba cuando recibe un disparo en la
cabeza, cortesía de Golzine, quien instantes después muere al caer al vacío.
Ash y Sing arreglan las cosas sin tener que luchar. El escándalo de la
prostitución infantil sale a la luz y todos están para ser testigos. Sing habla
con Yut Lung, y tras un par de verdades, ambos acuerdan cooperar para recuperar
el control de Chinatown. Ash se encuentra con Blanca para despedirle, ya que
este último volverá al Caribe. En su plática, Ash le hace ver que no se
encontrara nuevamente con Eiji. Por su parte, Eiji debe volver a Japón pero
antes se asegura de hacerle llegar una carta a Ash. Al leer la carta de Eiji,
Ash se apresura para encontrarle, pero al bajar su guardia es apuñalado por
Lao.

Ash toma la carta de Eiji y
regresa a la biblioteca para acabar de leerla. Finalmente, y en apacible
actitud, permanece en ese sitio, casi como si solo durmiera, dejando que se drene
la sangre de su cuerpo.

Pobre Fausto

Hay mucho que me gusta de esta serie, pero algo que me tiene enamorada son sus referencias literarias. Después de todo, no hay mejor símil para Foxx, que el que le otorga Dino. Porque, en efecto, Foxx no es más que un pobre Fausto. Un personaje que esta tan ciego por sus deseos y anhelos, que está dispuesto a vender su alma. Pero este símil no sería tan perfecto, si simplemente se quedara en eso. Lo que hace de esta idea algo tan atrapante es el objeto de su obsesión. Fausto fue un hombre que vendió su alma a cambio de conocimiento y placeres mundanos. Según la leyenda le vendió su alma al diablo, pero la literatura nos dice algo más. Se trata del demonio Mefistófeles con quien hizo aquel intercambio. Fausto creyó que era él quien tenía el control, pero siempre fue Mefistófeles quien lo manipulo.

¿No les parece increíble? Foxx se “vendió” al diablo (papa Dino), sin embargo su intención siempre fue pactar con Ash (Mefistófeles). El creyó que tenía el control sobre el demonio, pero este siempre estuvo un paso por delante. He de decir que el Fausto desde el que les hablo es el de Goethe. Y por ello estoy aún más complacida con el símil. El pacto con Mefistófeles decía que Fausto moriría en el momento en que más feliz se sintiera, al punto de querer extender su felicidad. Pues justamente eso ocurrió con Foxx. Se creyó vencedor, estaba complacido con su lucha y lo que había obtenido. Realmente creyó que había vencido al demonio (Ash), seguro que deseaba extender ese placer aún más. Pero la muerte le llego, en manos de quien menos espero. Pobre Fausto, pobre Foxx, a diferencia del de Goethe, dudo que alcance el cielo por el esfuerzo.

La palabra que nunca debió aprender    

Ok, es momento de ponerme
sentimental. Quienes han seguido mis reseñas saben que tengo un cariño muy
especial por Eiji. Nunca he sentido que deba justificar mi amor, pero este
capítulo me hace querer hablar de él sin parar. Desde hace tiempo hemos
observado que Ei-chan tiene una fuerte preocupación por Ash. Desea protegerlo,
más que cualquier otra cosa. Ese sentimiento nunca cambio ni vacilo, incluso
con la separación. Eiji desea cuidar de Ash, permanecer a su lado, es a lo
único que no desea renunciar. Sin embargo, los planes de Ash son diferentes. El
rubio esta tan preocupado por el bienestar de Eiji que se ha resignado a la
separación. En todos los escenarios posibles que Ash visualiza, siempre acabara
lastimando a la única persona que desea proteger. Lo único que se le ocurre
para revertir esa situación es despedirse.

Si no están juntos, al menos
podrá garantizar su seguridad. La despedida es el único camino que se abre ante
él. Pero volvemos al subtitulo, eso no es algo que Eiji quiera. Puede entender
el porqué de la decisión de Ash, pero eso no implica que esté de acuerdo. De
hecho es tal su inconformidad que expresa su arrepentimiento de enseñarle
palabras de despedida, bueno una palabra de despedida. ¿Pero saben? Esa escena
encierra más que solo arrepentimiento. Deja ver miedo e inseguridad. Ash
siempre ha sido alguien independiente, toma sus elecciones sin consultar con
nadie. Eso no es malo, pero deja muy inseguro a Eiji, ya que sabe que no puede
cambiar la elección del rubio. Siempre está a la deriva en lo que a Ash
respecta. Pero no puede evitarlo, a pesar de todo, también desea respetar la
voluntad de su amigo.

La droga que nunca debió existir

Banana Fish, la droga, nunca
debió existir; fin del comunicado. Está bien, lo desarrollare más, aunque es un
punto bastante evidente. Sabemos que en el mundo existen muchísimos tipos de
drogas. También sabemos que cada una es dañina a su manera y eso no impide que
se consuman o se distribuyan. Incluso, no impide que se trabaje en desarrollar
nuevas drogas. Entonces ¿qué hace que Banana Fish sea “LA droga”, la más conflictiva,
una que me haga afirmar que nunca debió ver la luz? Básicamente es su efecto y
sus repercusiones. Una droga que te permita controlar a otros, que los hunda
una pesadilla eterna, no es humano. ¿Saben qué?, me equivoque, si es muy
humano. Controlar y gobernar sobre alguien es enteramente humano, sumir a
alguien en la desesperación, también lo es. Solo a una criatura tan infame como
el ser humano podría ocurrírsele algo tan enfermo.

Banana Fish, desde el
principio fue una droga creada para dañar. Ni una sola de las intenciones
detrás de su creación era loable. Una de las principales luchas en todo el
anime fue detener el uso de esta droga. Porque aquellos que no desean el poder
entendieron algo importante: Banana Fish no trae más que desgracias. Con esta
premisa, Ash y su grupo, siempre buscaron detener los planes de la fundación
Corsa. Nunca fue un asunto sencillo, este problema siempre fue más grande que
ellos. Sin embargo nunca se rindieron, a pesar de todas las adversidades y las
vueltas que tuvieron que dar. El resultado final fue la destrucción de todo lo
relacionado a la droga. ¿Este fue el mejor final? me atrevo a decir que sí. Con
todo el material destruido, el mundo se liberó de la que pudo ser la peor droga
creada por el hombre.

La decisión de Dino

Todos los personajes de esta serie han demostrado tener una gran variedad de matices. Lo he dicho antes, y lo sostengo, aquí no hay blanco y negro, siempre estamos caminando sobre una sombra gris. Los villanos, son reales, tienen motivación, propósito y determinación. Hacen su papel al volverse odiables para todo el fandom. Ocurrió con Arthur, con Dino y con Foxx, aunque en este punto quien nos importa es Golzine. Este hombre se volvió un icono de odio para todos, es la cara que le dimos a los años de sufrimiento de Ash. Su enferma obsesión con este último siempre lo mantuvo en el lado detestable de la ecuación. Papa Dino siempre fue el personaje que represento todo lo enfermo y podrido que había en la serie. A pesar de ello, llego el momento de hablar de sus elecciones. ¿Por qué acabo así el mejor villano de Banana Fish?

Uno de los principales
puntos a resaltar es la marcada obsesión de Dino con Ash. Obsesión que rozaba
en lo enfermo, pero que siempre mantuvo intocable a nuestro rubio. Intocable
para matarlo, sabemos de sobra todas las violaciones que sufrió a lo largo de
la historia. El punto es que, la fijación de Dino mantuvo con vida a Ash más de
una ocasión. Y eso mismo ocurrió al final. Antes que permitir que alguien mate
a Ash, Dino siempre dio a entender que prefería matarlo él mismo, entonces ¿por
qué disparar a Foxx y no a Ash? Pienso que en parte fue por orgullo y en parte
por autosatisfacción. Golzine no se dejaría abatir por un extra, no sin
llevárselo con él. No matar a Ash fue su última acción de autocomplacencia.
Siempre supo que Aslan no lo seguiría, por eso lo dejo atrás, por elección
propia.

El futuro de Chinatown

La muerte de los Lee, el
desinterés de Yut Lung, las elecciones de Sing y la muerte de Shorter, tiene
sumida en un caos a Chinatown. Recuperar el control e impulsar el desarrollo
del lugar no pinta como una tarea sencilla. A pesar de ello, es una tarea que
Sing está dispuesto a asumir. Él entiende que no es algo que pueda hacer solo,
necesita de Yut Lung. Pero no es solo porque necesita su ayuda que lo busca,
también siente la responsabilidad de ayudarle a él. Es consiente de todo el mal
que las acciones de Youssis han ocasionado. Aun con ello, no guarda odio en
contra del joven Lee. Por el contrario, alberga un sentimiento de responsabilidad
para con él. Pese a su corta edad, Sing es perfectamente consciente de su
alrededor. Eso incluye, por supuesto, los sentimientos de quienes lo rodean.

El hecho de que Sing no
pueda odiar a Yut Lung, es porque entiende el enorme sentimiento de soledad y
vacío que invade al más joven de los Lee. Youssis ha crecido lleno de odio y
sed de venganza, ese era su único propósito para vivir. Además del odio, no
tenía nada. Son esos huecos emocionales los que lo llenaron de envidia al ver a
Ash con Eiji. Era desolador ver que alguien más obtenía lo que él nunca pudo
conseguir. Sus celos lo llevaron a cometer terribles acciones, y a pesar de
todo, nunca obtuvo lo que quiso, alguien que permaneciera a su lado. Desde
luego, superar esos vacíos emocionales no será un asunto sencillo, pero ahora
tiene a alguien de su lado. Sing no planea retroceder en su determinación por
reestablecer la paz que se les arrebato. El camino a la reconstrucción de
Chinatown comienza aquí.

“Me hizo completo”

Siento que podría escribir
un libro completo solo hablando de Ash y Eiji. Los sentimientos que albergan el
uno por el otro son sinceros y muy puros. Amo escuchar a Ash hablando de lo que
siente cuando Eiji está cerca de él. Es como si una parte de mi alma fuera
purificada. Siempre he pensado que Ash y Eiji se complementan mutuamente, y
ahora vemos que el propio Ash lo cree así. Para él, Ei-chan es la parte no
viciada del ser humano. Es alguien capaz de transmitir paz, ternura y mucha
calidez. Una idea muy idealizada hasta cierto punto, y el propio Ash demuestra
la razón. Eiji es luz, una luz que hace que vea todo aquello que está mal.
Antes de Ei-chan, Ash no se cuestionaba o consternaba por sus acciones. Fue
hasta que lo conoció que despertó su adormecida conciencia.

Es cierto que Eiji lo
completa, pero también es cierto que el peso de sus acciones (sin importar los
motivos) no lo dejarían permanecer a su lado. Eiji es para Ash un espejo que
refleja lo bueno y lo malo. Saca de su interior todo lo que ha reprimido y lo
eleva hasta que no puede ignorarlo. Ash no se siente orgulloso por todo lo que
ha tenido que hacer para llegar hasta donde está. Siente culpa y vergüenza por
sus acciones. Razones que suma a su determinación de no volver a ver a Eiji.
Una determinación, basada enteramente en su preocupación por el nipón. Sin
importar que, Ash piensa en Eiji como su amigo. Alberga hacia él sentimientos
de todo tipo y no quiere renunciar a ellos. Puede elegir no verle, pero desea
conservar todo lo que Ei-chan ha dejado en él.

“Mi alma está siempre contigo”

No creo que encuentre
palabras más hermosas que las que Eiji dejo plasmadas en su carta. Cada palabra
es un reflejo de los sentimientos que cultivo a lo largo de toda la historia.
Denotan su preocupación por Ash, y al mismo tiempo el profundo amor que le
profeso. No me pienso retractar, Eiji amo profundamente a Ash, un amor tan
grande que hace palidecer al amor de pareja. Recuerdo que una vez escuche a
alguien decir que lo más complicado de amar a otro es “verlo”. Es decir, no idealizarlo,
sino realmente ver a la persona delante de ti. Aceptar que tiene virtudes y
defectos. Y aun con ello seguir amándolo, porque conoces sus cargas y las
valoras. Creo que eso es justo lo que Eiji hizo con Ash, él realmente ‘vio’ a
Aslan. Nunca aparto la mirada de quien estaba frente a él.

Sus letras en la carta y las palabras que compartió con Ibe, todo gritaba que amo a Aslan sin reserva. Desde el momento en que lo conoció, nunca le temió, porque lo ‘veía’. Sabía que estaba herido y necesitaba protección. Nunca supo cómo darle esa protección, a pesar de que su calidez siempre cobijo a Ash. Cuando pelearon y lo busco en la biblioteca, lo ‘vio’ nuevamente. Entendió su soledad y su lucha contra el destino, ahí tomo su decisión. No importa que, aun si solo es él, siempre creería en Ash. Todo el tiempo, en toda ocasión, Ei-chan siempre ‘vio’ a Ash. Dicen que el amor verdadero no es asunto de cuerpos, sino de almas. Ahora lo creo, lo que ambos compartieron fue una conexión de almas. La letra no miente, “No estás solo. Estoy a tu lado. Mi alma está siempre contigo”.

Sonrisa de paz

Heme aquí, hablando de lo más doloroso y controversial de este anime: la muerte de Ash. Si, lamento romper los corazones de varios, pero Ash está muerto. Al menos ese es el final que Yoshida-sensei (mangaka de Banana Fish) quiso dar. Y debo decir que yo lo respeto, no porque me agrade, obviamente no, sino porque lo encuentro adecuado. La muerte de Ash no es un corte a la yugular para los amantes de las segundas oportunidades, ni para aquellos amantes de romper las cadenas del destino. Durante toda la serie Ash siempre estuvo en búsqueda de una sola cosa: su libertad. Ojo aquí, SU libertad. No queramos dibujar nuestros ideales en alguien más. Viajar a Japón para tener una vida hogareña, nunca fue la idea de libertad de Ash. Era una idea hermosa y antojable, desde luego. Pero solo era un sueño, un ideal.

No lo voy a negar, en un punto Ash lo considero seriamente, pero las circunstancias lo hicieron despertar de su sueño. No importa a donde corra, siempre habrá alguien detrás de él. Su despertador, su verdugo, Lao; su ataque le hizo comprender que esa vida de paz que Eiji le ofrecía nunca sería una realidad. Aún existen demasiados enemigos, demasiados obstáculos que esquivar. Ya ha aprendido, por la mala, que no puede proteger siempre a sus seres queridos, a Eiji. La mejor manera es no estar con ellos, no físicamente al menos. Ahí está su respuesta: “Mi alma esta siempre contigo”, pues la suya también. Más literal que Eiji, Ash se entrega a la muerte para así tener su libertad. Eligió proteger a quienes amo, pero quedándose siempre con ellos. Yoshida-sensei es maquiavélica, realmente se aseguró de que Ash y Eiji se pertenecieran por siempre.

El guardián entre el centeno

The Catcher in the Rye es una novela escrita por J. D. Salinger; volvemos al inicio. Creo, torpemente, que esta es una historia que todos hemos leído, escuchado o vivido. Es la historia de Holden Caulfield, un adolescente que mira y juzga lo que le rodea de una manera ácida, a veces tierna, pero siempre original. En esta obra, Salinger escribió sobre la adolescencia, la rebeldía, la lucha por hallar nuestro lugar el mundo y el miedo a crecer, miedo y deseo. La crítica de Holden a los adultos hipócritas, falsos e imbéciles se equilibra con su aprecio hacia los niños, su inocencia, espontaneidad y generosidad. Por eso, lo que de verdad le gustaría es estar al borde del precipicio, al final del campo de centeno, para vigilar que los niños no caigan por él. Evitar que se hagan mayores. Pero eso es imposible, de ahí la crisis de Holden.

Tiene todo para relacionarse con Banana Fish. Quiero ver la serie entera englobada en este título, más que solo el episodio. Ambas son historias con fieles seguidores y retractores. Son historias para todos y para unos cuantos. Siempre al vilo de la frontera. Pero quizá aquello que me hace pensar en ambas como obras de culto, es la vigencia de la historia. “El guardián entre el centeno” es una novela de 1951, Banana Fish inicio como un manga publicado en 1985, la animación es de este año 2018. Diferentes décadas, el mismo impacto al contemplar las obras. Pero no es lo único que las mantiene vigentes, remóntense a mis reseñas pasadas, en cada una me referí a novelas distintas, todas de años distintos. El impacto se conservó incluso en esa fluctuación de tiempo y obra. Pasaran los años y siempre recordaremos a Holden, y confió en que también a Ash.

Al final, ¿Qué nos dejó Banana Fish?

Con el final de la serie me siento más preparada para externar una opinión general. Evidentemente la serie me ha enamorado, llevo llorando con ella durante medio año. En este punto puedo asegurar que nada en esta opinión es objetivo, estoy demasiado sumergida en la historia para eso. Aunque, personalmente creo que eso ya habla mucho de este anime. Porque es una historia que toca fibras tan sensibles, que es difícil permanecer indiferente. Me enamore de la historia, de sus personajes, de su soundtrack y de su animación. Es difícil para mí pensar en una mala crítica para una historia que caló hondo en mí ser. Banana Fish es una historia que nunca quise ver, pero que tenía que ver. Quizá no es la historia para todos, pero lo fue para mí. Si vivimos en tiempos, este era el suyo. Así tenía que ser, y fue.

Lo dicho, tengo demasiado favoritismo acumulado como para ser objetiva. Sin embargo lo intentare. ¿Qué nos dejó Banana Fish? Nos dejó una historia tan cruda como real, un desarrollo de personajes imponente y un fandom al borde del suicidio. Vamos a ver, la historia puede llegar a carecer de algunas cosas, imposible no notar el giro argumental radical a la mitad, pero no por ello deja de ser buena. Es cruda y es real, no porque haya pasado, sino porque es sencillo transpolar las cosas a nuestra realidad inmediata.

Lo mejor de este anime es el desarrollo de personajes, Ash y Eiji son los protagonistas indiscutibles, pero saben usar y explotar al resto del elenco. La banda sonora es magistral, cada canción se adapta a la escena cual guante. Ni que decir de los openings y endings, sublimes. La animación es muy buena, MAPPA sabe lo que hace, pero ciertamente tiene sus detalles. Nada que el blu-ray no pueda arreglar.

My Soulmate

Hay una cosa que hizo de Banana Fish algo aún más grande de lo que ya era, eso fue la relación de Eiji y Ash. No se confundan y tilden de fujoshis o fundanshis a quienes apoyan a este par. Aquello que hay entre Ash y Eiji es algo más. Más que amistad, más que amor. Se trata de algo especial, algo enteramente puro, y para dicha y desdicha de muchos, es algo asexual. Ciertamente lo que sienten el uno por el otro es amor, AMOR, no deseo. Idílicamente podríamos decir que ambos son almas gemelas. Destinados a encontrarse, mas no ha estar juntos. Sinceramente yo no tengo palabras para describir un alma gemela, pero Elizabeth Gilbert sí:

La gente cree que un alma gemela es una persona con la que encajas perfectamente, que es lo que quiere todo el mundo. Pero un alma gemela auténtica es un espejo, es la persona que te saca todo lo reprimido, que te hace volver la mirada hacia dentro para que puedas mejorar tu vida. Un alma gemela es, seguramente, la persona más importante que vas a conocer en tu vida, porque te tira abajo todos los muros, te hace florecer desde la raíz a las puntas y te despierta la sensibilidad.

No puedo evitar sonreír al ver lo perfectamente bien que encaja la descripción. Es increíble lo que este par es capaz de transmitir. Lo digo porque no solo me encantaron con su historia de amor, sino que también me destruyeron con ella. Sus almas resonaban en la misma frecuencia, era algo tan intenso que el destino decidió que no podrían estar unidos. Ambos se separaron pero antes se aseguraron de conectar sus almas: “Sé que nos volveremos a encontrar, no importa lo lejos que estemos.”

Comentario final

¿En serio llego alguien hasta aquí? Increíblemente aún hay mucho que quisiera decir sobre este anime, sobre esta historia, sobre este amor. Me tome mi tiempo para escribir, no porque no supiera que decir, sino porque no sabía cómo expresarlo. Aun ahora estoy insegura, ¿realmente he dicho todo lo que quería decirles? Casi 4000 palabras y aun siento que no he vertido todo lo que deseaba transmitirles. No hable de Jessica y Max o de Sergei y su fino gusto literario o sus desventuras con Sing, por ejemplo. Este es el adiós, tras medio año de suspiros, risas y llanto, nos despedimos de Banana Fish. Aquí lo único que me resta es otorgar mi nota personal. Que momento más tenso. ¿Saben que nunca le he otorgado un 100 a algún anime? Me duele admitirlo pero no es la excepción. Banana Fish acaba con un 97/100 en mi puntuación personal.

¿Bromeas, punk? ¿Llevas casi 4000 palabras alabando el anime para que no le des el 100? Ya sé, soy rara. Pero es justificable mi elección. Banana Fish es un anime increíble, me atrevo a ponerlo como mi nuevo número uno. Sin embargo tiene carencias, sería una necia si las ignorara y me quedara solo con lo bueno. Y bueno, acá entre nos, le habría dado el 100 si hubiesen animado ‘Garden of Light’. Eso seguro me habría roto el corazón pero significaría cerrar un ciclo.

No diré más, aquí, les invito a que me digan ustedes: ¿Qué les ha parecido este anime? ¿Qué puntuación le dieron ustedes? ¿En su opinión, Eiji y Ash merecían ese final? Los invito a leer ‘Garden of Light’ y a debatir conmigo ¿Qué paso con Eiji?

Banana Fish バナナフィッシュ – Capítulo Final — Kudasai

Banana Fish バナナフィッシュ – Capítulo 23 — Kudasai

Banana Fish バナナフィッシュ – Capítulo 23 — Kudasai

Noticias anime

lightbulb_outline ¡Advertencia! Esta reseña sobre Banana Fish capítulo veintitrés contiene spoilers. Si aún no has visto el capítulo, te recomiendo que vayas a checarlo y después regreses a leer la reseña.

#23 For Whom the Bell Tolls

La ambulancia llega para llevarse a Eiji, Ash no quiere dejarle pero Blanca llega para detenerlo. Después de atender su herida y hacerlo entender, se retira, pero antes confirmándole a Sing la participación de Yut Lung en el atentado. Sing toma una decisión sobre lo que hará tras lo acontecido, para ello le pide a Lao que no interfiera. El joven líder le pide a Ash continuar cooperando, por lo menos hasta rescatar a sus hombres, después de ello pide un enfrentamiento entre ambos. Pese a la ira y posterior destierro de Lao, Ash acepta. La ausencia de Eiji sigue siendo muy dolorosa para el rubio. Por su parte, Blanca regresa a casa de Yut Lung, quien se encuentra bebiendo cuando llega. Este le cuenta los detalles detrás de su nacimiento y los motivos de su odio. Antes de separarse, Blanca intenta hacerle ver la diferencia entre él y Ash.

Blanca se une al equipo de Ash, pero antes de llevarlo al sitio del rescate hacen una parada en el hospital. Ash ve a Eiji, quizá por última vez, pero su encuentro debe ser interrumpido. Aslan aún es un criminal buscado y debe huir antes de que la policía aparezca. La misión de rescate debe continuar, el plan de Ash ya está en marcha. Sin embargo, también el del coronel Foxx está avanzando. Usando a Dino como escudo, Aslan entra al instituto de salud mental, pero nunca espero que Foxx le dispararía a Dino sin contemplación.

“¡Él no existe para tu salvación!”

Esta primera escena es una que tenía que tocar. Las emociones están a flor de piel, Eiji ha sido herido y Ash lo único que desea es ir tras él. Sin embargo hay más de una razón por la que eso sería una pésima idea. Estando las cosas como están, no hay manera de darse el lujo de perder a Ash. Porque de haber ido tras Eiji, es seguro que tendría muchas respuestas que dar a la policía. Por fortuna, Blanca aparece para calmar la situación. Tristemente, Ash esta tan alterado que solo un par de golpes de realidad podrían hacerlo volver a sus cabales. Obviamente a nadie le agrada escuchar una verdad, sobre todo cuando has puesto todo de tu parte para ignorarla. La explosión de Ash a las palabras de Blanca, fue la cosa más natural. Pero también era evidente que entendió perfectamente que él tenía razón.

Aun ahora resuenan profundamente estas palabras en mí: “¡Él no existe para tu salvación!”. La verdad me pregunto ¿qué tanta verdad hay en estas palabras? Después de todo, y no me dejaran mentir, la existencia de Eiji de hecho si ha salvado en muchos sentidos a Ash. Quizá la verdadera fuerza detrás de esas palabras es por los actos egoístas que Ash ha hecho. ¿Pero puede alguien realmente culparlo por querer conservar a su lado al único que le da sentido a su vida? Ciertamente fue ingenuo pensar que podría protegerlo siempre y cuando estuviera a su lado.Había tanto que estaban deseando ignorar, pero no por ello desapareció el problema. Mientras Eiji este a su lado, también será un cómplice y un prófugo. La vida de la que tanto desea escapar, sería una cadena que ya no solo lo ate a él, sino que a Eiji también.

“Ojalá nunca me hubiera convertido en un jefe”

Los chinos se han colgado el letrero de traidores, algo que Sing sabe perfectamente. Nunca quiso que las cosas acabaran así, pero la situación siempre le sobrepaso. Entre los planes de Yut Lung y las maquinaciones de sus colegas, Sing siempre estuvo fuera de toda la acción. Pero nada de eso importa, él es el líder y tiene que tomar responsabilidad por sus hombres. Ese es el peso con el que deben cargar los jefes. Todo esto parece tan obvio y se da por hecho, ¿pero no creen que es bastante injusto? El caso de Sing, él es apenas un niño y sin importar eso tuvo que tomar responsabilidad de un grupo. Fue un cargo que nunca pidió pero que se le encomendó. Tratar con otros líderes parece recordarle constantemente lo inmaduro que aún es. Pero pese a todo, aún debe mantener la frente en alto,sigue siendo un jefe.

Tomar la responsabilidad por las acciones de otro es una carga demasiado pesada. Es difícil el solo pensar que esa carga esta sobre los hombros de un niño de tan solo 15 años. Un niño que, dando patadas de ahogado, ha tenido que hacerse respetar y mostrarse como un líder a seguir. Y no me malentiendan, Sing es realmente un líder al cual yo seguiría. El detalle es, que él mismo desearía que las cosas fueran distintas. En Ash encontró su piedra de toque, aprendió y memorizo sus propias fallas. Al mismo tiempo, se dio cuenta de lo impresionante que era Shorter. No solo por ser el jefe de Chinatown, sino también por poder pararse a lado de Ash como un igual. Estas cosas, no hacen más que poner en evidencia su inexperiencia y su anhelo porque todo fuera diferente. Más que un jefe, quería ser un amigo.

Dios, por favor, no me lo quites…

Tras la “platica” con Blanca, Ash está más consiente sobre su posición. No importa cuánto desee y anhele la compañía de Eiji, no puede arrastrarlo con él. Necesita concentrarse en salvar a los rehenes o de otra forma quien sabe que haría. Pero dejar de pensar en Eiji y su bienestar no es asunto sencillo. Es extremadamente doloroso incluso escuchar su nombre. Esta escena es particularmente atrapante. Ash nuevamente está encerrado en sí mismo, solo deja salir su auto desprecio frente a Cain. Pero apenas se va, Ash se entrega al dolor. No soporta la idea de imaginar que Eiji ya no estará más. Sabe que no puede hacer nada por él, así que eleva una plegaria al único que podría ayudarle: Dios. Pero no es cualquier plegaria, se trata de una plegaria de corazón. Si Eiji está a salvo, él está dispuesto a dar su vida a cambio.

A penas unos segundos antes, Ash estaba en medio de un duro auto desprecio, sin embargo con el corazón deseo por el bienestar de su amigo. ¿Cómo puede alguien que ama tan puramente creer que es un monstruo? No los voy a engañar, ni a mí misma, Ash es un asesino. Hay demasiada sangre en sus manos y eso es algo que no podrá limpiar. Su mente prodigiosa y sus increíbles habilidades, hacen de este rubio toda una máquina para matar. Pero ¿saben? Ash no es ninguna máquina, es un ser humano, con todo lo que eso conlleva. Comete errores y sabe amar. Ama intensamente, dispuesto a entregar su vida a cambio de su ser amado. Ash es pasional, y por ello no puede evitar sentir más que otros. El monstruo que vive dentro de él, no es otro que la culpa, la vergüenza y el odio a sí mismo.

El monstruo en quien me convirtieron

Siempre que hablo de Yut Lung de alguna manera hablo de Eiji, posiblemente esta no sea la excepción. Les tengo una pregunta: ¿un pasado tormentoso puede justificar una vida de odio y sed de venganza? Es una pregunta de difícil solución, porque realmente no hay respuesta correcta. Quizá antes han escuchado esta frase: “nadie escarmienta encabeza ajena”. Yo diría además: “nadie experimenta las cosas de la misma manera”. El menor de los Lee tuvo la desgracia de nacer en una familia poderosa y maliciosa. Con tan solo seis años de edad su infancia le fue arrebatada y destruida. Obligado a presenciar como violaron y asesinaron a su madre, este pequeño no pudo más que crecer lleno de odio. Con una impresionante sed de venganza burbujeando siempre en su ser. ¿Puede alguien culparlo por desear la destrucción de las escorias que acabaron con la vida de quien más amaba?

No tengo una respuesta a mis propias interrogantes, pues la situación juega mucho con mi propia moral. Lo que si tengo es una opinión, la cual me hice en base a la historia de Blanca y su esposa, y la posterior reflexión que este hace incluyendo a Ash. No importa vivir o no por venganza, si la llevas a cabo o no, es irrelevante. El vacío dentro de ti no se llenara solo con eso. Simplemente te hundirá y revolcara aún más en tu propia miseria. Eso es lo que a Yut Lung le paso. Por eso Ash significo una nueva obsesión para él, porque teniendo un igual la soledad podría desaparecer. Pero Ash y Yut Lung no son iguales, solo uno de ellos siempre busco la salvación y la hallo en el amor. “Ash sabe cómo amar, eligió amar y morir en lugar de odiar y gobernar”.

“Esta podría ser la últimavez que se verán”

Yo no estoy llorando, tú estas llorando. Esta escena, consiguió lo que ninguna otra había hecho antes. Me hizo pausar el anime, llorar desconsoladamente y regresar a verla, sin dejar de llorar. Sé que sueno muy dramática, pero de verdad se quedó un pedazo de mi corazón ahí. Todo en la secuencia me hizo doblarme de dolor. Iniciando por el llanto de Ash ante la inminente despedida. Seguido de la desesperación de Ei-chan por despertarse, hablar y, de algún modo, detener a Ash. Pero lo que me pudo, fue ver que estuvieron tan cerca y no pudieron ni siquiera tocarse. Las circunstancias urgían que Ash huyera, Eiji lo entendió y lo despidió, aunque era lo último que quería. El doloroso llanto de ambos al separarse vivirá por siempre en mi corazón. Al igual que la súplica de Eiji para que no persigan a Ash.

Sinceramente esta escena es la que más dolor me ha causado y me duele no poder expresar su belleza por completo. Porque todo es un tejido fino y delicado que arrulla a las emociones. Leí algunos tristes comentarios que decían que esperaban un beso para esta escena ¿es enserio? Es precisamente el hecho de que no pudieron tocarse lo que hace de esta escena una despedida sublime. Te hace sentir el anhelo, la desesperación e incluso la frustración de sus deseos. Al mismo tiempo deja en claro una cosa, la preocupación mutua es tan profunda que puede aceptar la separación. Ninguno quería decir “sayonara”, querían correr a los brazos del otro, y aun así se separaron pensando en lo mejor para el otro. El dolor de la separación los llevo a las lágrimas, pero no vacilaron su decisión. Aun cuando esta podría ser la última vez que se verán.

Por quién doblan las campanas

For Whom the Bell Tolls es una novela escrita por Ernest Hemingway. El título de esta novela viene de la Meditación XVII del libro Devociones de John Donne. “La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad, por eso nunca preguntes por quién doblan las campanas: doblan por ti.” La novela de Hemingway se desarrolla en España, durante la guerra civil española. El personaje principales Robert Jordan, un profesor de español que lucha como especialista en explosivos en el lado republicano. A este se le encarga la destrucción de un puente, vital para evitar la contraofensiva del bando sublevado durante la Ofensiva de Segovia. Al llegar al sitio, Jordan conoce a Pablo, jefe de la banda que le ayudara a volar el puente, y a su mujer Pilar. También conocerá a María, de quien se enamora. Jordan llega a descubrir el amor y la importancia de la vida. Pero también entiende que seguramente morirá y no podrá ir a Madrid con María como él quería.

Solo con el “resumen” de la historia creo que es evidente el porqué del título de este episodio. Y es que es completamente inevitable pensar en Ash y Eiji, al escuchar la historia de Jordan y María. Porque, Ash al igual que Jordan, llego a conocer el amor y la importancia de la vida, de su vida, solo para recordar el peligro de muerte que esta al constante acecho. Sumado a ello tenemos su propio destino al cual no podrán ir: Japón. Los dejo con una cita: “No te engañes acerca del amor que sientas por alguien. Lo que ocurre es que las más de las gentes no tienen la suerte de encontrarlo…Habrá siempre gentes que digan que eso no existe, porque no han podido conseguirlo. Pero yo te digo que existe y que has tenido suerte, aunque mueras mañana”.

Comentario final

Estoy hundida en un mar de emociones, este ha sido el penúltimo episodio. Solo habrá uno más, y después nada. Puedo decir que la emoción me invade y al mismo tiempo la melancolía. Banana Fish ha demostrado ser un anime que sabe superarse a cada episodio y eso me tiene enamorada. Lo que venga para el final es algo que estoy anticipando. Pero por ahora, seguiré levantando mi corazón ya que este capítulo se encargó de tirarlo al suelo y hacerlo pedazos. Aunque aún con todo lo sentimental que me puse,debo decir que el final del capítulo me dejo un hype tremendo. El coronel Foxx no decepciona y ahora nos ha demostrado que puede ser más traicionero que Judas. Ahora que sabe acerca de la droga y los tratos con el gobierno, podemos esperar que sea un enemigo final formidable. Se merece el crédito de acabar con papa Dino. Aunque hubiese preferido que Ash lo hiciera, no es lo que esperaba pero estoy satisfecha.

Las cosas que podría decir, ya las dije, lo que me falto por decir, vivirá en mi cabeza muriendo por hallar como salir. Esto ya se hizo muy extenso y hay que ir cerrando. Pero como de costumbre les pregunto ¿Qué les ha parecido el capítulo? ¿Tienen su galón de cloro preparado para el final? ¿Puede Ei-chan ser menos hermoso y angelical? La respuesta a la última pregunta es NO.

Banana Fish バナナフィッシュ – Capítulo 23 — Kudasai

Banana Fish – Capítulo 22 — Kudasai

Banana Fish – Capítulo 22 — Kudasai

Noticias anime

lightbulb_outline ¡Advertencia! Esta reseña sobre Banana Fish capítulo veintidós contiene spoilers. Si aún no has visto el capítulo, te recomiendo que vayas a checarlo y después regreses a leer la reseña.

#22 As I Lay Dying

Siguiendo las órdenes del coronel Foxx, Ash no tiene más remedio que observar cómo se llevan a sus compañeros. Foxx se toma su tiempo para “persuadir” a Ash de pasarse a su bando. Cuando la oportunidad llega, Ash inicia su escape, Eiji, Sing, Jessica y Cain, lo respaldan desde afuera del edificio. Una vez reunidos todos, comienzan a ingeniar un plan para rescatar a los que se llevaron. Yut Lung comienza a revelar la naturaleza de sus planes. Por su parte Max debe soportar el interrogatorio de Foxx. Pero Ash y compañía no pierden el tiempo y resguardan su carta de triunfo. Los escorpiones de Yut Lung dan inicio a su movimiento, aunque esto le cuesta la compañía de Blanca. Ash le pide a Eiji que tome distancia de lo que está por pasar, él acepta pero a cambio quiere que este regrese a Japón junto a él.

Ash acepta y para ello le pide que le enseñe japonés. Mientras estudian, los hombres de Yut Lung aparecen y disparan a Eiji. La furia se apodera de Ash y asesina a los responsables. Ash vuelve solo para presenciar como Eiji pierde la conciencia.

Cazando al lince de New York

Una vez más ha quedado demostrado que todo aquel que va tras el lince de New York no posee escrúpulos. El coronel Foxx queda asentado como uno de los personajes más despreciables de esta serie, para mí al menos. Pero dejando un poco de lado mí odio, si es que es posible, he de confesar que me pareció un personaje bastante perspicaz. En una serie donde la mayoría de sus personajes, por no decir todos, son “avispados”, parecería que uno más no podría destacar sobre el resto. Sin embargo, Foxx lo consigue. ¿Saben de qué manera? A través de la crueldad. Porque el coronel no es un perspicaz noble, es uno cruel. Sabe apuntar hacia las debilidades y aprovecharlas. Entiende sobremanera la naturaleza de sus adversarios, y hasta de sus aliados. Por esa razón supo cómo lastimaría más a Ash, no era con golpes o tortura, sino con una violación.

Este despreciable sujeto pudo ver a través del trauma de Ash, por ser un juguete sexual de Golzine, y lo uso. Pero aun con todo, el espíritu de nuestro rubio no se quebró. Siguió peleando y resistiéndose, eso es algo digno de admirar. Al final la analogía de Foxx no es tan descabellada: “Eres como un leopardo. Un demonio salvaje de los bosques al que más temen los habitantes de la jungla. Pero es elegante y hermoso.” Tal y como la analogía retrata, Ash demostró ser todo, menos manso, no es Foxx  ante quien se va a doblegar. Por muy ruin que haya sido la estrategia del coronel, al final solo demostró, que como muchos antes de él, ha subestimado a Ash. De otra manera nunca le habría dado la oportunidad de escapar. Ahora a este coronel solo le queda seguir hurgando en los planes de Golzine por su cuenta.

El mayor consuelo

Tengo mucho y poco que decir acerca de esta escena, el título ya les anuncia de cual hablo: el abrazo de Eiji a Ash. Sinceramente para mi esta fue una de las escenas más conmovedoras de todo el anime. Las razones son simples, es una escena fuerte pero al mismo tiempo sumamente sencilla. No pronuncia ni una sola palabra pero transmite todo. Realmente no hay desperdicio en esa toma. Ash está mal, acaba de pasar por una experiencia que reaviva sus traumas. ¿Qué hace Eiji? Lo único que Lynx necesitaba en ese momento, lo tomo en sus brazos sin pronunciar palabra. Porque no había necesidad de eso, todo estaba claro. Decir cualquier cosa estaba de más, ese silencio que acompaña al abrazo es lo que hace de MAPPA una gran casa productora. Supo conservar el sentimiento, sin la necesidad de forzarlo con sountracks o cualquier línea innecesaria.

Es muy posible que otra de las razones por las que tanto me gusto esta escena, es porque retrata muy bien la personalidad de Eiji. Porque él es una persona sumamente comprensiva y empática. Era obvio que no haría nada que abriera la herida de Ash. Preguntar o consolar con palabras, son cosas que Ei-chan nunca haría. En cambio, acompañar en silencio, eso es algo que encaja perfectamente con su persona. Incluso el acto de tomarlo en sus brazos encaja a la perfección con su personalidad. Porque esa es su forma de transmitir su preocupación, su apoyo, su calor y su ternura. Creo que esta escena se volvió aún mejor tras ver la plática de Ash con Jessica. Superar, e incluso hablar, de una violación no es cosa fácil. Pero para Aslan siempre ha sido un asunto de sobrevivencia, no podía dejarse caer.

Los que tienen el poder

Ser jefe de pandilla no es asunto sencillo, eso lo tiene claro todo aquel que ha sentido ese peso sobre sus hombros. Sing, es apenas dos años más joven que Ash y ya hay demasiadas expectativas puestas sobre él. No importa cuánto quiera llenarlas, parece cada vez más difícil hacerlo. No porque sea débil, al contrario ha demostrado mucha fortaleza, es más bien un problema con su propia confianza. ¿Pero quién podría culparlo? Desde que se convirtió en líder de los chinos ha estado bajo la sombra de Shorter, y seamos sinceros es una posición muy difícil de llenar. Pero sus conflictos no acaban ahí, pues él mismo se ha estado comparando con Ash, sin resultados favorables para él. Pero todo esto no importaría tanto si no existieran aquellos que tienen sus expectativas puestas en él. Tenemos a Lao, cuyo mayor deseo es que Sing no se doblegue ante nadie.

No puedo negar que el sentimiento de Lao es muy loable, solo quiere lo mejor para su hermano. Sin embargo, no por ello deja de ser un razonamiento egoísta. Me parece que nunca se ha detenido a pensar si sus deseos se corresponden con los de Sing. Bueno, no nos vayamos tan lejos, al menos detenerse a pensar si sus acciones las aprobaría el joven líder. Confabular con el menor de los Lee, definitivamente no es una acción que Sing respaldaría. Por tantas y más razones, ser líder es complicado, tanto, que renunciar al cargo se antoja bastante. “– ¿Alguna vez te has arrepentido de ser un jefe? – Todo este tiempo.” Ser jefe es un cargo que todos desean, pero muy pocos pueden con el poder. Lo que viene después, podría ser solo un camino de arrepentimientos, pero no es como si hubiese habido otra opción en primer lugar.

El deseo de Yut Lung

Quizá sería más apropiado decir “los delirios de Yut Lung”, pues a primera vista pareciera que cada vez está más delirante. No puedo culpar a nadie si es que lo llega a ver de ese modo. Sin embargo, a mi vista lo que Yut Lung hace es, en efecto, a razón de sus deseos. Unos deseos tan obsesivos y egoístas como solamente él podría imaginarlos. Para Youssis el motivo de su vida siempre fue la venganza. Acabar con los Lee y así vengar la muerte de su madre, eso era lo único en su mente. Pero el destino y las causalidades lo llevaron por otro rumbo, ahí se topó con Ash Lynx. En este, encontró a un igual, o por lo menos así lo visualizo. Lo cierto es que Yut Lung nunca se preocupó por saber del verdadero Ash Lynx, solo le importo lo que supo de su pasado.

Youssis idealizo en su mente la imagen que quiso ver de Ash y en base a ella se reflejó en él. “¿Por qué odias tanto a Okumura Eiji?” La mejor pregunta que Blanca podría hacerle. La respuesta no tiene impacto, pues es lo que he tratado de desarrollar siempre que hablo de Yut Lung y Eiji. Se trata de un sentimiento de repulsión, Youssis no puede lidiar con lo que sea que Eiji haya hecho por Ash. Pues esto a sus ojos ha sido algo equiparable a una traición, Ash no puede alcanzar la libertad ni la paz, no si él no puede hacerlo. No es justo que el rubio alcance la felicidad, mientras que él está condenado al abismo. No hay manera en que pueda perdonar a Eiji por brindarle la paz al único monstruo que podría haberlo entendido.

“Sa-yo-na-ra”

No quería, no quiero, escribir sobre esta escena. Es difícil, es duro y sumamente complicado expresar todo lo que esta escena me dejo. Empezando por la petición de Eiji y el cómo acabo todo aquello, debo decir que este anime siempre encuentra la forma de acabar con mi estabilidad emocional. Desde el momento en que Eiji repitió su petición de que Ash lo acompañe a Japón, algo me decía que todo acabaría mal. Pero eso no le resta emoción a esta petición, casi suplica de Ei-chan. Por primera vez le vimos expresar abiertamente su deseo de querer proteger a Ash. No sabe cómo cuidarlo, lo único que se le ocurre es sacarlo de ahí. Si se lo lleva con él, lejos de New York, quizá esos fantasmas del pasado nunca los alcancen. Un pensamiento algo simplista y muy inocente, pero extremadamente encantador. Ante esto Ash no puede más que aceptar.

Por un momento lo imaginaron, fue real en sus mentes. Tuvieron su momento de paz en el que Eiji le enseño algo de japonés. Al enseñarle los saludos básicos no podían saltarse las despedidas. “Sa-yo-na-ra”, eso fue lo último que Ash le dijo a Eiji antes de que este recibiera un disparo en su lugar. Esa no era la intención, pero estas se volvieron unas verdaderas, y muy crueles, palabras de despedida. Lo que se siguió de esto fue aturdidor. La furia que despertaron en Lynx no fue pequeña. Como un implacable demonio, persiguió y asesino a los perpetradores del ataque. Nadie pudo, ni podía, meterse en su camino. Pero una vez completado el castigo, solo quedo el dolor. Regresar para comprobar que Eiji seguía ahí, herido y tendido en el suelo, únicamente preocupándose porque Ash estuviera bien. Los gritos de Ash, llamando a Eiji aún resuenan en mi cabeza.

Mientras agonizo

As I Lay Daying es una novela escrita por William Faulkner. Según las propias palabras del autor, esta novela fue culminada en “seis frenéticas semanas”. La historia está contada en voz de 15 diferentes narradores a través de 59 capítulos. La historia va de la muerte de Addie Bundren, esposa de un humilde granjero de Misisipi, y la búsqueda de la familia, noble o egoísta, que quiere honrar su deseo de ser enterrada con “su gente” en el pueblo New Hope de Jefferson. En el viaje, el niño favorito de Addie, Jewel, salva el cuerpo de su madre de una inundación y de las llamas. Además, se van revelando los pensamientos de cada uno de los Bundrens, incluyendo la inminente locura de Darl. Esta es una novela que muestra a un grupo de personas sometidas a catástrofes naturales universales con una motivación simple que les da dirección a su desarrollo.

Dejando de lado que el solo título ya nos deja con una idea muy clara de lo deprimente que es este episodio. Me gusta imaginar que el título corresponde a esta novela por su representación del destino. El mundo no es un lugar idílico, sino por el contrario, es una vía de obstáculos que terminará por acabar con el hombre, mientras este camina esperanzado o empecinado hacia su propio destino, sin sospechar que en él acecha también su fin. Parece que entre más se empeñe uno es hacer planes, la vida más ganas tiene de ponerte el pie. Justo como lo vemos con el final de este capítulo de Banana Fish.

Comentario final

Ha sido todo un reto personal escribir esta reseña, primero por la depresión que me dejo el capítulo y después por no repetirla mientras escribía. Este capítulo será recordado como uno de los más trágicos, sobre todo para aquellos que amamos a Eiji. Verlo recibir un disparo, en ningún universo posible, es sencillo o fácil de digerir. La adrenalina que se apodero de Ash mientras seguía al perpetrador que escapo se sintió casi personal, en mi caso. Ver a Ash convertido en un demonio por Eiji fue algo que todos sabíamos ocurriría tarde o temprano. Pero al final, adrenalina es adrenalina, esta se agota. El bajón de tensión se sintió a través de la pantalla, la debilidad y la impotencia de Ash fue palpable. Pero lo mejor de todo fue comprobar que Eiji es lo más puro que hay sobre esta tierra. Sin importar su herida, él solo pensaba en lo aliviado que estaba porque nada le haya ocurrido a Ash.

Me deje ir con esto, pero deben entender que esta escena me calo hondo a un nivel muy personal. En fin, esto ya debe quedarse así, el siguiente es el penúltimo episodio, el final es inminente. Pero ¿Qué tal les ha parecido este episodio a ustedes? ¿Soy la única que quiso recibir esa bala en lugar de My Sunshine? ¿Cuántos más MAPPA, cuantos más?

Banana Fish – Capítulo 22 — Kudasai

Banana Fish バナナフィッシュ – Capítulo 21 — Kudasai

Banana Fish バナナフィッシュ – Capítulo 21 — Kudasai

Noticias anime

lightbulb_outline ¡Advertencia! Esta reseña sobre Banana Fish capítulo veintiuno contiene spoilers. Si aún no has visto el capítulo, te recomiendo que vayas a checarlo y después regreses a leer la reseña.

#21 The Undefeated

Ash despierta para comprobar que se encuentra en uno de los escondites de Cain. Mientras habla con Eiji en el tejado, Sing aparece en malas condiciones. Insiste en rescatar a sus compañeros, pero Lynx lo detiene y promete que le ayudara. Los chinos están en manos de Yut Lung, quien ya comenzó a mover los hilos para sus planes. El rescate a los chinos se completa pero sospechas nacen en Ash. Al volver al viejo apartamento se reencuentra con Max, quien le pide ayuda con un trabajo. Esto lleva al rubio a reencontrarse con Frog, el tipo que juntaba a los niños para Papa Dino. Los hombres de Cain comienzan a caer, esto alerta a Ash y descubre que están siendo presas de una caería. Forma un plan para que logren escapar pero este falla y Ash no tiene más remedio que entregarse.

El escorpión ya está en el jardín

Ya el episodio anterior nos dio la pista para intuir que pronto tendríamos más problemas para nuestros protagonistas. La pista fue correcta y por cortesía de Yut Lung, ya se comienza a vislumbrar la traición de los chinos. Algo que podíamos inferir sin mucho esfuerzo, siendo sinceros. No debemos olvidar, ni siquiera por un segundo, que el grupo chino está bajo la pretensión de que Ash asesino a Shorter. El único que conoce la historia detrás de lo acontecido es Sing. Era algo evidente que las lealtades no tardarían en ponerse a prueba. Sobre todo teniendo en cuenta que al reinar la ignorancia es más sencillo manipular a las personas. Esto es justo lo que hace al plan de Yut Lung algo viable e incluso brillante, agregaría yo. No hace falta mucho poder de convencimiento para incentivar la venganza, sobre todo cuando la otra parte cree que es lo correcto.

Nuevamente Yut Lung se dejó ver como la víbora que es. Esparciendo su veneno, realmente consiguió arrojar un escorpión al patio de juegos de Ash. El problema en su plan es el daño que acaba infringiéndose a sí mismo. Porque tal y como lo apunta Blanca, Youssis está utilizando un método que el mismo desprecio. Usar la sangre para atacar, es justo el método que más odia de los Lee. Sin  embargo fue y uso este mismo método con Lao. Las cosas le resultaron, pues Lao quiere a Sing, más que vengar a Shorter su prioridad es proteger al joven líder. Con esta jugada Yut Lung demostró que los métodos indirectos son más su fuerte que el ataque frontal. Pero también lo podemos ver más alterado, pues conscientemente está traicionando sus propios principios de rechazo a un método que tanto mal le ha hecho.

“No tienes que ser controlado por esto nunca más”

Max Lobo no deja de impresionar, y este episodio se ganó otra parte de mi corazón. Pese a haber entregado todos lo datos de Banana Fish, Max no ha quitado el dedo del renglón sobre los negocios turbios de la fundación Corsa. Y son estas investigaciones las que lo llevan a pedir la ayuda de Ash. Debido a las circunstancias, este debe reencontrase con el bastardo que Golzine empleo para reclutar a los niños. La razón para este reencuentro, no es otra que conseguir la fotos que ha guardado de como abusaron de todos los niños, incluido él. Evidentemente este no fue un reencuentro feliz, y las emociones en Ash estuvieron a flor de piel. Yo misma sentí un terrible escalofrió mientras le recordaba a Frog como habían abusado de él. Incluso el sonido de la cámara y el breve flashback me hicieron desear que realmente apretara el gatillo.

Pero la situación no podía terminar así, y por suerte Max estaba ahí para detener al lince. Lo siguiente que vemos es a Max y a Robert revisando el material obtenido. Creo que no hay ningún mundo posible en el que la pornografía infantil no sea motivo de repudio. Al final ese material se convertirá en una fuerte prueba para sus investigaciones, aun si eso significa no poder darle carpetazo a ese pasado de dolor y humillación que esos niños vivieron. Ash no dudo en pedir que solo se usaran sus fotos, a final de cuentas se supone él ya estaba muerto. Pero eso algo que Max no puede consentir, y sin importarle nada más, quema las fotos donde parece Ash. Otorgándole con esta acción una suerte de liberación. Quemar el pasado no significa que desaparecerá, pero al menos no habrá que seguir atado a el.

Seguir al corazón

No puedo negar que esta es una idea que se ha sentido muy viva a lo largo de toda la serie, pero este episodio se llevó la mejor representación. De hecho, siento que hay dos personajes que abrazan muy bien este concepto. El primero de ellos es Sing, este joven líder tiene mucho con que lidiar pero sabe seguir lo que le dicta su sentir. Así lo ha demostrado, en varios momentos lo vemos sobreponiendo su lealtad a todo. La lealtad que le debe a sus compañeros, sobre su salud. Y también la lealtad que ha desarrollado hacia Ash, la cual aún le genera conflicto por su cariño a Shorter. Aunque lo que más le pesa, es el no poder ser sincero con sus compañeros acerca de porque no puede odiar a Ash. Pero pese a todo, no duda en cumplir su promesa: proteger a Jessica y Eiji.

Jessica es el otro personaje que sabe hacer lo que su corazón le dicta. Ella es una mujer fuerte que no se deja amedrentar por nada ni nadie. Con un carácter tan fuerte, era de esperar que no sería el tipo de mujer que se sienta y espera a ser protegida. Por el contrario, ella es una mujer de acción. En cuanto supo del peligro que corría Max, fue hasta él y se negó a dejarlo. Incluso llegado el momento de separarse para seguir el plan, fue recia a hacerlo. Solo la mención de Michael la hizo entender. Pero el corazón quiere lo que quiere. La idea de que solo uno sobreviva no es para nada lo que Jessica tiene en mente. Pues sin importar las discusiones, ella ama a Max y no puede simplemente abandonarlo. Ella no obedece lógica solo sigue a su corazón, quien le pide volver.

Aquellos que volvieron del infierno

Las cosas solo pueden ir a peor cuando dos personas que no deberían existir se encuentran. Lo de Ash, no fue más que un truco para despistar; pero la muerte del Coronel Foxx tiene un trasfondo mucho más denso. Son dos personas que ante la sociedad han muerto, sin embargo aún caminan entre los vivos. Para aquellos que ignoran sus circunstancias, volverlos a ver no es más que una pesadilla. O por lo menos eso es lo que Frog reflejo en su actuar al toparse con Ash tras creerlo muerto. El caso de Foxx es un tanto diferente, pues no se levantó solo de la tumba, sino que trajo consigo su legión de muerte. Para estos mercenarios, no hay mejor armadura que la muerte, porque nadie nunca sospecha de los muertos. Este “escudo” les ha permitido muchos años de matar a placer.

Tantos años como mercenario no han sido en vano, Foxx ya ha dado muestras de ser un enemigo difícil de vencer. Tal es el caso que ya les ha ganado la primera ronda. Tomando a sus camaradas como rehenes, a Ash no le quedó más remedio que rendirse y entregarse. Realmente no es un enemigo sencillo, y se vuelve peor si regresamos solo un poco a lo acontecido. Los planes de Foxx están plagados de saña y brutalidad. La ráfaga de tiros apenas fue una probada de sus acciones. Lo que le hizo al cuerpo del hombre de Cain, eso demostró su verdadera naturaleza. Una cosa es infligir daño y otra muy distinta disfrutar hacerlo. Y bueno, Foxx pertenece a esa segunda categoría. Es el tipo de sádico que disfruta perseguir y torturar a su presa. Esa es el tipo de trampa que busco ponerle al lince de New York.

El invicto

The Undefeated es un cuento escrito por Ernest Hemingway, publicado en 1927 en la colección Men Without Women. Este cuento inicia con Manuel García, un torero que recientemente abandono el hospital y está en busca de un trabajo. Retana, un viejo promotor, lo contrata para una corrida que se llevaría a cabo la noche siguiente. Manuel busca la ayuda de un amigo para que sea su picador. Zurita, su amigo, intenta desanimar a Manuel para que no participe en la corrida, pero no lo consigue. Finalmente Manuel García continúa con la corrida, ocasionándose una lesión durante su lucha con el primer toro de la noche.

Esta vez estoy muy confundida acera de como relacionar el título con el capítulo. Tratare de hallar un paralelismo con lo que consideró es el tema principal del cuento de Hemingway. Este tema es: la tendencia de las sociedades a construir celebridades para después destruirlas. Una vez que lo pongo en palabras, parece más sencillo hallar esta conexión. Ya que pareciera que solo debo volver un apartado arriba para encontrarlo. No son precisamente “celebridades” pero si son personajes que tuvieron influencia en la sociedad, a los cuales no tuvieron reparo en matar y olvidar. Por supuesto, me refirió a Ash y al Coronel Foxx, los dos que volvieron del infierno. Aquellos que luchan, con la ironía de pelear por permanecer con vida mientras que para todo ya están muertos. Esto último se aplica más a Ash que a Foxx, él parece disfrutar del olvido de la sociedad.

Comentario final

Otro capítulo ha culminado, cada vez estamos más cerca de ver el final de esta historia. Pero no nos adelantemos a los hechos y quedémonos en lo que tenemos ahora. Este episodio ha sido un carrusel de emociones para mí. En un punto disfrutaba de los momentos de Eiji y Ash, para luego sumergirme en la miseria de ver a Ash recordar su pasado. No importa cuánto tiempo pase, el pasado de Ash siempre será doloroso de ver y difícil de digerir. Pero no es el único que avivo mis emociones, después de tanto tiempo volvió Jessica. Esta mujer es de armas tomar, tiene un corazón enorme y siempre es un goce escucharla discutir con Max.

De hecho, es el tema de las discusiones lo que me obliga a hablar de Ash y Eiji afirmando que nunca se van a casar. Sin duda una de las escenas más tiernas del capítulo. Pero para cosas tiernas también tenemos a Ash y Eiji hablando en el tejado de donde se esconden. Un momento que inicio lindo, pero me deja algo melancólica. Después de todo Ei-chan confiesa que extraña Japón, y Ash solo puede aceptar que llegara el momento que deberán separarse. La plática se desencadena por un amuleto que Eiji tiene consigo, uno que su hermana le dio antes de irse. Curiosamente el amuleto es para la fortuna en el amor ¿será que le debemos el ship a la hermanita de Eiji?

En fin, es momento de cerrar con esto, no sin antes preguntar: ¿Qué les pareció este episodio? ¿Disfrutaron del regreso de Jessica? ¿Solo yo me alegre por la muerte de Frog pese al mal que podría acarrear? ¿Qué será lo que encontraran Jessica, Eiji y Sing cuando regresen a buscar al resto?

Banana Fish バナナフィッシュ – Capítulo 21 — Kudasai

Banana Fish バナナフィッシュ – Capítulo 20 — Kudasai

Banana Fish バナナフィッシュ – Capítulo 20 — Kudasai

Noticias anime

lightbulb_outline ¡Advertencia! Esta reseña sobre Banana Fish capítulo veinte contiene spoilers. Si aún no has visto el capítulo, te recomiendo que vayas a checarlo y después regreses a leer la reseña.

#20 The Unvanquished

La fiesta de Golzine inicia y todos los planes se ponen en marcha. Con el elemento sorpresa de su parte, Eiji y el resto logran recuperar a Ash y escapar. Usando los laberintos subterráneos de Manhattan logran despistar al enemigo, sin embargo esta solo es una solución temporal, pues pronto son descubiertos y perseguidos. Para mantener a Ash a salvo, Eiji hace de carnada; pero Ash no es del tipo de esperar pacientemente. Junto a Cain inicia su propio plan para poder deshacerse de la persecución de los hombres de Yut Lung. Todo va según lo planeado, pero Eiji y su grupo son traídos como rehenes. Para cambiar el tablero, Ash toma a Yut Lung como rehén y negocia un intercambio con Blanca. El intercambio se concreta y Ash consigue escapar, el herido orgullo de Yut Lung lo hace prometer que se vengara por lo ocurrido.

El samurái japonés

No puedo, no iniciar esta reseña hablando de Eiji y su papel en este capítulo. Como dije antes, el papel de Eiji siempre fue muy pasivo. Hay muchas cosas en su cabeza, pero todo permanece dentro de él. Lo único que siempre quedo claro es que Ei-chan se preocupa por Ash y desea su bienestar. Esto no cambio para este episodio, solo que ahora entro en la acción para, él mismo, asegurar el bienestar de su amigo. Es así como Eiji tiene dos grandes momentos para brillar en su determinación de proteger a Ash. El primero es durante el atentado en la fiesta, y el segundo es durante la persecución en las cloacas. Ambos momentos están plagados de fuerza y decisión, porque Ei-chan no está pensando en sí mismo sino en su amigo. Tristemente el que haya habido poder en estos dos momentos, no implico que todo saliera bien.

Pese a que en algún punto Ash tuvo la oportunidad de enseñarle a Eiji a disparar, al momento de la verdad este acabo fallando. Cosa que, al menos para mí, era algo que tenía que ocurrir. Seamos sinceros, era mucho pedir que Ei-chan apuntara a alguien con un arma y no errara el tiro. Las razones son simples: la fuerza del tiro (quien no acostumbra a disparar puede encontrar la fuerza de salida de la bala muy excesiva) y el miedo. Quien ha crecido en un ambiente lejano a las armas y la violencia, como es el caso de Eiji, puede hallar muy paralizador sostener un arma y apuntarla contra otra persona. El que Eiji fallara el tiro, aun estando tan cerca, es bastante normal. Su segundo momento, fue cuando se usó de carnada para mantener a Ash a salvo. Este plan fallo porque, bueno, en realidad no había plan.

El joven maestro Yut Lung

Uno de los personajes más maltratados en este episodio fue Yut Lung. Y créanme que no lo digo solo por la buena cantidad de jalones de pelo que le dieron. No, no, no, también me estoy refiriendo al desequilibrio emocional al que lo han estado empujando. Sabemos que Yut Lung no es el más cuerdo dentro del anime, pero cierto “centro”, si tenía. Pero ahora eso lentamente se está yendo por el desagüe. Hay muchas cosas detrás de los torcidos planes del menor de los Lee: envidia, celos, venganza, obsesión, etc. Sin embargo últimamente, sobre todo teniendo en cuenta que los Lee están prácticamente eliminados, su mayor obsesión es con Ash. Desea hundirlo en la miseria, no por odio, si no por una especie de sentimiento de superioridad. Antes ya lo dije, Yut Lung está sumergido en la obscuridad y no tolera ver como alguien más escapa de ese sentir.

En esta ocasión el menor de los Lee dejo ver nuevos aspectos de su carácter. Por ejemplo: su, cada vez más, latente inseguridad. Hace falta un par de momentos para entender lo frágil que es Yut Lung, y me refiero a frágil emocionalmente. Al contratar a Blanca, creyó que había ganado alguien en quien podría confiar, pero sus expectativas no tardan en ser traicionadas. Youssis necesita alguien en quien apoyarse, creyó que Blanca seria ese alguien, pero resulto que este solo se preocupaba por Ash. Nuevamente su envidia hacia el rubio se elevó, y su obsesión por capturarlo también. Yut Lung no es Ash, no tiene la fuerza mental de este último y esto es algo que no escapa a los ojos de Blanca. La confrontación directa no es lo suyo, pero plantar trampas sin duda se ajusta más a su estilo. Su “escorpión”, seguro causara grandes revueltos.

“Me salvaste de nuevo, Eiji”

Ash entrego todo con tal de proteger a Eiji, lo hizo porque así lo decidió y nunca espero compensación alguna. No es de extrañar lo profundo de su sentir, cuando en medio de la fiesta escucha su voz. Más, cuando momentos antes Blanca le informa que hizo un contrato con Yut Lung. Sabemos que Youssis quiere ver muerto a Ei-chan, por tanto que este haya hecho un contrato con Blanca solo puede significar peligro para Eiji. Para fortuna del japonés, su vida no está en la mira del ruso, pero esto Ash no lo sabe. En fin, saber que Eiji está en esa fiesta, es complejo para Ash.  Y a pesar del estado en que se encuentra, no duda en seguir al grupo que acompaña al joven japonés. Breve pero muy significativo, Ash y Eiji comparten un momento a solas. Momento que se vuelve muy emotivo e íntimo entre ambos.

Ash acepta comer una lata de sopa que Ei-chan le prepara. Contrario a todo lo que ocurrió en la mansión, esta comida puede ingerirla, he incluso afirma que es lo mejor que ha probado en mucho tiempo. ¿Por qué pudo comer pese a la anorexia que ha estado padeciendo? Sencillamente porque se trata de una enfermedad mental, y al menos en ese momento, sentado con Eiji comiendo una simple lata de sopa, él se sentía verdaderamente en paz. Pero su momento no quedo solo ahí, Ash no duda en hablarle de su cobardía y de cómo nuevamente se siente salvado por él. Esta conversación en particular me parece completamente brillante. Porque en efecto, Ash se asume como cobarde porque no puede vivir en el presente, vive en constante miedo del futuro. No saber lo que vendrá asusta, y mucho. Pero es ese miedo, el que lo ha mantenido vivo.

Plan con ‘P’ de pánico

Una de las mejores escenas de este episodio fue, la trampa que Ash les tiende a los hombres de Yut Lung en el museo. Pese a lo debilitado que la droga que Golzine le administro lo tenía, Ash consigue fuerza para trazar un plan y llevarlo a cabo. Con ayuda de Cain, lleva a Youssin y sus hombres hasta el museo, ahí da inicio a su plan. Valiéndose de la obscuridad y lo tétrico que pueden parecer las exhibiciones, Ash va eliminando uno a uno a los hombres de Yut Lung. Tal y como Blanca lo afirma, este plan es muy bueno, pues usa el entorno para debilitar a su enemigo. Solo hace falta avivar un poco el pánico, para que el desorden los vuelva vulnerables a los ataques. Y bueno, una vez vulnerables, el trabajo es juego de niños. Sino, solo vean la facilidad con que “rapto” a Youssis.

Con Yut Lung en su poder, y Cain y su banda al otro lado de la calle, todo parecía ser un éxito. Pero no podemos cantar victoria, Eiji y compañía justo arribaron en ese momento como rehenes del grupo de los chinos. Consiguiendo así, que un inusual intercambio de rehenes se llevara a cabo dentro del museo. Sinceramente, este intercambio solo dejo más claro que, Blanca no tiene intenciones de dañar a Ash ni a Eiji. Además de que la protección a Yut Lung no parece nada efectiva, después de todo, dejo que lo arrojaran por las escaleras y ni siquiera lo atrapo. En fin, sea cual sea el caso, podemos afirmar que esta escena en general se lució. Todo el ritmo y la acción me hizo recordar algunas películas ochenteras, se notó que aquí el estilo del manga se hizo muy presente.

Los invictos

The Unvanquished es una novela escrita por William Faulkner, y fue publicada en 1938. En Los invictos, Faulkner recupera a la familia Sartoris, que ya había aparecido en su novela de ese mismo título. Las siete historias que conforman la novela están narradas por Bayard Sartoris, un muchacho del condado Yoknapatawpha. Él cuenta, desde un futuro próximo a los hechos, las circunstancias que ha visto y vivido durante la Guerra de Secesión y la inmediata posguerra. Todo siempre desde la vista de un hombre del sur, no hay otra manera. La prosa de Faulkner logra meterse en la médula de ese carácter, duro y tradicional de un hombre del sur. Que a su vez, es terco y orgulloso, que a pesar de haber perdido la guerra, se siguen considerando victoriosos. De ahí el nombre de la novela, “Los invictos”, demostrando la soberbia de nunca aceptar perder.

Si tuviera que extrapolar este título al capítulo, diría que no se trata de la historia a la que se hace referencia si no al mensaje. Justamente a ese sentimiento de soberbia que imposibilita aceptar la derrota. Porque es justo esa imposibilidad de aceptar perder, lo que reino este episodio. Lo vimos en Eiji, quien ingenuamente se sintió victorioso al salir de la fiesta llevándose a Ash con él. Y a pesar de la situación mantuvo su sensación de victoria y se lanzó al peligro esperando proteger al rubio. Nuevamente hallamos esa soberbia en Ash, quien no se conformó con quedarse quieto y siguió peleando para salvar a sus amigos. E incluso lo vimos en Yut Lung, que pese a su derrota aun mantuvo su cabeza en alto, seguro de la factibilidad de su próximo plan. En todo caso, casi podría jurar que el título está dedicado a esos últimos minutos del episodio.

Comentario final

Otro capítulo que nos deja. Ya lo dije antes y lo repito, ya se siente el clímax, abrazándonos y engulléndonos para no dejarnos ir. Este capítulo estuvo cargado de acción, pero no por ello careció de emotividad. Hubo muchos detalles que me encantaron y otros que me dolieron bastante. Entre lo que me encanto estuvo el atuendo de fiesta de Yut Lung, me hace difícil odiarlo a gusto. Ame con todo mi corazón comprobar que la confianza de Ash en Eiji es total. Aunque realmente me dolió cuando le confeso que no había comido nada mientras estuvo en la mansión de Golzine. Por un segundo hizo regresar mi memoria y contemplarlo en cama, viviendo de un suero.

Estoy más que encantada con las expresiones que mostró Ash en todo el episodio. Desde su reacción en sus pupilas al escuchar a Blanca, su emoción/temor al escuchar la voz de Eiji en la fiesta, su grito desesperado cuando Eiji se lanzó como carnada, hasta su fría mirada mientras asesinaba a los hombres de Yut Lung. Pero sin duda lo que más me gusto, sobre todo porque es lo que más extrañe, es esa vulnerabilidad que solo demuestra con Eiji. De Ei-chan no puedo decir nada que no haya dicho antes, es ‘My Sunshine’ y siempre es lindo. Aunque le guste actuar por impulso, lo hace con buenas intenciones, así que le perdono todo.

En fin, esto ya se ha alargado lo suficiente. Les dejo las preguntas de costumbre: ¿Qué les ha parecido este capítulo? ¿No fue totalmente hermoso ver a Eiji con traje y apuntando a Golzine? ¿Alguien mas cree que sus sitios de reunión necesitan nombres menos feos? ¿“Salón de las Ratas”, en serio?

Banana Fish バナナフィッシュ – Capítulo 20 — Kudasai

Banana Fish バナナフィッシュ – Capítulo 19 — Kudasai

Banana Fish バナナフィッシュ – Capítulo 19 — Kudasai

Noticias anime

lightbulb_outline ¡Advertencia! Esta reseña sobre Banana Fish capítulo diecinueve contiene spoilers. Si aún no has visto el capítulo, te recomiendo que vayas a checarlo y después regreses a leer la reseña.

#19 Ice Palace

Con Ash devuelta a lado de Golzine, el trabajo de Blanca está hecho. Yut Lung trata de reclutarlo pero falla, sin embargo no piensa ceder. La desaparición de Ash lleva a Eiji a pedir la ayuda de Sing. Él lo lleva ante Yut Lung, quien revela toda la situación del rubio. Mientras tanto, Ash debe representar su papel y usar su cerebro para los torcidos planes de Dino. Esta situación acaba por enfermarle. La información que recolecto Yut Lung, hace que Blanca considere su petición. Dino no tolera la situación en la que Ash ha caído. Este por su parte cae cada vez más en el sinsentido. Un intento de asesinato a Yut Lung hace que Blanca finalmente acepte ser su guardaespaldas.  El golpe para recuperar a Ash se dará en la fiesta de Golzine, y Cain se une al grupo. La condición de Ash cada vez es peor.

Yo quiero un héroe…

Nada mejor para iniciar este análisis, que la nueva obsesión de Yut Lung con Blanca. Admito que hasta para mi es exagerado llamarle así, sin embargo entre más lo pienso más me convence. La aparición de Blanca llego a mover muchos hilos para esta historia, pero el que más me intriga es lo que despertó en Yut Lung. Antes que nada, es necesario aterrizar un par de ideas. La primera de todas es la soledad con la que vive el más joven de los Lee. A él le arrebataron lo que más quiso, su madre, por ello juro vengarse y por eso se sometió a los Lee. Su vida, tal como él mismo lo anuncia, siempre estuvo bajo las estrellas incorrectas. Cuando hallo a alguien que podría entender su dolor, acabo por descubrir que esto ya no era del todo cierto. El único en la obscuridad seguía siendo él.

No es tan descabellado que Youssis sienta rabia en contra de Eiji. La relación de amistad verdadera que ha formado con el Lince de New York le genera envidia. Ash, que parecía vivir más atormentado que él mismo, hallo salvación. Ese es el verdadero coraje de Yut Lung. Odia a Eiji no por quien es, sino por lo que hizo. Salvo a Ash, le dio luz a su vida, eso ocasiono que el único en el abismo fuera él. Aquí es donde entra Blanca, porque él es alguien que puede proveer de un nuevo significado a su existencia. Es alguien que podría ser capaz de llenar la soledad que le invade. Pero ¿por qué tiene que ser Blanca? Sencillamente por el significado que este tuvo en la vida de Ash. De algún modo, necesita sentir que le ha quitado algo al lince. Y al mismo tiempo llenar sus vacíos.

La determinación de Eiji

No dejaré que nadie ponga un dedo sobre Ash”, esto es lo que más deseaba escuchar. Después de tanto sufrimiento, al fin llego alguien que solo desea el bienestar del lince de New York. Eiji hasta ahora ha demostrado ser un personaje pasivo, sabe aceptar las situaciones y adaptarse, sin embargo no es su fuerte tomar acciones. ¿Cómo puedo dar fe de ello? Básicamente porque es el personaje que más introspecciones ha tenido. No me quejo de ello, al contrario, las agradezco. Porque gracias a estos soliloquios que ‘My Sunshine’ ha tenido, puedo, y podemos, ser testigos de su crecimiento. Ei-chan pasa de ser un personaje inocente, a alguien con una verdadera lucha interna. Porque él puede aceptar todo, pero eso no elimina que tenga dudas e inseguridades. De hecho, ha demostrado temer por todo lo que ocurre, pero teme más detenerse a analizar y que eso le paralice.

Es por ello que este paso adelante que ha dado me parece tan significativo. Como dije, Eiji es un personaje que ha crecido más en introspecciones que en acciones. Por esto, me da vida presenciar como Ei-chan sale de su interior y entra en la acción. Es un gran enfrentamiento consigo mismo el haber dado este paso. Sobre todo pensando en el peso que sus palabras y acciones tendrán. Enfrentar a Yut Lung fue su primer ‘win’, porque era algo que necesitaba rectificar. Las palabras de Youssis, aunque cargadas de cólera, no carecen de razón. Es por esto que Ei-chan necesitaba afirmar su determinación. “Basta de culpas”, esas son las palabras anclas de su determinación. No debe cargar con la culpa de la situación de Ash, o se desmoronaría, pero tampoco debe permitir que Ash siga torturándose con culpas ajenas. Caminar hacia el futuro con su amigo, solo eso importa.

La enfermedad, física y mental, de Ash

Me enfermo de mí mismo”, el peor malestar es el que sentimos por nosotros mismos. Ponerte frente al espejo y descubrir que eso delante de ti es aborrecible, debe ser la peor sensación. Más cuando caes en cuenta que se trata de tí mismo y que por ende no puedes huir de ello. Ese peso sobre nosotros, que muchas veces nos asquea y odiamos, no es otra cosa que la culpa. Así es, aquello que nos enferma y merma nuestra alma, no es otra cosa que el peso de las acciones que cometimos. No importa si fue contra nuestra voluntad, la culpa igual aparecerá para mermar nuestro ser. Y eso es justo lo que le ocurre a Ash. La culpa lo ahoga, a pesar de que no quiere hacer las cosas que hace, no puede ir contra Golzine. Está haciendo cosas que no lo enorgullecen y la culpa lo domina.

La mente es un agente poderoso, al grado que puede enfermarnos. Blanca tenía toda la razón, Ash no necesitaba un médico, sino un psiquiatra. Su enfermedad no estaba en su cuerpo sino es su cabeza, como dije un agente muy poderoso, que supo hacer su trabajo. La anorexia es una enfermedad difícil de tratar y dependiendo del paciente llega a ser mortal. El caso de Ash es del tipo complicado, él ya cayó en una anorexia aguda. Podría morir por alguna disfunción de sus órganos internos, aunque también existe el riesgo de suicidio. Todo esto derivado del mismo odio que está experimentando sobre sí mismo. Según la psicoterapeuta canadiense Peggy Claude-Pierre, se trata de la propia mentalidad negativa la que destruye al paciente y lo lleva a la muerte. Dino puede hacer de todo, pero mientras Ash no haga las paces consigo mismo, su enfermedad no se curara.

Descenso a la locura

Habiéndose entregado a Golzine, Ash no tiene más remedio que obedecerle, aun si eso significa odiarse a sí mismo. La secuencia de escenas, en donde vemos a Ash sumido en sus investigaciones, curiosamente son las que más dolor me causaron de ver. La melodía empleada y los tiempos, se mezclan perfectamente con las imágenes, dejándonos con la amargura de ver a un Ash cayendo en la desesperación. Todo para culminar con lo que ya se veía venir, un lince enfermo y al borde del colapso. Él mismo no se buscó la enfermedad, pese a todo, no haría nada que pudiera poner en riesgo su trato con Papa Dino.

Vender su alma resulto más doloroso de lo pensado, pero su punto de quiebre llego con el anuncio de Golzine de anunciar que lo adoptaría. Hay que ser honestos, esta es sin lugar a dudas la broma más enferma que ha planteado esta serie. La reacción de Ash es la más dolorosa de presenciar. La noticia no hace más que provocarle risa, ¿por qué risa? Por lo absurdo de la situación. Después de tantos años de abusos, ahora sale con esto. Pero ¿saben qué fue lo realmente doloroso de escuchar? Como el propio Ash reconoce que se le ha desprovisto de su humanidad. ¿Qué clase de miserable vida tuvo que ser esa? Que aun ahora, sigue muy grabado en ti que no eres humano, no lo fuiste antes y no lo serás en un futuro.

La constante repetición de llamarse a sí mismo “baño”, me golpeo como ninguna otra palabra. Después de todo este es el peor insulto que alguien podría recibir, incluso siendo una prostituta. Porque como el nombre se anuncia, hace referencia a que para lo único que sirves es para dejar los desechos, ni más ni menos.

¿El amor tóxico de Dino?

No soy muy fanática de hablar de Golzine, pero esta ocasión lo amerita. La situación en la que ha puesto a Ash es, por sobretodo, enfermiza. He leído muchas teorías y opiniones acerca de Dino y su relación con Ash, pero no he encontrado ninguna que me alcance, así que intentare desglosar la mía. Primero, me voy a tragar mis propias palabras y al mismo tiempo no. Hace algunas reseñas yo afirme que Dino sentía “amor” por Ash, pero que era un tipo de amor que se tiene por un objeto de nuestra pertenencia. Pues bien, reafirmo esa sentencia, pero elimino el término de “amor”. Porque Golzine no ama a Ash en ninguna forma. ¿No me estoy contradiciendo? En realidad no, verán, Golzine está obsesionado con Ash de forma enfermiza, pero es una obsesión que se tiene cuando no puedes poseer aquello que deseas. Esto de ninguna manera es amor.

Dino está enfermo de obsesión por Ash, no por amor sino por simple ego. Es pura naturaleza humana, queremos lo que no podemos tener. Todos los planes de Dino, sus “perdones” y arrebatos hacia Ash, se justifican en eso. Para Golzine, Ash es un objeto y como tal, solo él tiene derecho de hacer lo que le plazca con este. Ya sea tenerlo en una jaula de oro o destruirlo completamente. Y son sus palabras hacia Ash las que delatan lo herido de su ego: “¿Tanto quieres alejarte de mí? ¿Estas tratando de morir por tu cuenta?”. Que Ash muera es intolerable, no porque realmente necesite de él, sino porque escapa a su control y eso no es aceptable. Su decisión de adoptarlo gira en ese mismo vicio, “hacerle suyo en sustancia y en nombre”. Volvemos a la posesión, ponerle su apellido es su manera de marcarlo como su propiedad.

Palacio de Hielo

Este título me ha puesto en una encrucijada, ya que existen dos referencias literarias para acompañarlo. Por un lado tenemos el cuento, The Ice Palace de Scott Fitzgerald y por otro tenemos la novela Ice Palace del noruego Tarjei Vesaas. Por cuestión de seguimiento, me atrevería a decir que la referencia obvia es al cuento de Scott. Recordemos que hasta ahora todos los cuentos y novelas que se han usado pertenecen a escritores de la “generación perdida”. En ese sentido la novela de Tarjei no tiene cabida, ya que esta se publicó hasta 1963. De igual manera les hablare un poco de ambas.

Ice Palace de Tarjei Vesaas, es una preciosa historia que nos cuenta sobre la amistad de dos niñas, Siss y Unn. Ambas niñas de once años, nos retratan la dolorosa huella que la muerte de una de ellas deja en la otra. Por su parte, The Ice Palace de Scott Fitzgerald, nos narra la historia de Sally Carrol Happer y su necesidad de explorar más cosas de las que ya ha experimentado en su rutinaria vida en el sur.

Pese a que la historia de Tarjei no es la referencia oficial, aun así me gusta cómo, pese a ello, queda muy bien con el episodio. Porque muchas veces vi a Siss en Ash. Ella tras la pérdida de su amiga se vio abrumada por los sentimientos de perdida y soledad, se prometió a si misma jamás olvidarla, y se encerró en su propio “palacio de hielo”. Algo como lo que Ash, aun si no lo nota, está haciendo. Su empeño por proteger a Eiji lo ha llevado a hacer lo mismo que Siss, encerrarse en sí mismo para soportar el entorno que le rodea. Al menos yo, quiero quedarme con la referencia a Tarjei.

Comentario Final

Tengo que admitir que este episodio no me hizo llorar tanto como el anterior, aunque sí que tuvo sus momentos. La historia está que arde, ¿sienten eso? Es el clímax comenzando a envolvernos. Hay tantos sentimientos plasmados en esta historia, que no me parece tan descabellado que existan tantos puntos de vista diferentes. Como dije, he leído muchas teorías y análisis, ciertamente no estoy de acuerdo con muchas pero es muy enriquecedor. Como es el caso de Dino y su “amor tóxico” por Ash. Arriba ya exprese mi sentir al respecto, pero de eso se derivó otra teoría sobre el porqué de la adopción de Ash y las palabras de Dino.

No me quiero detener mucho en esto, pero al menos si les diré que ni por un momento me creo, que Dino piensa adoptar a Ash para volverlo su “esposa”. “Naciste como una prostituta vulgar. […] Te hare una esposa casta.”, esto para mí no es más que una sentencia de pertenencia, lo que se corresponde con todo lo que he dicho hasta ahora. No se les olvide que el papel de una esposa, siempre se ha visto como el de pertenencia de su marido. Además, no entiendo a qué viene el: “Ven, mi hijo” del final si realmente lo quisiera de “esposa”. Pero bueno teorías hay muchísimas, y no puedo detenerme aquí a platicarles de cada una.

En fin, ya se me fue esto demasiado. Los dejo con las preguntas de siempre: ¿Qué les ha parecido este episodio? ¿Sintieron tan vívidamente el dolor de Ash, igual que yo? ¿Creen que llegue un momento en que Golzine realmente intente acabar con Eiji? Personalmente, yo no lo creo. ¿Qué clase de tonto se desharía de su carta de triunfo? Aunque, las situaciones pueden cambiar. ¿Notaron como hábilmente evite hablar del beso que Golzine le dio a Ash? Porque asco.

Banana Fish バナナフィッシュ – Capítulo 19 — Kudasai

Banana Fish – Capítulo 18 — Kudasai

Banana Fish – Capítulo 18 — Kudasai

Noticias anime

lightbulb_outline ¡Advertencia! Esta reseña sobre Banana Fish capítulo dieciocho contiene spoilers. Si aún no has visto el capítulo, te recomiendo que vayas a checarlo y después regreses a leer la reseña.

#18 Islands in the Stream

Tras la muerte de Kippard, el siguiente en la mira es el coronel Holstock. Mientras esto ocurre, Ash y Eiji continúan con su convivencia diaria. Lynx no puede apartar sus sospechas por la muerte de Kippard, y aunque tiene a alguien en mente, no puede dar crédito a ello. Por su parte, Blanca, Golzine y Yut Lung, inician su ataque y por objetivo tienen a Eiji. Ash no puede permitir que le hagan daño, por lo que accede a escuchar sus demandas. Antes de que todo pase, Eiji habla con Ash sobre su deseo de que vaya a Japón junto con él. Con mayor determinación, Lynx llega al sitio de encuentro y sin dudarlo acepta todas las condiciones, siempre y cuando Eiji sea dejado fuera de todo peligro. Blanca y Ash intercambian golpes y un par de palabras antes de separarse.

Con el trato aceptado, Ash deja atrás a todos, toma la información que ha recolectado y al profesor Dawson y se entrega al grupo Golzine.

Los días que soñamos

La reseña pasada dije que ver a Eiji y Ash reencontrarse me sumo años de vida, pues aquí vinieron a quitármelos. No me malentiendan, ver la interacción cotidiana de este par siempre es un gozo para mi corazón. Debo admitir que los primeros minutos de este capítulo los disfrute sobremanera. Ver a nuestro rubio siendo consentido por Eiji es algo que valoro muchísimo. Son esos momentos de cotidianeidad los que acabo recordando siempre que pienso en ellos. Esos breves momentos en los que ambos pueden olvidar el ambiente hostil en el que están sumergidos y ser ellos mismos. No cabe duda que cada uno ha sido un perfecto bálsamo para el alma del otro. Así que, sí, ver a Ash con su presión arterial baja siendo arrastrado para desayunar y bañarse ha sido muy lindo. Pero de lo bueno poco, después rompieron mi corazón.

Mi corazón se saltó un latido cuando Eiji le habla a Ash sobre irse con él a Japón. Porque la propuesta fue encantadoramente ideal. Dejar todo atrás y empezar una pacífica vida desde cero… juntos. En mis oídos sonó como la mejor vista a futuro. Pero tristemente eso es algo que Ash no puede permitirse, menos ahora que sabe que Eiji es un objetivo. Aunque eso no les impide soñarlo por un momento. Estar juntos, en un sitio donde no necesite portar un arma para vivir. Solo teniendo días pacíficos por delante, no en el ajetreado Tokyo, sino en el pacifico Izumo, tierra natal de Eiji. Un futuro ideal como ese, es algo que vive en los sueños y las promesas. Nada puede asegurar que puedan alcanzar ese único sueño que se atrevieron a soñar juntos. Aquí comprobamos que existen promesas que solo nacen para mantener la esperanza.

Todo lo que tengo, lo doy por él…

¿Qué tanto estarían dispuestos a sacrificar por alguien? Ash está dispuesto a dejarlo todo. Sin importar el precio, solo esa única persona debe permanecer a salvo. Para el lince de New York, nada importa mientras pueda asegurar el bienestar de Eiji. Va muy en serio, tanto que incluso puso en la línea su propia vida. Esto me dejo un profundo dolor en el pecho. Ni siquiera lo pensó, en el momento en que le dijeron que diera su vida por la de Eiji, lo hizo. Sacrifico todo por él, básicamente le vendió su alma al diablo. Después de pasar tantos problemas para avanzar su investigación, tuvo que entregarlo todo. Pero si eso no era suficiente, además acepto regresar a las garras de Golzine. Eso me dolió todavía el triple que verlo “dispararse”. Lo que más me duele es que todos entendieron porque lo hacía, y sin embargo no podían detenerlo.

Es curioso que a pesar de que Yut Lung fue quien armo el plan, en el fondo esperaba que fallara. No quería comprobar que Eiji, de hecho, si es lo más preciado que tiene Ash. Ya que sus motivos provienen de la venganza, en el fondo él se siente muy vacío. Parte de lo que esperaba, al armar este plan, era comprobar que no era el único sin nada. Pero los resultados no le favorecieron. Ash y él pueden ser muy parecidos, sin embargo existe algo que ha marcado una abismal diferencia entre ambos. Aquello que los diferencio, fue Eiji. “¿Por qué es tan fácil para ti?” esa pregunta destapo todo. Yut Lung no siente celos de Eiji, sino de Ash. Porque el encontró salvación, una tan poderosa que está dispuesto a dejarlo todo. Pudo ser breve pero por un momento, Ash Lynx experimento la verdadera felicidad. Y eso es algo a lo que él no puede, ni podrá, acceder.

El sentimiento más feliz

Ahora estoy feliz. Porque sé que hay al menos un chico… un chico que se preocupa por mí y no quiere nada a cambio. No puedo creer la suerte que tengo. Es el sentimiento más feliz del mundo.” No me duele, me quema, lastima. Después de vivir en un mundo de gente falsa, Ash por fin encontró algo verdadero. Y les puedo asegurar que eso, no es cualquier cosa. Durante toda su vida, ha lidiado con gente que solo se acerca a él por interés, intereses de todo tipo. Usar y ser usado, es la ley de vida con la que siempre ha lidiado. Pero en medio de todo eso, apareció alguien que no pide nada. Alguien que solo desea permanecer a su lado como un amigo. Que por sobre todas las cosas desea su bienestar, sin siquiera importarle si eso le beneficia en algo.

No cabe duda que las palabras de Ash consiguen pegar fuerte. ¿Qué tanta miseria tuvo que soportar para poder sentirse tan pleno ahora que encontró algo verdadero? ¿Hasta qué punto la sinceridad de Eiji ha conseguido tocas su alma, para que esté dispuesto a darlo todo por él? Parece mentira que algo que aparenta ser simple, sea capaz de significar tanto. Pero es la realidad, porque realmente existen personas que pueden salvarnos con tan solo estar ahí. ¿Saben que es lo mejor de esto? que no se trata de un sentimiento unilateral. Pueden pensar que Eiji no está dispuesto a todo por Ash, pues no pudo disparar contra Yut Lung. Pero se equivocan, lo que Eiji esté dispuesto a sacrificar por Ash no será lo mismo. Además, solo pensar en el dolor que Ash pudo experimentar al saber que Eiji se convirtió en un asesino por su causa, resulta insoportable.

Un maestro, una figura paterna: Blanca

Hablemos un poco de este personaje. Blanca es un sicario, contratado por Golzine para entrenar a Ash. La relación de este par, por tanto, inicio ya hace un tiempo. La naturaleza de su relación es de maestro y pupilo, sin embargo vemos miras a algo más. En el fondo existe un sentimiento de verdadero interés, Blanca, de hecho, muestra preocupación casi parental por Ash. Él por su parte, también demuestra un fuerte grado de admiración e incluso confianza. Para Blanca, Ash es un niño que solo podía vivir en “ese mundo”, pero para ello necesitaba de ciertos conocimientos. Conocimientos, que él se encargó de proporcionarle. Todo con el fin de que este sobreviviera. Aun ahora, podemos ver que Blanca está preocupado por Ash, sobre todo por su relación con Eiji. Ya que él cree que “un conejo y un lince nunca pueden ser amigos.

Pese a las circunstancias que los volvió a reunir, Ash aún tiene un grado de confianza en Blanca. Después de todo se atrevió a pedirle un único favor. “Por favor no lo mates. Te lo ruego. No le hagas daño.” A pesar del impacto que esto tuvo en el sicario, no puede acceder a su petición, él tiene un papel que cumplir. La pregunta ahora es ¿realmente podrá cumplir su papel? ¿Podrá renunciar a sus persistentes sentimientos por su pupilo e ignorar su sentir?

Islas a la deriva

Esto de tener referencias directas del título dentro del episodio me empieza a gustar. Esta ocasiones tenemos la novela póstuma de Ernest Hemingway, Islands in the Stream. Esta novela de madures, fue publicada nueve años después de la muerte del escritor. La narración nos cuenta la intensa historia de un pintor y aventurero de nombre, Thomas Hudson. La novela está dividida en tres partes, cada una narra una importante parte de la vida del artista. Además de dividirse en etapas de vida, también podemos dividirla en sitios: Bimini, Cuba y el mar. Tal y como Blanca lo anuncia, en la lectura podemos ver representada la soledad de los humanos. Pero eso no es lo único que encontramos en este escrito. Hay muchos problemas enterrados en la densa narración de Hemingway. Muchos de los cuales, ya ha abordado en anteriores escritos. Y por supuesto, vemos presentes en el episodio.

La dificultad de las relaciones humanas, la violenta pérdida de los seres queridos, la lucha de un hombre por mantenerse íntegro, por ser fiel a sí mismo hasta las últimas consecuencias. La superación infructuosa a través del alcohol, la muerte cercana, la vida vivida intensamente. Estas son solo algunas de las reflexiones que nos despierta esta lectura. De esto, les puedo asegurar que por lo menos los tres primeros puntos, están presentes en el capítulo. No puedo agregar mucho esta ocasión, me parece que el capítulo hablo mucho por sí mismo. Lo que si haré, será dejarles una pequeña cita: “-Hay mucha gente que no te clasificaría entre los buenos […] –No lo soy. Ni lo pretendo. Pero quisiera serlo. Estar en contra del mal no indica que sea bueno. Esta noche estaba en contra del mal y después el mal se apoderó de mí, yo mismo era un diablo.

Comentario final

Este episodio ha sido muy doloroso, fue la suma de pequeños detalles que acabaron por destrozarme. De verdad que todo había iniciado bien, incluso me estaba riendo. Pero lentamente todo se fue torciendo y me dejaron hecha trizas. El sufrimiento, en mi caso, inicio con el disparo a Eiji. Realmente sentí miedo por lo que le podría pasar a “my Sunshine”. Seguido de eso, vimos a Ash aceptar llegar a un acuerdo por la seguridad de Eiji. Eso no me dolió tanto, lo veía venir. Lo que siguió, eso sí me destruyo. Primero, escuchar a Ash haciendo alusión a su pasado con la pornografía me dejo un muy mal sabor de boca. Pero que eso derivara en la “promesa” de ir juntos a Japón algún día, eso realmente me tiro. Ni siquiera ver a Eiji pidiendo por Ash me consoló.

Nada me dolió más que ver a Ash dándolo todo por Eiji. Literalmente dejo todo, la verdad que buscaba, la venganza de su hermano, la confianza de sus amigos y su libertad. Me dolió no por lo que perdió, si no por el sentimiento tan grande que hay detrás de su acción. Para el final de este capítulo ya no veía bien por las lágrimas que cubrían mis ojos. En serio me dolió ver a Ei-chan salir corriendo en pijama para buscarlo. Pero eso sí, ame totalmente la actitud de Max. Le entrego todo sin preguntar nada, él sabía que esa era su manera de proteger a su amigo. Golpe final: ver la carita sin vida de Ash al entregarse a Golzine.

Hasta aquí los dejo, pero ustedes díganme: ¿Qué tal les pareció el episodio? ¿Saben si el precio del clorox ya bajo? Realmente lo voy a necesitar a este ritmo.

Banana Fish – Capítulo 18 — Kudasai

Banana Fish – Capítulo 17 — Kudasai

Banana Fish – Capítulo 17 — Kudasai

Noticias anime

lightbulb_outline ¡Advertencia! Esta reseña sobre Banana Fish capítulo diecisiete contiene spoilers. Si aún no has visto el capítulo, te recomiendo que vayas a checarlo y después regreses a leer la reseña.

#17 The Killers

El grupo de Sing se encuentra reunido con los aliados de Ash, según su información él sigue vivo y quiere ayudar a encontrarlo. Pero antes de poder hacer nada, Ash se aparece frente a ellos. Ya que Eiji le contó a Sing las circunstancias de la muerte de Shorter, Ash no está contento. Pero a petición de Ei-chan, lo deja pasar y solo se alegra de reunirse de nuevo con él. Mientras Ash y Max continúan sus investigaciones acerca de Banana Fish, Yut Lung continua con sus planes. Con la condición de acabar con los Lee, Yut Lung se alía con Dino para que este vuelva a encabezar el proyecto Banana Fish. Ash permanece muy alerta pues su instinto le asegura que alguien lo ha estado siguiendo. Mientras Ash busca información de Kippard, este es asesinado. Su corazonada es correcta, Blanca, un sicario de Gozine, esta tras él.

El reencuentro… ‘Duele cuando te mienten’

No hay nada mejor que ver juntos de nuevo a Ash y Eiji, les puedo jurar que gane cien años de vida solo con esa escena en la azotea. Pero bueno, no todo en la vida es paz y amor. Si bien, es cierto que el reencuentro me pareció perfecto, lo cierto es que hubo más que solo ese cálido abrazo de bienvenida. Y es que ahora, parece que cada vez que Sing y Ash se encuentren habrá riña de por medio. Gracias a Eiji, las circunstancias que rodean la muerte de Shorter, ya no le son ajenas a Sing. Sin embargo esto no complace a nuestro rubio, quien está empeñado en cargar con la culpa y no involucrar a más inocentes. Debo decir que es algo muy loable de su parte, pero lamentablemente no lo está haciendo de la mejor manera. Pero Eiji está ahí para hacérselo ver.

A veces en nuestro empeño por querer proteger algo o a alguien, recurrimos al ocultamiento. Dicen que la ignorancia es la mejor protección, lo que no sabes no te duele. Técnicamente no es un razonamiento errado, sin embargo ocultar cosas puede llegar a mermar la confianza. Y eso es justo lo que Eiji quiere expresarle a Ash. Él no le conto las cosas a Sing solo porque si, lo hizo considerando sus sentimientos. Eiji entiende lo que es ser dejado de lado, por ello no consideraba correcto hacerle lo mismo a otro. Sus palabras llegan a Ash, el tiempo apartados le enseño que necesita a Eiji con él. A pesar de que confía en él, no es sencillo dejar que se involucre más de lo que ya está. Para Ash lo más importante es la protección de los que le importan, aun si eso significa ocultarle algunas cosas.

Un jade al amanecer

Es lindo ver que la influencia de Eiji en Ash es muy positiva. Pues vemos que este se vuelve más ‘suave’ a su alrededor, sumado a ello no parece tener reparo en creer en sus palabras. Mejor aún, parece desear con ahínco que estas sean reales. El mejor ejemplo es el del significado de su nombre, Aslan Jade. Aslan porque nació en el amanecer y Jade por la piedra preciosa. Para Eiji, estos nombres y sus significados son el mejor ejemplo de que su madre lo amo mucho. Pues al juntarlos se puede interpretar que ella deseaba que su hijo tuviera una vida maravillosa, como un jade al amanecer. Es duro pensar en que el lince de New York, siente profundamente la carencia de afecto de su madre. Él quiere creer en las palabras de Ei-chan pero no puede evitar cuestionarse el porqué de la huida de su madre.

Si bien, la vida de Ash no ha sido precisamente maravillosa, eso no quita que Ash aprecie el significado detrás de su nombre. Mucho más ahora que Eiji le ha dado una profundidad más completa y llena de amor. A cada interacción se va volviendo más evidente que Ash necesita más y más de Eiji. Tal es el caso que se ha vuelto consiente de que no puede apartarlo de él. Por todos los medios desea que Eiji esté bien, de ser posible que no se involucre en pandillas. Sin embargo tenerlo lejos de su vista le genera más preocupación que alivio, por lo que nuevamente le pide que se quede con él. Esta escena se vuelve en algo muy tierno cuando entendemos que Ash no está acostumbrado a pedir que se queden con él. Y claro, Eiji tampoco se lo deja fácil al comenzar a embromarlo.

Instintos de supervivencia

En reseñas pasadas mencione los muchos aprendizajes que Golzine había depositado en Ash, y que entre ellos había tácticas de sicario. Todo tiene sentido y nombre ahora. Si bien es cierto que Ash ya posee un muy fuerte instinto de supervivencia, este solo fue en aumento con las lecciones de Blanca. Quienes han leído el manga tienen ya mucha información de este personaje. Los que solo siguen el anime tendrán que esperar un poco más. Cuando el momento llegue, habrá toda una sección en estas reseñas dedicada a él. En fin, volvamos al instinto de Ash. Instinto que él asegura es lo que lo ha mantenido convida todo este tiempo. A lo que yo le doy mucho crédito. Hacen falta más que solo habilidad para sobrevivir a los bajos mundos de las pandillas. Se necesita astucia, coraje e incluso algo de suerte. Es ahí donde este instinto tiene su cabida.

Parece un poco ridículo, pero no deja de ser cierto que muchas de las corazonadas que experimentamos no son más que golpes de suerte. Pero no podemos dejarlo ahí, porque aquello que Ash experimenta va todavía más lejos. Es casi como poseer un sexto sentido, es una sensación vivida que siempre está en alerta del peligro. Muchas personas pueden pasar días, semanas, meses, siendo vigiladas y nunca lo notan. Sin embargo Ash pudo detectar la vigilancia a la que era sometido, inmediatamente. Sus sentidos se alertaron y pudo tomar una posición más defensiva. Esta situación le es aún más estresante, porque no debe preocuparse solo de él, también debe pensar en Eiji y en su seguridad. Sobre todo al ser consiente del interés que Yut Lung pudo despertar por Eiji y su relación con él. En esta situación, pronto Ash se topara con su piedra de toque.

La caída de los Lee

Me encantan los elaborados planes de venganza, y Yut Lung sí que ha sabido montar el suyo. Tras tantos años doblegado por el yugo de los Lee, su momento de salir del nido ha llegado. Pero nada de esto hubiera sido posible, o por lo menos no tan rápido, de no ser por la droga ‘Banana Fish’. A partir de que nuestro chino se enteró de esta droga, poco a poco sus planes fueron encontrando su camino. Y es que, gracias a su muy impresionante manejo de venenos, pudo obtener muchas pistas para acercarse a la droga y así controlar a su hermano mayor. El cual, no es más que un peón para su muy elaborado y retorcido plan. Un plan que ya ha comenzado su curso. La completa eliminación de los Lee ya ha iniciado. Solo existe un detalle, ¿qué sigue después?

Uno de los grandes problemas con la venganza es que al final no significa nada. Literalmente, terminas tu venganza y ni siquiera hay sentimiento de satisfacción, porque aquello que te hicieron en principio, no desapareció. En el caso particular de Yut Lung, tengo mucha curiosidad de hasta donde desea llegar. Finalmente su hermano tiene razón, él también es un Lee por mucho que quiera negarlo. La sangre es espesa y no hay manera de cambiarla. Si su deseo es acabar con hasta el último de los Lee, él mismo debe estar en esa lista. Ahora que ha sellado un trato con Golzine, no hay marcha atrás, deberá ir hasta el final. Qué clase de final será este, es algo que aún no es claro. Yut Lung tiene mucho resentimiento y nada, además de una masacre, podrá calmar su alma. El dolor que ha experimentado, alguien debe pagar por ello.

Los Asesinos

The Killers es un cuento escrito por Ernest Hemingway, el mismo que nos interesó en la teoría del iceberg. Como es clásico en este autor, tenemos ante nosotros un cuento ‘directo’. Hablamos de un cuento que no se regodea en la narración y el detalle, sino más bien gusta de ser objetivo. The Killers, nos narra la historia de dos hombres que acaban de llegar a un pueblo desconocido, y cuyo único propósito es asesinar a un hombre que vive ahí. Lo cierto es que de ese hombre solo conocen el nombre, ellos solo le están haciendo un favor a un amigo. Lo interesante de este cuento es que en mayoría, todo se desarrolla en dialogo. No hay acción o elementos aturdidores, incluso deja completamente de lado el detallismo. Las descripciones detalladas no tienen cabida, todo se cuenta con mínimos detalles y los diálogos imparables de los personajes.

Si tuviera que elegir por qué llamar a este capítulo así, diría que el título es un anuncio. ‘Los asesinos’, no podemos negar que de muchas maneras este capítulo se tiño de rojo. Ya sea por la caída de los Lee o la impactante actuación de Blanca. Solo con eso ya existió toda una justificación al nombre. Pero no podemos solo quedarnos ahí, al menos yo no puedo. The Killers, es un retrato del pesimismo del autor, quien por medio del personaje ‘El Sueco’ expone la inutilidad de escapar del aciago destino. Este problema es una constante en esta serie, pues cada vez es más difícil salir del camino que cada personaje se ha trazado. Pero al final quizá la mayor razón del nombre se debe a la sutiliza del relato. Banana Fish, al igual que muchos textos de Hemingway, deja recaer el peso de su argumento en el dialogo.

Comentario final

El capítulo ha sido todo un impacto, nuevas alianzas se han formado y otras podrían estarse cocinando por lo bajo. La que ya se esperaba, y quizá por ello resulte menos impactante, es la alianza Yut Lung-Golzine. Ambos pusieron sus condiciones y han cumplido con su palabra. En todo caso, para ambos hay beneficios en sus tratos. Y lo mejor para Golzine es que, Yut Lung no tiene interés especial por su proyecto, es la venganza lo que ocupa todo su ser. Así que han entrado en una relación de ‘win-win’. En fin, como de costumbre ha sido un episodio con buena animación y un soundtrack exquisito.

Lo mejor del episodio ha sido el reencuentro de Ash y Eiji, nuevamente el dúo de oro esta junto. Las revelaciones acerca de Banana Fish siguen surgiendo, ahora sabemos que no es una droga enteramente química. Sus raíces corresponden a una planta, brugmansia. Planta que, por lo que he leído, tiene efectos similares al peyote. He ahí el por qué Ash se inclina por esta segunda. Pero bueno, la revelación (?), más impactante fue: Blanca. Después de tanto, al fin lo tenemos en pantalla. El ex mentor de Ash Lynx vuelve y esta vez parece que viene a darle caza al lince de New York. Las cosas cada vez se ponen mejor.

Es momento de ir cerrando esto, no sin preguntar ¿les ha gusta do el episodio? ¿Qué opinión tienen sobre esta nueva alianza Yut Lung-Golzine? ¿Emocionados por la aparición de Blanca?

Banana Fish – Capítulo 17 — Kudasai

Banana Fish – Capítulo 16 — Kudasai

Banana Fish – Capítulo 16 — Kudasai

Noticias anime

lightbulb_outline ¡Advertencia! Esta reseña sobre Banana Fish capítulo dieciséis contiene spoilers. Si aún no has visto el capítulo, te recomiendo que vayas a checarlo y después regreses a leer la reseña.

#16 Lo, The Poor Peacock

El escape de Ash da inicio, y este no tarda en demostrar que sus habilidades están en un nivel superior. Max e Ibe también comienzan su plan para encontrar y liberar a Ash. El lince de New York demuestra gran destreza al hacerse con un mapa del edificio y memorizarlo. Pero su plan no es irse solo, se llevara al doctor Dawson con él. La persecución paralela inicia, por una parte tenemos a Ash y Dawson y por otra a Ibe y Max. Cuando al fin se cree libre, Ash se ve en la necesidad de volver para ayudar al otro par, quienes han sido atrapados. Estando juntos ponen en acción un nuevo plan de escape, el cual incluye disfraces. Mientras tanto, Dino recupera por fuerza su lugar. Fuera de la institución, Ash se entera de la desaparición de Eiji y decide dejar al grupo para ir a buscarlo.

¿Qué paso con Ash Lynx?

No hay sistema de seguridad que Ash Lynx no pueda vencer. Su plan de seducción apenas fue el inicio de su odisea. Habiéndose hecho de una credencial de identificación, no le tomo mucho conseguir los mapas del edificio. No recuerdo que se haya mencionado en el anime, pero me parece evidente que Ash posee memoria eidética. Fueron solo un par de segundos los que pudo observar los planos y aun así los recuerda con precisión. Cosa que resultaría imposible, aun con su IQ de más de 200, si no contara con esta habilidad. Amo a Ash, creo que se ha vuelto evidente, sin embargo no puedo evitar “voltear los ojos” cada vez que hacen gala exagerada de estas habilidades. Me refiero sobre todo a su desproporcional inteligencia, que de un episodio a otro pasó de 180 a más de 200. Hacen que me pregunte ¿Qué fue lo que ocurrió ahí?

Incongruencias aparte, lo que siempre fue evidente es que Ash es alguien listo, fuerte y hábil. Nada de eso choca y hasta hace unos capítulos era muy bien retratado. Pero este episodio no fue así, tomaron todas sus capacidades y las multiplicaron por cien. ¿Arruino algo esto? Personalmente tengo que decir que sí. Ash pasa de ser el tipo rudo, líder de pandilla a ‘duro de matar 2.0’. Como excusa para el escape puede funcionar, y hasta se los voy a comprar. Sin embargo, seguir por esa línea solo aumentaría la deshumanización del personaje. Pero tranquilos, no todo está perdido, el crecimiento emocional y personal que Ash ha tenido en estos 16 capítulos no se ha ido a la basura. Todo eso continua intacto, con lo único que jugaron a llevar a grandes alturas fue con sus habilidades. Pero admito que sin eso, el escape no hubiera sido tan genial.

La hermosa bestia que crié

Ya vimos que Ash está lleno de virtudes, muchas de las cuales se han pulido con los años. Todo porque Golzine quería moldear al espécimen perfecto en él. La naturaleza ya había hecho un buen trabajo dotando de belleza e inteligencia al lince, pero faltaba más. Ahí es donde Golzine entro, se encargó de perfeccionar un diamante en bruto. Los métodos fueron asquerosos, pero el propósito final se cumplió. Todos hemos sido testigos de las muchas habilidades que Ash posee y ha perfeccionado. Sin duda es como Golzine dice: “es un demonio único y encantador…”. Subestimar las habilidades de Lynx fue el error que le concedió la libertad. Pero eso encaja perfectamente en los deseos de Dino, recordemos que su obsesión con Aslan es tal que se cree el único con derecho a destruirlo. Que escapara de la institución de salud mental es justo lo que Dino esperaba.

Cargar con un viejo

En otros temas, hablemos de uno de los toques cómicos de este episodio. Y si, con ello me refiero a la desafortunada conexión que Ash tiene con los “viejos”. Como parte de su plan de escape tuvo que llevarse al doctor Dawson, y no precisamente porque quisiera salvarle. Dawson es una prueba viviente de lo que está ocurriendo en esa institución mental. Por ende, llevárselo como evidencia era lo más lógico a tener en cuenta. El problema recayó en que en su estado actual el doctor no era diferente a una carga para nuestro rubio. Tenía que llevarlo a cuestas y además asegurarse de que le siguiera el ritmo. Y aun con sus habilidades inhumanas, no estuvo a salvo de las intervenciones en su plan. Como por ejemplo, cuando cayó por el ducto de desperdicios, todo por el cuerpo del hombre que Max arrojo y que el doctor no esquivo.

Me pareció divertido ver que Ash considera a Eiji dentro del grupo de viejos problemáticos. Pero sus problemas con los viejos no acabaron ahí, justo cuando ya había podido acariciar las mieles del triunfo, aparecieron Max e Ibe. Este par que entro casi a ciegas a la institución para “rescatar” a Ash, ahora estaba bajo custodia. “¡No me jodas!” esa es la expresión precisa que llego a la mente de Ash. Paso por tanto para poder salir y ahora debía regresar para salvar a sus “rescatistas”. Por un momento realmente contemplo la posibilidad de dejarlos ahí e irse, pero no era algo que podía hacer. Así inicio su nueva aventura para salvar a otros dos viejos. Con tres personas huyendo ahora, necesitaban un nuevo plan de camuflaje y nada mejor para pasar desapercibidos en una institución de salud mental que una bata de médico y un traje de enfermera.

“No puedo… a menos que sepa que él está bien”

La fuga fue un éxito, ahora es momento de ponerse al día. La primera noticia trastoca profundamente a Ash: Eiji está desaparecido. Ante los nuevos descubrimientos que ha hecho en la institución mental, Ash es consciente de que tiene mucho por hacer. Sin embargo no está dispuesto a emprender ninguna acción de momento, no hasta saber dónde está Eiji al menos.  Antes de iniciar su guerra personal en contra del grupo Corsa y de Golzine, Ash necesita la seguridad de saber que Eiji está a salvo. Y esto lo digo con todas las letras, Ash NECESITA tener la seguridad de que Eiji está bien. Es cierto que Eiji puede estar en el grupo de viejos problemáticos, pero eso no le quita el carácter de “persona especial” que Ash le ha otorgado. Esto es muy evidente cuando vemos que Ash antepone su búsqueda a la exposición del proyecto Banana Fish.

Para Ash es primordial encontrar a Eiji y ponerlo a salvo, aun si eso significa encontrarlo para volver a dejarlo ir. La luz que Ash encontró estando con Eiji es algo que no está dispuesto a dejar que nadie apague. Él es perfectamente consciente de los peligros a los que Ei-chan está expuesto estando solo. Sobre todo teniendo en cuenta que se ha vuelto cercano a él, muchos enemigos no dudarían en usar esa conexión. Saber esto hace que sea aún más apremiante la búsqueda de Eiji.

Lo, el pobre pavo real

El título de esta semana corresponde a un cuento de Scott Fitzgerald. Lo, The Poor Peacock nos narra la historia del matrimonio Davis y su pequeña hija Josephine. Ellos, que alguna vez fueron acomodados, ahora pasan por una fuerte crisis financiera. Además del problema con el dinero, también deben lidiar con la enfermedad de la señora Davis. Sumado a lo anterior, la historia también nos retrata la creciente desconfianza de Jo sobre su padre y el manejo de su situación. Pero a pesar de todo, los vemos salir adelante y encontrar una conciliación con su situación vital. Como la mayoría de sus obras, Lo, The Poor Peacock, es un texto biográfico; escrito en 1935 cuando las atenuantes circunstancias de vida se asemejaban para Scott a lo escrito en su texto. Su esposa Zelda en el hospital, él viviendo con su hija solos y ahogándose en deudas.

En fin, lo importante no es el texto en sí, sino la razón que lo coloco como título de este capítulo. A mi parecer esta razón podría ser: la pequeña Jo. Porque en un sentido torcido, Jo es Ash, ambos arrastrados a un entorno desconocido deben hacer lo posible por adaptarse y sobrellevarlo. Sumado a ello tenemos la creciente desconfianza de Jo en su padre, y en los adultos en general, pues se han vuelto lastras en sus planes. Cosa similar a lo que ocurrió con Ash, quien debe cargar con “viejos” que solo se interponen en su camino. Pero al final, bien podría ser por la reflexión final que nos deja este cuento: hasta los pavo reales tienen sus problemas. Ash es el pavo real, y la idea de que habrá momento en que les cueste desplegar sus plumas, la que equipararemos a los problemas que le supuso a Ash su escape.

Comentario final

Esta semana nos tocó un capitulo muy hilarante, es justo la calma que esperamos antes de la tormenta emocional que nos aguarda. Como siempre el trabajo visual ha sido atractivo, la fluidez de la animación se ha sabido conservar. Pero el detalle que me sigue enamorando es el OST que acompaña a esta historia. Por sobre todo lo demás me quedo con la escena final: Ash perdiéndose en las calles de New York mientras suena ‘BANANA FISH’ de fondo. Un cierre increíble que de no ser por el segundo de silencio que se incrusta entre el cierre y la puesta del ending, hubiera quedado arruinado, sonoramente hablando.

El detalle de la semana que no puedo dejar ir es: Bárbara. ¿Tienen idea de la cantidad de fanarts que aparecieron tras la aparición de este ‘personaje’? Pero no puedo culparlos, hasta yo me enamore en apenas unos segundos. Solo tengo el pequeño detalle de que esos pechos que le pusieron fueron demasiado exagerados. Por algo no es extraño que luego luego la acosaran. Por suerte, Bárbara no es una chica fácil y supo poner en su sitio a ese ‘hombre maduro de gustos lésbicos’. ¿Se dan cuenta que entre Bárbara y el chiste de ‘cállese viejo lesbiano’ ya hay material para sobrevivir la semana?

En fin, es tiempo de ir cerrando esto, pero no sin antes decir: ¡Adiós Bárbara, siempre serás la mejor waifu en mi corazón! No olviden dejar sus comentarios contándome ¿Qué les ha parecido este capítulo? ¿Cuántos chistes con Bárbara se han encontrado ya? ¿Dónde está my Sunshine (Eiji) y porque no apareció? ¿Están listos para llorar lo que no hemos llorado estas dos semanas pasadas?

Banana Fish – Capítulo 16 — Kudasai

Banana Fish バナナフィッシュ – Capítulo 15 — Kudasai

Banana Fish バナナフィッシュ – Capítulo 15 — Kudasai

Noticias anime

lightbulb_outline ¡Advertencia! Esta reseña sobre Banana Fish capítulo quince contiene spoilers. Si aún no has visto el capítulo, te recomiendo que vayas a checarlo y después regreses a leer la reseña.

#15 The Garden of Eden

La noticia de la muerte de Ash obliga a Eiji a tomar acción. Usando a Yut Lung como rehén consigue escapar, pero antes se lleva las amenazas de este último. Papa Dino está de vuelta y las noticias lo toman por sorpresa. Max, Ibe y los detectives asisten a la autopsia de Ash, confirmando las sospechas de Max: Ash no está muerto. El Dr. Mannerheim está experimentando con Banana Fish y por ello necesita el cerebro del lince de New York. Antes de la cirugía aparece Golzine, degradado de su puesto lo único que le queda es retar a Ash. Eiji está al cuidado de Sing, y esta información no es desconocida para Yut Lung. Max e Ibe están seguros que Ash está dentro del Instituto Nacional de Salud Mental, por lo que usaran la visita programada para buscarlo. Ash por su parte hace sus propios trucos para escapar.

Las palabras de Yut Lung

Ei-chan se volvió salvaje, en su desesperación por salir a buscar a Ash, hizo lo impensable: amenazar a alguien más. Acción que es completamente justificada, está preocupado por su amigo y lo único que quiere es encontrarlo. Son estas acciones las que lo llevan a un nuevo enfrentamiento verbal con Yut Lung. De este intercambio de ideas podemos rescatar dos cosas: lo primero es que lo que Yut Lung siente por Eiji es algo visceral, pero es más cercano a la envidia que al odio mismo y lo segundo es que la constante comparativa entre Ash y Yut Lung ahora tiene un símil. Ash y Yut Lung experimentan la misma envidia por la luz de Eiji, pero ambos la llevan por caminos opuestos. Ash anhela esa luz, y por ende desea protegerla. Yut Lung desea esa luz, hacerla propia, pero como no es posible, su deseo cambia a querer extinguirla.

Llegamos al símil, Ash y Yut Lung como una suerte de yin y yang. Según la teoría taoísta, el yin y el yang son dos fuerzas opuestas pero complementarias que se encuentran en constante movimiento. El yin representa el negro y se le imputan características como: lo femenino, lo intuitivo, la luna, el engaño y lo obscuro. El yang representa lo blanco y se le imputan características como: lo masculino, lo lógico, el sol, la creación y la luz. El yin y yang significa armonía y equilibrio, en parte es porque no hay uno sin el otro, y el yin no es completamente yin y el yang no es completamente yang. Ash y Yut Lung son opuestos pero similares, y a su manera cada uno tiene algo del otro. La constante persecución estará justificada en la diferencia de ideales, esa es la verdadera línea divisoria entre ambos.

La confianza de Max

Después de un tiempo, vuelvo a observar a un personaje que hasta ahora he ido dejando de lado. Max es un personaje fuerte, resulta difícil minimizar su participación en esta historia. Entonces ¿por qué ha estado tan ignorado en estas reseñas? Esencialmente es porque su papel suele opacarse al lado de otros personajes. Pero esta vez consiguió brillar, y no porque otros personajes no lo hicieran, sino porque su propósito se levantó por sobre el resto. No fue la fe de Eiji, ni la incredulidad de Yut Lung lo que le dio sabor a la confirmación de que Ash está vivo, no, lo que le dio verdadero sabor a la verdad fue la confianza de Max al pronunciar estas palabras: “Estoy seguro ahora. Sigue vivo. […] Puedo decirlo. Él es como un hijo para mí.” Cualquier otra confirmación palidece en comparación a la seguridad de Max en sus palabras.

Pero la confianza no queda ahí, es tal su seguridad al respecto que no quita el dedo del renglón. Junto con Ibe, avanza sus investigaciones hasta hallar el nexo entre el Instituto de Salud Mental y la Fundación Corsa. Por supuesto, su plan no es esperar, aprovechando la visita de mes se adentra en el Instituto de Salud Mental. Si Ash sigue ahí dentro, Max está determinado a encontrarlo y sacarlo de ahí. La lealtad de Max Lobo es indudable, ahora parece evidente que podría hacer promesas con Ash. Aunque claro, una cosa es prometer seguir con la investigación aun si Ash muere, y otra muy diferente el permitir que él muera. Al menos por ahora, Max ha demostrado que está dispuesto a arriesgar todo por su “hijo”. Eso incluye su propio rostro al haber encarado directamente a Papa Dino.

Banana Fish y experimentación humana

Ustedes reaccionan exageradamente a las palabras ‘experimentación humana’. ¿Pero dónde estaría hoy la medicina sin ella?” Tras quince episodios, uno pensaría que ha escuchado suficiente, pero la realidad viene a abofetearnos de nueva cuenta. Incluyo esta cita porque creo es lo que da una nueva dimensión a la verdad tras Banana Fish. La investigación y la experimentación en humanos nunca han sido con los mejores propósitos en mente. Las palabras de Mannerheim encierran  una cruel realidad. La ciencia no siempre ha sido fiel al humanismo. Mannerheim es partidario de estas ideas: “todo por un bien mayor”, por ende no duda en usar convictos para experimentar con Banana Fish, ahora B1. Sus investigaciones ya han dado resultados, el “apaciguamiento” de los convictos es la prueba. Sin embargo aún hay una pieza restante: el dominio de la mente sin que esta pierda facultades. Ahí es donde el cerebro de Ash es necesario.

La obsesión de Golzine

Siempre quise hablar de la obsesión de Golzine con Ash, y creo que este es el momento. ¿Saben cómo lo sé? Porque nada le afecto tanto a Papa Dino, como ver derrotado a Ash por alguien que no era él. Así que sí, creo que es el momento ideal para tocar este tema. Para empezar quiero puntuar algo, Papa Dino siente “amor” por Ash, pero no es cualquier tipo de amor, es el amor que uno siente por algún objeto de valor. Esto es evidente por la manera que tiene Golzine de remarcar constantemente que él crio a Ash. Es decir, que fue él quien lo creo ha como es ahora. Para Dino no hay mejor logro en su haber, que el que Ash sea la fina pieza que ha demostrado ser. Para Golzine, Ash es algo de su propiedad, y solo él tiene permitido destruirlo.

Pero no se engañen al creer que esta obsesión es unilateral, pues Ash es igual de obsesivo o peor. Que Dino vea a Ash como un objeto no le es ningún misterio al rubio. Pero es justamente de ahí mismo donde nace la obsesión, porque la búsqueda de libertad de Ash, es también el quitarse esa etiqueta de propiedad de Golzine. Perder ante otros antes de llegar a Golzine, es algo que el lince de New York no se puede permitir. Como dije, Ash es de ideas fijas, y la idea de acabar con Dino con sus propias manos no lo ha abandonado ni un segundo. Aunque al final la obsesión de ambos está en diferentes grados. Ash acabaría su obsesión matando a Golzine, pero Golzine la llevaría más lejos. Al menos eso es lo que sus palabras intentan demostrar, por algo sus escabrosos comentarios sobre conseguir un taxidermista.

La pérdida de Eiji

Inmerso en un mundo completamente distinto al que conocía, Eiji ha tenido que aprender a aceptar. Sin resignación y flexibilidad mental, Eiji nunca hubiera sobrevivido al mundo de las pandillas de New York. No importa cuánto le proteja Ash, Shorter o el resto, si Eiji no genera un fuerte grado de aceptación estaría perdido. Puede sonar ridículo, pero es una realidad, quien no se adapta a su entorno esta condenado a perecer. Hasta ahora Eiji ha hecho un gran trabajo adaptándose y aceptando lo que llega a su vida. En gran medida eso se debe al apoyo emocional que Ash significa para él y que él quiere ser para el rubio. Ante la inminente noticia de la muerte del lince de New York, Eiji se siente descolocado. No la cree, pero no sabe de qué manera encararla o como negarla, que no sea solo con sus sentimientos.

Por primera vez desde su llegada a América, Eiji se siente genuinamente perdido. Su actuar es precipitado, escapa de Yut Lung pero no tiene plan para después. Acaba vagando por las calles de New York, sin rumbo y perdido en sus propias ideas. Las palabras de Yut Lung han calado hondo en su ser. La nueva corriente de circunstancias lo deja en manos de Sing. El joven líder tiene muchas preguntas y Eiji podría tener las respuestas. La principal, la muerte de Shorter y las circunstancias que llevaron a ella. Tema escabroso y que revive las palabras de Yut Lung en Eiji. Sing culpa a Ash, pero Eiji se culpa a sí mismo, su presencia si está resultando ser un obstáculo para Ash. El miedo a lo efímero de su relación con el rubio no tarda en hacerse presente. Eiji ha perdido su norte, y ahora no sabe cómo avanzar.

El jardín del Edén

El título de esta semana corresponde a una novela de Ernest Hemingway. The Garden of Eden, nos narra la historia de una pareja de recién casados. David y Catherin Bourne, viven una especie de paraíso terrenal, burbuja idílica que se ira quebrando a medida que Catherin convence a David de ejecutar un cambio de roles en su intimidad. Aunque el punto de inflexión llega con la irrupción de una tercera persona en el matrimonio. Marita, una bella joven, es quien viene a provocar un nuevo escenario desconocido e impredecible, puesto que ella afirma amar tanto a David como a Catherin. The Garden of Eden, es una obra inconclusa y póstuma de este reconocido autor, constantemente criticada por las grandes omisiones a las que fue sometida. Ya que se sabe que el borrador original contiene por lo menos 800 paginas, un mundo a comparación de las 250 que nos tocó leer.

Es difícil diferenciar el momento que hace de este episodio, “The Garden of Eden”. De principio podría apostar porque no tiene relación al texto y solo se quedó en el título. El jardín del Edén, un paraíso terrenal e idílico, un lugar reservado para la “perfección”. Algo así como un laboratorio, por ejemplo. Es la tierra prometida, donde lo imperfecto encuentra su perfección. Ahora que si intento “escarbar profundo” podría llegar a Candy Bar. Después de todo en esta novela, Hemingway explora la sexualidad, los roles de género y los deseos ocultos con la sutileza y el misticismo que podrían ser más representativos de la pluma femenina, por sobre la del macho que escribió sus anteriores obras. No es la primera vez que vemos a Ash usar sus encantos, pero si será la primera vez desde una óptica más “femenina”.

Comentario final  

¿Qué más les puedo decir que no es haya dicho ya? Banana Fish es un anime que me ha atrapado desde el inicio. Tiene un argumento que sabe sostenerse y explotarse a sí mismo, lo mismo ocurre con sus personajes. La animación es constante, no podría decir nunca que es perfecta pero mantiene el ritmo. La banda sonora le calza como guante, incluso los silencios son puestos en el momento idílico. Ya la semana pasada les dije mis impresiones sobre el opening y ending nuevos, y ahora me doy cuenta que es cada vez más difícil dejar de escucharlos. Tenía que decirlo.

Aunque hubo momentos difíciles de ver, la autopsia de “Ash” o el recuerdo de Shorter, puedo decir que esta semana nos salvamos del eterno drama. Al menos por ahora nos quedamos más tranquilos con la hermosa actuación de Ash. El lince de New York es todo un seductor cuando interpreta Candy Bar. Lo mejor de todo es que cumple su palabra, su lengua de terciopelo, tuvo una función diferente a la que el guardia esperaba. Pero lo importante es que realmente lo envió al cielo en menos de 5 minutos.

Es momento de ir cerrando, pero no sin antes decir: “Soy una dulce barra de chocolate. Me derrito como la miel en tu boca.” No voy a superar esta escena en un largo tiempo. En fin, díganme ¿Qué les pareció el capítulo? ¿Cuáles serán los próximos planes de Eiji y Sing? ¿Será Max capaz de encontrar a Ash? ¿Podrá Ash escapar en su condición? Pero lo más importante ¿Dónde puedo conseguir un chico como Ash, que me cante Candy Bar?

Banana Fish バナナフィッシュ – Capítulo 15 — Kudasai